Desde la heterodoxia

Las malas hierbas no dejan de crecer

La farsa, el engaño, la pantomima se han convertido en el pan nuestro de cada día. No hay nada donde agarrarse, el panorama no puede ser más desolador. Literalmente se están riendo en nuestra cara a carcajada limpia. La ciudadanía se empobrece a marchas forzadas, pero da igual, se falsea la realidad. Las inconsistencias e incongruencias en la Contabilidad Nacional alcanzan límites nauseabundos. Tienen que ser otros desde fuera quienes realicen un diagnóstico preciso de lo que ocurre aquí. El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su segundo informe sobre desigualdad lo deja muy claro. A la hora de analizar los procesos de ajuste en las economías europeas, España se sitúa a la cabeza ya no solo de aumento de las desigualdades sino también de un castigo excesivo a los bolsillos de los más débiles. No hay brotes verdes, las malas hierbas crecen por doquier.

Pero están desbocados. Una tras otra todas las propuestas van encaminadas a mantener los privilegios de unos pocos, de todos y cada uno de aquellos que nos han llevado hasta aquí. Dos botones de muestra. En primer lugar, la contrarreforma fiscal promocionada por un grupito de “expertos”, y plasmada en un informe cuyo papel se podría haber destinado a otros menesteres. En vez de implementar una auténtica reforma fiscal encaminada a mejorar nuestro aparato productivo y a aliviar la situación de asfixia de las familias españolas, sus propuestas son exactamente aquellas que el propio informe del FMI sobre desigualdades considera que disparan la pobreza y la brecha de la desigualdad.

Otro ejemplo de trilerismo patrio es el nuevo real decreto sobre la refinanciación y reestructuración de la deuda empresarial hecho a la medida de la banca. El objetivo de quien lo promocionó y vendió al gobierno no era aliviar la carga de la deuda empresarial, sino ver cómo se las podían ingeniar para dar la vuelta a la tortilla, de manera que frente a la necesidad y obligación de la banca de provisionar por las refinanciaciones, éstas se reubicaran, se cambiaran de cajón para que no fueran tal y no consuman ni provisiones ni capital. ¡Qué listos!

La contrarreforma fiscal y el informe del FMI

Casualidades de la vida, la presentación del Informe de la mal llamada Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema Tributario Español coincidió en el tiempo con la publicación del segundo informe sobre desigualdad del FMI. Y ello tiene su guasa, porque, como veremos, las propuestas de los denominados “técnicos” son exactamente aquellas que desaconseja el propio Informe del FMI porque aumentan las desigualdades y la pobreza.

Según el informe del FMI, la brecha de la desigualdad crece más cuando los ajustes se concentran más en los impuestos regresivos y se corta el gasto social progresivo. El estudio recalca que los impuestos directos -como el IRPF o el Impuesto de Sociedades- “son más redistributivos” que los indirectos -aquellos que gravan el consumo (IVA)-, mientras que la protección social es también más efectiva a la hora de reducir la desigualdad. En las últimas décadas los tributos directos y las transferencias sociales ha reducido en un tercio la desigualdad, según el FMI.

Sin embargo, aquí, en nuestro querida España, erre que erre. Según lo publicado sobre las propuestas de reforma tributaria, las cosas pintan mal, muy mal. No nos debemos deslumbrar por ninguna comisión de expertos sobre ningún tema. Bajo un traje aparentemente técnico se esconde en la mayoría de las veces una ideología pura y dura. Pasó con la contrarreforma de las pensiones y ocurre exactamente lo mismo con la contrarreforma fiscal. Desprende un tufo a ideología neoclásica de lo más rancio. Vamos, puro siglo XIX.

Pierde el factor trabajo, ganan grandes corporaciones y rentistas

La contrarreforma fiscal anunciada por los expertos va a recaer nuevamente sobre el factor trabajo, en beneficio de rentistas y grandes corporaciones. Se proponen incrementos en el IVA y aumentos en las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores. También se aconseja que en el caso de los contratos indefinidos tributen por las indemnizaciones por despido. Ya no les bastaba con una reforma laboral que ha precarizado y aumentado la temporalidad a niveles bochornosos. No, hacía falta más carnaza. Pero ahí no para el atropello.

Se incluye además una propuesta delirante de tributar por la vivienda habitual, única riqueza disponible por la inmensa mayoría de los españolitos, tras ser incentivada, lamentablemente, como un bien de inversión y no de uso. La inmensa mayoría de los ciudadanos después de ver reducidos sus salarios, aumentados sus impuestos, y una vez que se les ha recortado al mínimo su protección social, después de todo ello, y tras el colapso del precio de la vivienda, se les quiere volver a meter mano imputando como renta la vivienda habitual. ¡Qué tropa!

Por el contrario, se propone eliminar el impuesto sobre el Patrimonio, si bien en su diseño actual sólo recaía sobre las clases medias, y rebajar las cuotas a la Seguridad Social de las empresas. Por lo demás, más de lo mismo, no se eliminan las deducciones y subvenciones que los distintos lobbies del IBEX35 han ido consolidando a lo largo del tiempo con los diferentes gobiernos de turno y cuyo tipo efectivo promedio roza un ridículo 9% para regocijo de muchos de esos mal llamados patriotas. Además no hay ninguna propuesta de señalización y lucha contra los grandes defraudadores, y que según el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha se concentra en las grandes corporaciones. Lo dicho, se ríen compulsivamente de nosotros. ¿Hasta cuándo?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba