Desde la heterodoxia

Las paradojas que invalidan la política económica de Rajoy

A lo largo de diferentes blogs hemos puesto de manifiesto las carencias y falsedades de las teorías e hipótesis que están detrás de la política económica de Rajoy. Con suficiente antelación previmos que se iba a profundizar la actual crisis económica y que los mercados nos llevarían a una situación límite. Como botón de muestra sirvan tres de esos blogs: “Política económica de Rajoy: España será intervenida”, “España será la próxima Grecia”, y, finalmente, “¿Y ahora qué, Rajoy?”, publicados respectivamente el 11 de febrero de 2012, el 24 de marzo de 2012, y el 10 de abril de este año. Estos análisis se divulgaron con anterioridad al ataque inmisericorde que está sufriendo nuestra querida España.

El argumento central detrás del marco analítico utilizado es que la élite económica, el actual gobierno, y sus asesores académicos siguen miopes, imbuidos por las falsedades de sus argumentos. En base a ellos aplican el recetario neoclásico dominante bajo el cual se educaron. Como consecuencia la economía española se ve abocada en los próximos años a una depresión económica, que en términos técnicos se conoce como deflación por endeudamiento.

Un alegato contra el pensamiento único

Frente a la parálisis de nuestra querida España el mundo hace ya tiempo que se mueve. A modo de ejemplo citamos en su momento, entre otros, el simposio científico que tuvo lugar entre los días 12 y 16 de abril en Berlín, bajo el sugerente título "Paradigma Perdido: Replanteamiento de la Economía y de la Política", patrocinado por el Instituto por un Nuevo Pensamiento Económico, y que reunió a una buena parte de los más destacados economistas críticos o heterodoxos del mundo, entre ellos el australiano Steve Keen, cuyos modelos matemáticos dinámicos permitieron predecir la crisis financiera de 2008, o el economista jefe de Nomura, Richard Koo, el mayor experto en crisis de balances.

Se trata de economistas cuyas teorías y modelos matemáticos permitieron pronosticar la actual crisis económica, la mayoría de ellos encuadrados en la escuela postkeynesiana. Todos ellos se oponen radicalmente a las medidas de austeridad y recortes de derechos sociales que han puesto en marcha unos gobiernos que siguen asesorados por los mismos economistas neoliberales que no sólo no vieron venir la crisis, sino que hasta cierto punto y en distinta medida fueron responsables de su estallido.

La paradoja de costes

Para entender las críticas postkeynesianasa la política económica de Rajoy utilizaremos dos paradojas puestas de manifiesto por dicha escuela: la paradoja de costes, y la paradoja del ahorro.

La curva de demanda del trabajo postkeynesiana muestra como la subida del salario real acarrea un nivel de ocupación más elevado. Se trata de una proposición contraria a los defensores del pensamiento único, y recoge una relación positiva que es ante todo paradójica: lo que es cierto para una empresa, a nivel microeconómico, puede ser falso a nivel macroeconómico, si todas las empresas hacen lo mismo. Se conoce como la paradoja de costes: si todas las empresas consiguen rebajar los salarios, mientras aumenta su margen de beneficios y conservan los precios a un nivel fijo, las empresas en su conjunto venderán menos productos y sus beneficios caerán. España es un buen ejemplo de ello. El objetivo último de la reforma laboral de Rajoy es bajar el salario, lo que nos alejará de las economías más desarrolladas.

Reforma laboral de Rajoy

Apliquémoslo a la reforma laboral de Rajoy. Con dicha reforma el gobierno actual ha optado por transformar España en una economía en vías de desarrollo, quizás por eso lo de los casinos de Sheldon Adelson. En una economía en la que el mercado de trabajo estuviera libre de convenios colectivos, de pautas consuetudinarias, de leyes y normas institucionales, la existencia de paro provocaría una tendencia a la baja del salario nominal. En un entorno de precios flexibles, como el actual, los precios tenderían a estar constantes, y el salario real descendería.

Las fuerzas del mercado, si son dejadas al libre albedrio tendrán tendencia a orientar la economía hacia un equilibrio con débil salario real y con un bajo nivel de ocupación y de producción. Se trata de un equilibrio de pleno empleo que es un subóptimo. En definitiva, la acción combinada de flexibilidad de precios y las fuerzas del mercado no conducen necesariamente al mejor de los resultados posibles.

Por el contrario, con salarioselevados los efectos renta dominan sobre los efectos sustitución, y la presencia de sindicatos potentes que, en un escenario de paro, impiden la caída de salarios reales, va a tener efectos positivos sobre el empleo, la producción y el nivel de vida de los ciudadanos en su conjunto (véase Alemania, Francia, países Nórdicos, Canadá o Australia entre otros, y, en nuestra querida España, el País Vaso). Dado que el equilibrio alto de pleno empleo es inestable, será necesaria la intervención permanente del Estado, fijando salarios mínimos, imponiendo salarios elevados en el sector público, adoptando leyes que favorezcan sindicatos fuertes. Eso es lo que ha hecho, por ejemplo, el gobierno finlandés.

Paradoja del ahorro

Desde un punto de vista postkeynesiano, la política presupuestaria de Rajoy, en un contexto de recesión de balances privados, como el actual, tiene efectos desestabilizadores. Para ello utilizamos la paradoja del ahorro. El aumento de la propensión a ahorrar por parte de las familias y el Estado no lleva de ningún modo a un incremento del ahorro y de la renta nacional. Muy al contrario, en la medida en que el nivel de inversión está fijado, y por lo tanto suponemos que es una variable autónoma, una subida de la propensión a ahorrar no modifica en modo alguno el ahorro global, sino que desemboca en una reducción de la renta nacional, de las ventas, y del empleo global.

Asumo que toda esta catarata de ideas puede sorprender a muchos, pero es necesario echarles una ojeada, y, en este sentido, vuelvo a ofrecerme para discutirlas con aquellos que asesoran a nuestro gobierno. Si nadie lo remedia, durante este verano el gobierno y sus adláteres darán de nuevo rienda suelta a nuevas medidas en la misma línea ortodoxa, que nos conducirán al abismo, intensificarán la recesión, y provocarán, finalmente, un estallido social.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba