Desde la heterodoxia

La ortodoxia nos aboca a una dura recesión global

Desde este blog siempre hemos hecho hincapié en que lo más urgente para una reactivación económica en el largo plazo pasaba por una reordenación y reducción del tamaño del sistema bancario mundial, que además conllevara una disminución de la deuda privada y pública existente, y donde los acreedores sufrieran la correspondiente quita. Sin embargo, y tristemente, aún no se ha hecho nada en este sentido.

La misma “ortodoxia económica” dominante que fue incapaz de prever la actual crisis económica y financiera, básicamente porque invalidaría los principios esenciales bajo la cual se han educado, forzó su receta para salir de la crisis. Para ello propuso una combinación de política fiscal restrictiva, política monetaria expansiva (expansión de balances de la FED y del BCE), y deflación de salarios, altamente tóxica para el bolsillo de la mayoría de ciudadanos, no así para la élite financiera y política corrupta. Y de nuevo se han equivocado.

Si la riqueza vuelve a caer con fuerza, como está pasando, y estamos en la trampa de la liquidez, la combinación de políticas de deflación de precios y salarios junto con políticas de restricción fiscal, acaban provocando una fuerte contracción económica global. La economía global va a entrar de nuevo en recesión a finales de 2012.

Crisis de deuda privada

La actual crisis económica de occidente se debe al papel que juega la deuda privada en la economía, mucho más importante del que están dispuestos a concederle los economistas neoliberales. Es fundamental analizar el nivel y la tasa de variación del crecimiento de la deuda privada y el efecto desestabilizador de la misma. Después de una fase de acumulación de deuda, siempre retroalimentada por una burbuja financiera, en el momento en el que esas tendencias al crecimiento de la deuda privada terminan, la economía se desploma, y los precios de los activos financieros y de las casas se hunden, produciéndose una recesión de balances.

España se encuentra en la fase inicial de la recesión de balances. El colapso en el precio de los activos deja al sector privado con un exceso de pasivos forzándole a reducir sus deudas. Las familias disminuyen el consumo y recuperan ahorro, las empresas no financieras no invierten, destruyen capital ya instalado, y despiden a trabajadores. Las entidades financieras, muchas de ellas insolventes, cortan el grifo del crédito, en un contexto de incremento de la mora, y tratan de recapitalizarse a costa de los contribuyentes.

Cuando familias, bancos y empresas están reduciendo deuda, la política monetaria es inefectiva, al entrar en trampa de la liquidez, y la política fiscal se convierte en la principal herramienta económica para mantener la demanda.

El deterioro económico de nuestra querida España ya de por sí intenso, se acelerará si, tal como prevemos, la economía global entra en recesión a finales de este año. Dicho empeoramiento irá mucho  más allá de lo imaginable por los caducos modelos de previsión de las escuelas neoclásicas dominantes.

Política monetaria al servicio de las élites

Al igual que en los años 30, la ortodoxia no ha entendido nada, y vuelve a utilizar la política monetaria, en trampa de liquidez, como herramienta principal para evitar la recesión económica. En realidad sólo estaba defendiendo a la élite económica y financiera, frente a la actitud complaciente de la élite política.

La expansión cuantitativa o de balances de la FED o del BCEgeneró un aumento de la propensión al riesgo,inflando los mercados financieros, ampliando las desigualdades entre las distintas clases sociales, sin que ello se tradujera en un aumento de la renta del país.

En el actual contexto de sobreendeudamiento, la política monetaria es mucho menos eficaz a la hora de afectar a la actividad económica de lo que los inversores piensan. Así, por ejemplo, el principal efecto de un cambio en la base monetaria, como consecuencia de la expansión cuantitativa de la FED o del BCE, es cambiar la velocidad monetaria y los tipos de interés a corto plazo. Sin embargo, una vez que los tipos de interés a corto plazo caen a cero, las expansiones adicionales en la base monetaria simplemente inducen un colapso proporcional en la velocidad de circulación del dinero, y la economía entra en la trampa de la liquidez.

Durante casi dos años, las intervenciones masivas de los bancos centrales han permitido en varias ocasiones que Estados Unidos, y, por ende, la economía global, bordeara la recesión económica sin entrar en ella. Sin embargo, los fundamentos económicos son muy débiles, y Occidente, salvo Alemania y Japón, se encuentra sumido en una profunda crisis de deuda privada, que no podrá pagar. El coste de estas intervenciones monetarias ha sido muy elevado: se ha formado la mayor burbuja de la historia, el “carry trade” del dólar, que ya ha empezado a deshacerse.

Todos los episodios de QE por parte de la FED, o las operaciones de LTRO por parte del BCE, y otras intervenciones similares han basado su efecto, en esencia, en un recorte de los tipos de interés a niveles tan bajos que los inversores se sentían obligados a seleccionar valores de mayor riesgo en la búsqueda de rentabilidad. Lo que Bernanke considera como un "efecto riqueza" es simplemente una sobrevaloración de los flujos de caja existentes, a cambio de rendimientos futuros muy bajos, según nuestros cálculos negativos. Esta no es creación de riqueza, sino que simplemente es una distorsión del perfil temporal de la rentabilidad. Por otro lado, el impacto económico de QE se ha restringido a breves explosiones de demanda acumulada, pero poco más.

La recesión económica global

El deterioro uniforme en el crecimiento del PIB mundial era ya evidente a inicios de 2012. Si analizamos las tasas de crecimiento normalizados (media cero, varianza unitaria) para las distintas áreas geográficas, se demuestra el comovimiento entre las economías de distintas áreas geográficas. La economía global, normalizadas las tasas interanuales del crecimiento del PIB, a comienzos de 2012 ya estaba en un peor nivel que al inicio de las dos anteriores recesiones mundiales. En esta nueva recesión económica, habrá una nueva oleada de restructuraciones bancarias. Entre el 10% y el 20% de las entidades bancarias occidentales finalmente desaparecerá.

Los datos económicos como el PIB y el desempleo se suelen revisar de manera importante a lo largo del tiempo. En la mayoría de los casos, el primer dato negativo  publicado en tiempo real del PIB ocurre dos trimestres después de que la recesión ya haya comenzado. Es justamente después cuando los datos se revisan cuando se muestra el carácter más temprano de la recesión.

Por ello es importante prestar atención a la acción conjunta de numerosos datos económicos, como por ejemplo el indicador adelantado de la FED CFNAI para Estados Unidos, el indicador adelantado EuroCoin para Europa, o el Ñ-STING para España, los cuales muestran que, España y Europa primero, y Estados Unidos después, ya han entrado en recesión económica, lo que será confirmado más tarde con las revisiones de los datos.

¿Cómo afectará la recesión global a nuestro país? En el blog de 11 de febrero de 2012 “Política económica de Rajoy: España será intervenida”, utilizando el principio de demanda efectiva kaleckiano, combinado con nuestro escenario global, previmos que el PIB de España para el período 2012-2013 caería alrededor del 6%. En definitiva, más paro, menos ingresos fiscales, más déficit público, y más miseria. ¡Porca ortodoxia!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba