Desde la heterodoxia

¿Por qué los salarios subirán en los próximos años? (II)

En nuestro último blog, ¿Por qué los salarios subirán en los próximos años (I)?, a partir de una serie de premisas de partida basadas en hechos constatables, llegábamos a una serie de previsiones distintas a la ortodoxia. Concluíamos que no se cumplirá la temida vuelta del ratio Riqueza Neta/Renta Nacional a los niveles de los siglos XVIII y XIX, como sugería Thomas Pyketti en su colosal obraLe Capitel au XXIe Siecle.

En este sentido, y a diferencia de la inmensa mayoría de los economistas, prevemos una reversión en la tendencia descendente de la participación de los salarios en la renta. Concretamente anticipamos que en el medio plazo el ratio del factor trabajo sobre el capital revertirá a la media subiendo la participación del primero. Ahora toca explicar el porqué.

Dinamismo factor trabajo

El activismo de los trabajadores está aumentando, sobretodo en Estados Unidos y en Asia. Es un hecho constatable que China ha tomado la decisión estratégica, a través de su decimosegundo Plan Quinquenal, de buscar un crecimiento más equilibrado, menos dependiente de su sector exterior. Para ello fomenta una mayor aportación de la demanda interna y ello se está traduciendo, desde el lado salarial, en subidas notorias en las remuneraciones de los trabajadores. Multinacionales como Apple, Nike, y otras han experimentado en sus carnes las primeras huelgas reivindicativas de los trabajadores chinos. Ello no quiere decir que se olvide de su sector exterior, simplemente buscan un modelo de crecimiento menos dependiente de lo que suceda fuera. Se lo pueden permitir, ya son la principal potencia comercial mundial, y este año su Producto Interior Bruto (PIB) superará al de los Estados Unidos.

A su vez en el país norteamericano, la administración Obama, tras más de treinta años de descensos constantes de la participación del factor trabajo sobre la renta, intenta subir el salario mínimo hasta los 10,10 dólares la hora frente a los 7,25 actuales. La razón es muy sencilla, en un contexto de elevada deuda de las familias, donde las clases medias y bajas han perdido la riqueza acumulada en los últimos veinte años (véase estudios del profesor Amir Sufi), la única manera de aumentar la renta disponible y evitar las temibles consecuencias de un aumento de la tasa de ahorro es vía salarial. El margen de la política fiscal ya es muy limitado. Si no se suben salarios, el mayor ahorro del sector público y privado acabaría colapsando la economía estadounidense.

Si bien el Senado de los Estados Unidos ha bloqueado la propuesta de subir el salario mínimo, distintos estados federales y las ciudades más dinámicas ya se ha puesto manos a la obra, aprobando subidas en el salario mínimo. Destacan los 9,37 dólares por hora de Washington; los 10 dólares en California; los 15 en Seattle; y los increíbles 15,37estimados en Los Ángeles.

En Europa, en esa misma línea, destaca el experimento en Gotemburgo, Suecia. Los trabajadores municipales de Gotemburgo serán los primeros en participar de una experiencia laboral que permitirá poner "a prueba" el sistema de seis horas diarias, cinco días a la semana, con mantenimiento de salarios.

Optimismo tecnológico y beneficios empresariales

Mientras que la mayoría de economistas consideran que los efectos sobre el factor trabajo de las nuevas tecnologías son negativos, nuevos estudios recientes (véase las aportaciones del profesor David Autor del MIT) plantean un razonamiento diferente. Concretamente argumentan que la informatización favorece un proceso de polarización, con crecimiento del empleo tanto en el extremo superior e inferior de la distribución de puestos de trabajo en contraste con un proceso de vaciamiento en los tramos medios. Pero según este economista, las nuevas tecnologías no disminuyen la participación del factor trabajo en el total del ingreso nacional. Si este análisis fuera correcto, entonces las máquinas no destruirían puestos de trabajo en un sentido neto.

Desde el punto de vista de la contabilidad nacional, los beneficios empresariales se pueden obtener a partir de la ecuación de Levy-Kalecki, que nos indica que dichos beneficios son iguales a la inversión menos el ahorro de los hogares, menos el ahorro del Gobierno, menos el ahorro externo más los dividendos. Dado que el déficit de un sector siempre emerge como el superávit de otro, el déficit combinado de los gobiernos y los hogares en los Estados Unidos se ha traducido en un superávit en los márgenes de beneficios corporativos, que se han disparado a niveles récord en los últimos años.

Sin embargo, el final de los estímulos fiscales provocará un aumento del ahorro público y de las familias y por lo tanto un colapso en los beneficios empresariales. La única manera de mantenerlos, paradójicamente, es evitando el ahorro de las familias vía mayores salarios. Pero aún así, el factor trabajo ganará participación respecto al capital.

Tipos de interés, algo de filosofía y matemáticas

Tras las consecuencias nefastas de una política monetaria laxa tendente a fomentar el endeudamiento y la especulación, unos tipos de interés más altos harán que la fuerza laboral sea más atractiva que el capital, revirtiendo así lo que ha ocurrido en la década pasada.

La Universidad de Standford fue de los poquitos entes académicos de postín norteamericanos que anticiparon el momento y la intensidad de la crisis, concretamente un pequeño grupúsculo de economistas alrededor del profesor Mordecai Kurz. Si bien a nivel empírico, la reversión a la media de la participación del trabajo sobre el capital está implícita en los datos de los últimos 150 años, el profesor Charles Jones de Stanford ha demostrado a nivel teórico por qué esa reversión a la media se produce en el largo plazo.

Esperemos, por el bien de todos, que todos estos argumentos sean suficientes para que al final, y frente a las previsiones de la mayoría de economistas, los salarios aumenten su peso en la renta nacional. Y es preferible que cuanto antes mejor. De España y sus políticos, olvídense.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba