Desde la heterodoxia

Cómo sanear 200.000 M € del sistema financiero

Ahora resulta que las provisiones que deberían hacer las entidades bancarias españolas para sanear su balance se reducen, según distintas fuentes del ministerio de Economía, a 50.000 millones de euros, apenas un 4% del PIB español. ¿Ustedes creen que sobre un total de activo del sistema financiero próximo a los 4,8 billones de euros, las entidades bancarias sólo necesitarían para sanearse 50.000 millones de euros? ¿Ustedes creen que si esta fuera la magnitud real del problema, las entidades bancarias españolas tendrían cerrado completamente el mercado interbancario y el de capitales?

Esas cifras simple y llanamente no son creíbles, y reflejan un posibilismo peligroso, por lo que esconde: mantener el “status quo actual”. Contrastan con los más de 100.000 millones que Morgan Stanley estimaba que costaría al erario público español la creación de un banco malo. Además, las siete entidades intervenidas por Banco de España, que apenas representan el 10% del sistema bancario, absorberán al menos 42.000 millones de dinero público, según un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Errores de concepción macroeconómica

Para poder cuantificar el agujero real del sistema financiero español lo primero es poner sobre la mesa los errores de concepción macroeconómica que cometió tanto el gobierno anterior como Banco de España, y que en principio, por las cifras que aportan, puede estar cometiendo también el gobierno actual.

El origen de la crisis actual no es que los bancos no presten, sino el endeudamiento insostenible, especialmente privado, de la economía española. Como consecuencia, cuando el colateral que alimenta esa deuda, especialmente activos inmobiliarios, se hunde, los distintos sectores se ven forzados a reducir su deuda. Por lo tanto, las familias disminuyen consumo, las empresas no invierten, y si además el sector público restringe el gasto y aumenta los impuestos, se produce una fuerte contracción económica, que aumenta los fallidos y la mora.

Por lo tanto, los bancos no prestan porque tengan activos tóxicos, ya que han decidido dejar de prestar a quienes no les van a devolver. Además habrá futuros fallidos de sus viejos préstamos, lo que implicará futuras pérdidas que recortarán más su capital.

Los activos tóxicos lo son no por un problema de liquidez o de no entender lo que valen, sino por que valen mucho menos de lo que dicen los bancos en su balance. El precio correcto de las casas o del suelo no es el previo al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Dichos precios aún no ha tocado suelo ni han revertido a los niveles donde deberían hacerlo por distintas métricas. En realidad, los bancos no quieren asumir semejantes pérdidas y quieren que se las subsidie el contribuyente.

Requisitos mínimos de cualquier rescate bancario

Cualquier solución debe pasar por unos requisitos mínimos. En primer lugar al equipo de gestión y a la propiedad del banco intervenido o saneado se les debe echar a la calle, y, en su caso, si fuera necesario, tal como sucedió en Suecia en los 90 o en Islandia o Nueva Zelanda más recientemente, algunos deberían ir a la cárcel.

Hay que reducir capacidad, de manera que sólo deben sobrevivir los bancos solventes. A la vez que se sanea el activo de los bancos, se debe reducir la deuda de los agentes económicos endeudados en torno a dichos activos.

Cualquier rescate no debe afectar a los depositantes sino a los acreedores. Para ello se debe transformar los bonos u obligaciones en acciones o capital. Por encima de todo hay que proteger a los contribuyentes, especialmente en un momento donde se nos pide tanto sacrificio.

Cuantificando el agujero del sistema bancario español

Sólo el suelo de las cajas superaba en enero de 2011 la cifra de 50.000 millones de euros. Pero es que además el problema no es solo inmobiliario, la mora alcanza cifras próximas al 10% del total de activos de la banca, que recordemos, supera los 4,8 billones de euros.

Si se hacen bien los cálculos, es decir, se valora el suelo en función de su uso actual y no según expectativas, se asume una caída en los pisos en función de los alquileres y salarios medianos de los españoles, y no se utilizan, como suele ser habitual, supuestos excesivamente optimistas, las cifras reales de necesidades de saneamiento se aproximan a los 200.000 millones de euros. Aproximadamente el 18% de nuestro PIB.

Propuesta de rescate

En ninguna de las medidas económicas propuestas se ha buscado mecanismos de reducción de la deuda de los agentes económicos, estableciendo procedimientos de recuperación de dicha quita en el caso de que aumentara el valor de los activos. Las familias y las empresas tienen mucha deuda, mientras el precio de sus activos se está desplomando.

El gobierno podría, a la vez que recapitaliza los bancos, y/o les compra activos tóxicos, o avala la financiación de dichos activos, inducirles a reducir el valor facial de las hipotecas a un nivel que los propietarios de casas pudieran permitírselo, evitando ejecuciones masivas de las mismas, lo que implicará reducir la deuda de las familias. Los mecanismos de reducción de la deuda, es decir, la limpieza de balances, y de reordenación del sistema financiero ya se implementaron con éxito en el pasado.

Se trataría de una mezcla del rescate bancario de Franklin Delano Roosvelt en la Gran Depresión, y el rescate del sistema financiero sueco de 1992. Por un lado, un banco malo donde pagaran acreedores, como en Suecia, pero que a la vez permitiera una reducción de la deuda de los agentes endeudados, como el rescate de la Gran Depresión.

El elemento clave en el rescate bancario de la administración Roosvelt fue lo que se denominó el Home Owners Loan Corporation (HOLC). Fue creado para comprar hipotecas a distintos bancos a un precio descuento, reduciendo además el valor facial y disminuyendo los tipos fijos de las mismas. Se refinanciaba a los hipotecados que estaban apunto de ejecutarles la hipoteca, en nuevas hipotecas con menor valor facial y tipos hipotecarios más bajos. Este programa masivo permitió a millones de familias evitar perder sus casas y que se ejecutaran sus hipotecas.

Sí, lo reconozco, hoy me he levantado demasiado utópico.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba