Desde la heterodoxia

El sistema bancario de nuevo en la picota

Llevamos ya casi cinco años de crisis económica ininterrumpida, y lo que parecía un problema de los países periféricos se extiende por toda Europa. Francia y Alemania entran en recesión y se unen a Austria, Finlandia y Holanda. Qué se ha hecho para semejante despropósito. Muy sencillo, un mal diagnóstico del paciente, de manera que las recetas económicas ofrecidas para curarlo no solo no han surtido efecto, sino que en realidad han agravado la situación del enfermo.

Como consecuencia de todo ello vuelve a ponerse sobre la mesa uno de los problemas subyacentes de esta crisis, la salud del sistema bancario europeo, y occidental en general, que empieza de nuevo a dar miedo. Se confiaba todo a una carta, la recuperación que no llega, y el deterioro de los activos bancarios no hace sino extenderse y agravarse. Y aquí está el nudo gordiano del problema, un volumen de deuda disparada, y un sector bancario en el mejor de los casos enfermo. 

Dijsselbloem no se equivocó

En este contexto, la semana pasada se anunció que los jefes de finanzas del G7 se iban a reunir para discutir una reforma bancaria. No sabemos la verdadera agenda y los motivos subyacentes de la reunión del G-7, pero cada día queda más claro que algo no funciona, o quizás sería mejor decir que la situación se les ha escapado de las manos a nuestros dirigentes políticos, y empieza a apestar. Tras el colapso de Chipre, el profundo deterioro económico, y la guerra de divisas, han saltado todas las alarmas. Y las palabras de Luis de Guindos sobre la necesidad de garantizar todos los depósitos, algo imposible, así lo confirman. ¿O es que nuestro ministro no se acuerda de lo que pasó con Banco de Valencia?

Una parte del BCE, de la Unión Europea, y de los bancos centrales están de acuerdo en lo que respecta a la función de los depositantes en los rescates bancarios europeos. Jörg Asmussen, miembro del consejo del BCE, dejó muy claro ante el Parlamento europeo que van a "obtener" el acceso a los titulares de cuentas de ahorro. En base a las lecciones aprendidas de Chipre, Asmussen cree que "necesitamos con urgencia un marco europeo para la operativa de las instituciones financieras." Este marco debería incluir algunas normas relacionadas con la refinanciación de los bancos por parte de sus depositantes y acreedores. Obviamente Asmussen se refiere a la fijación de reglas para los futuros rescates bancarios y la posible confiscación de los bienes de los acreedores.

Empiezan a recobrar todo el sentido la declaración del  Dijsselbloem cuando dijo que Chipre era un modelo para el futuro. Chipre era de hecho una prueba piloto para determinar la resistencia a una recapitalización a costa de los ahorradores.

Insolvencia bancaria y reformas estructurales

Pero qué es exactamente lo que está mal en el sistema bancario. Es un hecho que los bancos pueden pedir prestado a casi al cero por ciento de interés al banco central y que lo prestan a tipos entre el 5% y 8%. A pesar de ello son incapaces de compensar el daño y el brutal deterioro de sus activos. Los bancos han conseguido cantidades de liquidez sin precedentes para recapitalizar a sí mismos, pero el negocio principal de los bancos, la creación de crédito, no está creciendo. Por el contrario, en Europa y en los Estados Unidos el crédito al sector privado se está contrayendo.

Entonces, ¿cuál es el problema real? El sector bancario presenta problemas estructurales que no fueron resueltos tras el inicio de la crisis en 2008, donde los bancos centrales pusieron sobre la mesa una liquidez sin precedentes. El problema era otro, la insolvencia de un sistema bancario sobredimensionado y excesivamente apalancado, demasiada deuda en el sistema. Y tristemente, hasta ahora, no se hecho la auténtica reforma estructural que se tenía que haber implementado: la reestructuración del sistema bancario en su totalidad.

En realidad, ha ocurrido lo contrario, los grandes bancos globales están creando y aumentando su alto nivel de riesgo sistémico, una forma de contaminación que se ha extendido por todo el sistema. Las desventajas de los riesgos asociados a los grandes bancos altamente apalancados son numerosas, por eso estamos en la recesión más profunda y prolongada desde 1930. Pero el valor de las garantías implícitas bajo el argumento de que son demasiado grandes para quebrar les permite una financiación más barata en tiempos de crisis y continuar endeudándose todavía más. Los acreedores tienen claro el valor de la protección implícita por parte de los tesoros o bancos centrales en el caso de que quiebren. No hemos aprendido nada, y la bola se hace cada día más grande.

En un blog anterior ya detalle mi propuesta para hacer frente a los problemas de solvencia bancaria como consecuencia de una crisis de deuda provocada por el estallido de una burbuja financiera o inmobiliaria. Se trata del modelo sueco. Bajo el mismo,los bancos reconocen hoy las pérdidas derivadas de los excesos de endeudamiento en el sistema financiero. La deuda de cada prestatario se reduce a un nivel donde éste pueda permitirse el lujo de hacer frente a los pagos de la misma, pero a su vez el importe de las pérdidas asociadas a dichos préstamos se limita de forma que no suponga la creación de capital para el prestatario. De esta manera, cuando los bancos absorben las pérdidas por los excesos de deuda en el sistema, la carga del servicio de la misma se quita de la economía real. El capital que es necesario para el crecimiento, la reinversión, y el soporte del contrato social ya no se dirige al servicio de la deuda, y la economía real empieza a crecer.

Obviamente el modelo sueco es malo para los bancos, particularmente para su capital en libros, y excelente para la economía, ya que evita la distorsión en los precios de los activos financieros e inmobiliarios, y permite el acceso a la financiación, frente a la ocultación de pérdidas bajo el modelo actual. Ojalá la reforma bancaria vaya por estos derroteros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba