Desde la heterodoxia

La política monetaria, fuente de empobrecimiento

Se acaban de publicar las estadísticas salariales de los Estados Unidos de 2012 y los resultados no pueden ser más preocupantes. Nunca antes la brecha entre los ricos y los pobres había sido tan amplia y jamás en la historia del país norteamericano habían ganado tantas personas, concretamente 166, más de 50 millones de dólares al año. Sin duda alguna, la fuente de este catalizador para el malestar en la sociedad ha sido la Reserva Federal (FED). La incesante expansión del crédito de la Fed ha creado disparidades artificiales basadas en el privilegio político y el poder económico. Esta dinámica es aún peor en nuestra querida España.

La FED, y en líneas generales los Bancos Centrales de medio mundo, están transfiriendo una inmensa riqueza de las clases medias a los más ricos, de los más desfavorecidos a los más privilegiados. Esta redistribución coactiva ha sido una fuente mucho más atroz de la disparidad de renta y riqueza que una fiscalidad injusta, que castiga sobre todo a la fuerza del trabajo, o los efectos perversos que acompañan a toda desregulación.

Los datos oficiales simplemente corroboran lo que ya decían otros estudios que en su momento presentamos. Por un lado, el profesor de finanzas de la Universidad de ChicagoAmir Sufi recogió para Estados Unidos la distribución del dolor económico de la crisis actual según niveles de renta. Las cifras no dejan lugar a dudas. Para los hogares más pobres y para las clases medias, la actual crisis económica sistémica borró 20 años de acumulación de patrimonio neto. En cambio el descenso para los más ricos es apenas marginal.

Por otro lado, los resultados de otro estudio, con datos actualizados hasta 2012, realizado por los profesores Emmanuel Saez y Thomas Piketty de la Universidad de Berkeley y de la Paris School of Economics, respectivamente, aún son más demoledores. El 10 por ciento de las personas de mayor renta se llevó más de la mitad de los ingresos totales del país en 2012, el nivel más alto registrado desde que el gobierno estadounidense comenzó a recopilar los datos pertinentes hace un siglo. El 1 por ciento más rico se llevó la quinta parte de los ingresos obtenidos por los estadounidenses, uno de los más altos niveles en el registro desde 1913, cuando el gobierno instituyó un impuesto sobre la renta.

Política Monetaria y desigualdades

La Reserva Federal de los Estados Unidos desde el estallido de la burbuja tecnológica y, especialmente desde el 2008, con la explosión de la burbuja inmobiliaria y las quiebras bancarias, viene aplicando la hoja de ruta de Bernanke recogida en su discurso ante el Club Nacional de Economistas, el 21 de noviembre de 2002:Deflation: making sure it doesn’t happen here”. Se trata de la percepción errónea de que inundando de dinero al sistema se reactivará el ciclo económico. Sobre ello ya hemos hablado largo y tendido.

Pero uno de los efectos macroeconómicos más importantes de esta política monetaria, y que analizaré brevemente, es que es tremendamente injusta. Activa un problema de riesgo moral, el papel de la política monetaria como elemento incentivador de la toma de riesgos excesivos. Los inversores, especialmente los bancos, asumen importantes riesgos en sus apuestas a sabiendas de que si al final las cosas iban mal, las autoridades monetarias los rescataran, como así ha ido sucediendo. De la generación de burbujas o creación temporal de riqueza sólo se benefician las clases de renta más alta, abriéndose aún más la brecha entre ricos y pobres. Veamos cómo.

Cuando analizamos el dinero, en principio hay dos formas del mismo. Por un lado, los billetes y depósitos para los cuales existe respaldo moneda, y, por otro, los sustitutos del dinero, es decir, los créditosrespaldados poractivos de deuday derivadosde todo tipo. Éstos últimos son las formas de dinero, ya sea electrónico o dinero bancario, en el que los ricos tienen la mayoría de su riqueza. Y, obviamente son también los que se eliminarían si los bancos no fueran rescatados.

Esto es lo que asusta a las élites, y, por ello decidieron de una manera antidemocrática, salvo honrosas excepciones, que los bancos fueran rescatados. A diferencia de nosotros, la élite bancaria y financieratiene la mayor partede su riquezafinanciera en activos de deuda y derivados de todo tipo, que se evaporarían si se dejasen caer a los bancos. Si se reestructura el sistema bancario y se redujera su tamaño acorde con la economía real, serían los más ricos y poderosos los grandes perdedores. Obviamente ni lo han tolerado ni lo tolerarán. En su lugar, han diseñado una estructura de ahorro para la economía en la que su riqueza se mantiene, así como las instituciones que la controlan, y lo ha hecho a nuestra costa.

Para ello implementaron una política monetaria tendente a mantener el status quo, pensado además que reactivaría el ciclo económico y la renta, cuando en realidad solo favorece la generación de burbujas financieras e inmobiliarias.

Y en España qué

Por lo que nos toca, esto mismo está pasando en nuestra querida España. Dos botones de muestra. En elVIII Informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas la pobreza severa, menos de 307 euros al mes, alcanzaba ya a 3 millones de personas. El periódico inglés 'The Independent' publicó este 4 de noviembre un artículo cuya traducción literal del título que lo encabeza sería algo así: El gran robo España: los jubilados protestan cuando ven sus ahorros desaparecer en el agujero negro de los bancos.

Son dos muestras de cómo mientras se rescata con dinero público a una casta financiera y política quebrada, se somete a la ciudadanía al mayor empobrecimiento de los últimos cuarenta años. España desde 2011 se ha convertido en el país de los Veintisiete donde hay una mayor distancia entre las rentas altas y bajas. Desde que arrancan las series estadísticas de Eurostat, en 1995, dicha brecha se mantenía estable, hasta que la crisis atacó con virulencia.

Así que la simple razón por la que nuestros gobernantes insisten en el rescate y los avales a los bancos es que al hacerlo los ricos y los poderosos simplemente se rescatan a sí mismos y garantizar la continuidad de un sistema que les conviene perfectamente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba