OPINIÓN

Los independentistas saben de Teoría de Juegos, Rajoy no

Siguiendo la Teoría de Juegos, en realidad los sediciosos quieren ganar tiempo, y retrasar la declaración unilateral de independencia. Y si además continúa el actual ejecutivo en Madrid, perfecto.

Los independentistas saben de Teoría de Juegos, Rajoy no.
Los independentistas saben de Teoría de Juegos, Rajoy no. EFE

Ya saben mi posición alrededor del “prusés”. España, incluida Cataluña, atraviesa una profunda crisis de múltiples aristas -social, económica, política y moral-. Los sucesos que estamos viviendo estos días en Cataluña representan la imagen más llamativa de dicha crisis y son un reflejo del fracaso del 78. La solución pasaba por una refundación de España, incluida Cataluña, donde se sometiera a un proceso constituyente el futuro de nuestro país. Sin embargo, la actuación de los secesionistas, rompiendo la baraja, lo ha contaminado todo.

El prusés separatista, con la ayuda inestimable de Rajoy y sus muchachos, fue una estrategia política del nacionalismo para recuperar el control de las calles que se les escapaba con el movimiento del 15-M de 2011

Pero déjenme ser un poco perverso. Permítanme establecer la siguiente conjetura. El prusés separatista, con la ayuda inestimable de Rajoy y sus muchachos, fue una estrategia política del nacionalismo para recuperar el control de las calles que se les escapaba con el movimiento del 15-M de 2011, centrado en cuestiones sociales, y muy alejado del nacionalismo. Ello a su vez desvía la atención de los problemas por los que atraviesa el resto del país, favoreciendo el mantenimiento del statu-quo actual en toda España. Y Rajoy tan contento.

Los independentistas retrasarán la DUI

Pero, en este marco introduzco otra conjetura. Los independentistas sediciosos hasta ahora han demostrado una destreza y un conocimiento de la Teoría de Juegos superior a sus pares en el actual ejecutivo de Madrid. Su último movimiento, la ubicación de la sede social de Banco Sabadell y CaixaBank en Alicante y Valencia no es lo que aparenta. En una hipotética declaración unilateral de independencia (DUI), Cataluña adoptaría el euro como moneda legal, ya que aún quedando fuera de la Unión nadie se lo impide. CaixaBank y Banco Sabadell tendrían acceso a la liquidez del Banco Central Europeo, al estar situados en territorio español. ¿Ustedes creen que el BCE no les enchufaría la manguera de la liquidez? Sí la enchufaría.

En realidad los sediciosos quieren ganar tiempo, y retrasar la declaración unilateral de independencia

Pero, siguiendo esta Teoría de Juegos, en realidad los sediciosos quieren ganar tiempo, y retrasar la declaración unilateral de independencia. Y si además continúa el actual ejecutivo en Madrid, perfecto. En ¿qué me baso? En un artículo de opinión publicado en el diario Ara, tras el susodicho referéndum, por el economista Andreu Mas Colell, titulado “ El primer dia del que ve després . Mas Colell es el padre espiritual de los economistas independentistas englobados en el Col.lectiu Wilson y que recoge a Doctores por Hardvard o el MIT. No se engañen, la influencia de todos estos economistas fuera de España es infinitamente superior a la de aquellos que rodean al actual ejecutivo. Son todos profundamente neoliberales, punteros en sus materias –teoría del crecimiento, teoría microeconómica…-; juegan en la Champions League global. Los que rodean a Rajoy, mejor me callo. Solo un dato, Mas Colell es candidato al premio Nobel de economía. Pero vayamos al grano, ¿qué nos dice Mas-Colell en el diario Ara?

“Europa es un factor determinante de nuestro futuro”

En dicho artículo podemos extraer cómo razonan aquellos que dan soporte al independentismo. No comparto, e incluso combato las ideas de Mas Colell, pero debo entender y prever cómo piensa. Empieza, en primer lugar, recurriendo a elementos emotivos, patrióticos. “¡Qué día! Orgullo. Es el sentimiento después del 1-O. Un pueblo que se comporta como ayer lo hizo el catalán no podrá ser vencido. Hoy nos hemos levantado con la cabeza y la moral muy altas. Hoy somos más fuertes, y nos debemos sentir más seguros que hace un mes. El camino hacia el 1-O, y el 1-O, han generado un impacto en la opinión pública internacional que no favorece el gobierno central. La actuación del gobierno español (la brutalidad, las acusaciones de sedición ...) ante una movilización ejemplar de la gente ha causado repulsión. Cataluña ya está en la lista de problemas en los que Europa sabe que, tarde o temprano, deberá implicarse”. Trasmite una primera idea fuerza en su planteamiento, “llegados donde hemos llegado, Europa es un factor determinante de nuestro futuro”.

Las palabras de Mas Colell demuestran destreza, un profundo conocimiento de la Teoría de Juegos, él es uno de los expertos mundiales

Pero va más allá. ¿Qué hacer ahora? Las palabras de Mas Colell demuestran destreza, un profundo conocimiento de la Teoría de Juegos, él es uno de los expertos mundiales. Afirma “Más allá de las acciones reactivas de protesta que pueden tener lugar esta semana, una opción es mantener una posición ofensiva e ir directamente a la DUI. Al fin y al cabo, la independencia tiene mayoría en el Parlamento y si se nos impide sistemáticamente hacer el referéndum que correspondería no nos podemos paralizar dando la clave de nuestro futuro a quien no nos quiere. No discuto, por tanto, la legitimidad de la DUI. Pero creo que la pregunta que nos debemos hacer es otra, la de la oportunidad: ¿dónde nos lleva una DUI inmediata? Quizás decepcionaré alguien si digo lo que a mí me parece evidente: en un mes Cataluña no será independiente. Si no hemos tenido suficiente fuerza para hacer el referéndum que queríamos, difícilmente la tendremos para proclamar y afianzar un estado independiente. En sí misma esta observación no descalifica la opción de la DUI. Se puede argumentar que un final de etapa épico tiene valor. Tampoco lo discuto. Si el gobierno central continúa cometiendo errores, lo tenemos garantizado. Pero puede ser un final patético si no comete tantos, con un gobierno de la Generalitat expuesto a la penosa evidencia de no poder contar con la plena obediencia de jueces, policías o empresas (a la hora, por ejemplo, de recaudar impuestos), y perdiendo, día a día, el apoyo internacional que ha ido ganando. La DUI a corto plazo es, pues, un riesgo que hay que evaluar con la cabeza fría y sin confiar en los errores del adversario.” Repito, no comparto las ideas que detalla Mas-Colell, pero quiero entender cómo piensan porque intelectual y maquiavélicamente están a años luz de Rajoy y su ejecutivo.

Suspensión temporal de la DUI

Y ¿qué opción plantea Colell? Una suspensión temporal de la DUI supeditada a ciertas exigencias. Veámoslo. “Imaginaos que el Gobern anuncia, con cierta solemnidad, que no se renuncia a nada, pero que durante un tiempo, entre uno y dos años, no se recurrirá a la unilateralidad (podríamos llamarlo una "suspensión activa y temporal de la unilateralidad "). Se trataría de un mensaje que se enviaría bien alto a los ciudadanos de Cataluña, de España y, sobre todo, del mundo... ¿Por qué proceder así? Pues porque siempre hemos sabido que la lucha será larga, porque conviene mantener las estructuras de resistencia, para ir sumando sectores catalanes que todavía no han dado el paso o que apenas lo están haciendo y, sobre todo, porque esto será aplaudido en un mundo que… lo interpretará como mano tendida. A ojos europeos, y del mundo, la visión catalana del conflicto se cargaría de razón.” ¿Maquiavélico, verdad?

Pero Colell continua desgranando su propuesta. “Si no se sigue el camino de la DUI, el horizonte máximo de unas elecciones autonómicas son dos años. Habría, claro, que sopesar la posibilidad de ir a elecciones a corto plazo. Sé que es peligroso y yo mismo he escrito que si el presidente acaba disolviendo el Parlamento y convocando elecciones autonómicas sería una señal de derrota. Por tanto, habría que ser muy cuidadoso. Después de un 1-O que nos enorgullece y nos fortalece, unas autonómicas no serían un paso atrás si, y sólo si, se cumple una condición: que Juntos por Sí se volviera a presentar con un programa similar al que acabo de describir, y que, como el 27-S, los volviéramos a dar un carácter de plebiscito. Como ya dijimos el 27-S, si no podemos contar en un referéndum, contaremos aprovechando los procesos electorales imposibles de prohibir. Añado un matiz importante: si el gobierno de Madrid pretende destituir al presidente o el vicepresidente, entonces el camino de las elecciones no lo hemos de emprender. Les facilitaríamos el trabajo… Tampoco deberíamos olvidar que en 2019 hay elecciones europeas, otra magnífica oportunidad de contar votos y enviar un mensaje potente de la vocación europea de Cataluña. Tengamoslo bien presente: llegados donde hemos llegado, Europa es un factor determinante de nuestro porvenir”.

La pregunta que me hago es muy sencilla. ¿Está preparado nuestro ejecutivo para diseñar una hoja de ruta que desmonte la de Mas-Colell? Juzguen ustedes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba