Desde la heterodoxia

El mercado laboral español continúa en la UVI

Después del optimismo desbordante del inefable Cristóbal Montoro cabría esperar que dicho estado de euforia hubiese estado respaldado por algún dato macroeconómico, más allá de la evolución caprichosa de los mercados financieros. Pero hete aquí la realidad de los datos. La dinámica de los últimos indicadores económicos conocidos (producción industrial, ventas al por menor, exportaciones, índices de actividad PMI…) ha ido empeorado a lo largo del tercer trimestre e implicaría un crecimiento económico negativo. No les quepa ninguna duda que cuando se revise la contabilidad nacional preliminar de 2013, en agosto de 2014, el Instituto Nacional de Estadística (INE) lo revisará a la baja, y donde dije digo, digo Diego.

En esa estábamos cuando este jueves se dio a conocer la Encuesta de Población Activa del trimestre anterior, sin duda alguna la mejor radiografía de nuestro mercado laboral. Y la foto salió torcida. El mercado laboral sigue estando en la UVI. Continúa reduciéndose la población activa, lo que implica que nuestro crecimiento potencial está cayendo en picado. El número de ocupados, cuando corregimos por estacionalidad, desciende más que en el trimestre anterior. Por lo tanto, todo el empleo generado es estacional, ligado a servicios. Obviamente, en este entorno la precariedad aumenta, incrementándose la temporalidad y descendiendo los contratos indefinidos. Veamos brevemente los rasgos básicos de la EPA.

1º.- Desciende población activa.

La población activa experimenta un descenso de 33.300 personas en el tercer trimestre de 2013 y se sitúa en 22.728.000. En términos anuales, se reduce en 370.400 personas. Una tercera parte es por descenso poblacional, el resto por falta de expectativas.

Gráfico 1.- Población activa y llegada al poder ejecutivo PP

2º.-Aumenta ligeramente ocupación

La ocupación sube en 39.500 personas en el tercer trimestre de 2013, hasta un total de 16.823.200. Sin embargo lo hace en menor cuantía que en el mismo trimestre de 2010, última referencia conocida de los brotes verdes, y ya saben lo que pasó. Pero además hay trampa.

Gráfico 2.- Evolución ocupados.

Pero ajustada estacionalmente la ocupación cae

El empleo generado es estacional. La ocupación aumenta en los Servicios (123.900 más) y desciende en la Agricultura (55.000 menos), en la Industria (19.700) y en la Construcción (9.700).Por lo tanto, cuando se ajusta estacionalmente la ocupación cae un 2,91% interanual, y un 0,42% intertrimestral, más que el trimestre anterior, que descendió un 0,31%.

Gráfico 3.- Ocupación desestacionalizada.

4º.- Se reduce el paro, pero ajustado estacionalmente, sí, aumenta.

El número de parados disminuye en 72.800 personas y alcanza la cifra de 5.904.700. La tasa de paro baja 0,28 centésimas hasta el 25,98%. Casi la mitad se debe al descenso de la población activa, gente que abandona por falta de expectativas, lo que se conoce como trabajadores descontentos. Si no hubiera descendido la población activa en el último año, el número de parados se aproximaría a los 6.300.000 y la tasa de paro sería ligeramente superior al 28%.

Veamos por lo tanto de donde se reducen esos 72.800 parados: 33.300 se deben al descenso en la población activa (trabajadores descontentos que abandonan el mercado laboral); 15.200 trabajadores autónomos, en su inmensa mayoría por “obligación” o porque a las empresas les salen más baratos; 23.200 asalariados (todos temporales); y, finalmente, 1.100 recogidos en el apartado otros.

Cuando ajustamos por estacionalidad, el paro aumenta en el trimestre un 0,2%, y desde la llegada del actual ejecutivo en un 17%.

Fuerte incremento de la precariedad.

En función de los datos comentados, y como corolario, está aumentando fuertemente la temporalidad, produciéndose un fuerte incremento de los contratos temporales y un  hundimiento de los indefinidos. El total de asalariados con contrato indefinido baja en el trimestre 146.300 y el de asalariados con contrato temporal se incrementa en 169.500. En el último año los contratos indefinidos descienden en 406.200, y los temporales bajan en 79.300.

No hemos salido de la recesión

Una de las piedras angulares de la política económica del gobierno, la reforma laboral, es un absoluto fracaso. Se diseño con la intención de abaratar los salarios para crear empleo. Pero se olvidaron de dos cosas. Primero, de la demanda efectiva. Sin demanda no hay nada, sin crecimiento económico todo es mentira. Las empresas viendo el percal que les esperaba aprovecharon la reforma laboral para despedir, y punto. Segundo, en aquellos países que funcionan ocurre lo contrario, es decir, los salarios suben y mejoran la productividad vía capital, aquella que en nuestro país literalmente se ha hundido por procesos de sobreinversión en sectores improductivos.

En realidad, la dinámica en la que está envuelta la economía española no permite ver la luz al final del túnel. Muy al contrario, tal como venimos comentando en este blog, la combinación no puede ser más explosiva: insostenibilidad de la deuda, deflación por endeudamiento, destrucción de empleo y pérdida de competitividad. Y como venimos avisando, las tremendas desigualdades sociales unidas a la explosión de una burbuja financiera global nos darán la puntilla final. Ojalá me equivoque.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba