Desde la heterodoxia

El gran fraude académico: la financialización de la economía (II)

El pensamiento económico dominante ha fracasado. Los supuestos e hipótesis que están detrás de la inmensa mayoría de las teorías que lo sustentan no se cumplen. El problema es que su aplicación o puesta en práctica han generado unos costes sociales (pobreza, desigualdad), económicos (descenso de la productividad del trabajo y del capital) y políticos (Totalitarismo Invertido) inadmisibles e inasumibles. Lo que denominan reformas son, en realidad, políticas distópicas, profundamente injustas y, sobretodo, tremendamente ineficientes. Por lo tanto, debemos combatirlas académica, política y socialmente.

El despilfarro de recursos privados y públicos que conlleva, por ejemplo, la aplicación de las hipótesis de eficiencia de los mercados y de la racionalidad de los inversores es descomunal. Las crisis de 1929, y 2007-2009 son ejemplos evidentes. La puesta en práctica de la curva de demanda de trabajo neoclásica todo un disparate, ha hundido los salarios y al factor trabajo. Me entran escalofríos la relectura de ciertos artículos que siguen recomendando los recortes salariales como instrumento de generación de empleo. Pero lo peor de todo es que todas y cada una de estas políticas económicas han hundido aquello que dicen perseguir, el crecimiento potencial y la productividad de los factores productivos, capital y trabajo. ¡Basta ya!

Si hay algo que define a la "bestia" que ha generado el Gran Fraude Académico es la “financialización” de la economía en su conjunto

Pero si hay algo que define a la "bestia" que ha generado el Gran Fraude Académico es la “financialización” de la economía en su conjunto. Ya introdujimos en un blog previo los conceptos iniciales asociados al proceso de financialización. Déjenme profundizar hoy un poco más en sus consecuencias, y permítanme, en un blog postrero, presentar una serie de reformas para combatir sus efectos indeseables. Las referencias más relevantes que utilizaré, y a las cuales me remito, son dos artículos básicos. Por un lado el artículo de Mariana Mazzucato y Randal Wray de 2015 Financing the Capital Development: a Keynes-Schumpeter-Minsky Synthesis. Por otro, el artículo de Engelbert Stockhammer de 2010 Financialization and the Global Economy.

Financialización de empresas y familias

Stockhammer define la financialización como "el término utilizado para resumir un conjunto de cambios en la relación entre el sector financiero y real que da un mayor peso que antes a los motivos y actores financieros. El termino recoge a la vez fenómenos tan diversos como la orientación de las empresas hacia la maximización del valor de la acción, el incremento de la deuda de las familias, cambios en las actitudes de los individuos, incremento de las rentas derivadas de actividades financieras, aumento de las frecuencias de las crisis financieras, e incremento en la movilidad del capital internacional". Pero analicemos específicamente los cambios que la financialización ha producido en las empresas no financieras y en las familias.

La financialización de las empresasno financieras se ha traducido en una reafirmación del papel del accionista en la forma de inversores institucionales que cada día tienen un mayor peso, y una oleada masiva de fusiones y adquisiciones, muchas de ellas hostiles. Bajo el objetivo último de maximizar la tasa de retorno del capital, se han incrementado los flujos destinados a dividendos y a la recompra de acciones, disminuyendo de manera significativa la tasa de inversión en capital y desarrollo empresarial. Los costes sociales de tales estrategias han sido un aumento del desempleo y una presión a la baja de los salarios. Existe una literatura empírica creciente que demuestra que el incremento de la actividad financiera de las empresas no financieras ha tenido un impacto negativo en la inversión real de tales empresas.

No hay efecto riqueza, solo efecto de acceso al crédito

La financialización de las familias ha sido más profunda incluso que en el caso de las empresas no financieras. Y ha descansado en el fuerte incremento del crédito desde principios de los 80. La deuda de las familias ha crecido de manera exponencial, especialmente las hipotecarias. Se trataría de ver si el aumento de la deuda de las familias es consecuencia de un proceso racional o el resultado de procesos culturales y sociales más amplios.

La deuda de las familias es el resultado del incremento de las pautas de consumo en un escenario de estancamiento secular de los salarios

Desde un punto de vista de la Economía Política el aumento de la deuda de las familias es el resultado del incremento de las pautas de consumo en un escenario de estancamiento secular de los salarios. Por lo tanto, la acumulación de duda de las familias para mantener los niveles de consumo era absolutamente insostenible, es decir, no era un proceso racional, sino más bien todo lo contrario. Es otro ejemplo más de las expectativas irracionales "a lo Shiller". Desde este punto de vista, se puede demostrar que no existe el tan cacareado efecto riqueza sobre el consumo privado. En realidad los datos corroboran la existencia de lo que Stockhammer ha bautizado como el efecto de acceso al crédito y su impacto en consumo.

Por eso, algunos informes, como aquel que publicó el servicio de estudios del BBVA bajo el título ¿Puede la moderación salarial reducir los desequilibrios económicos?, son papel mojado. Además de utilizar funciones de producción irreales (un ingeniero se partiría de risa) son meras correlaciones espurias que "se olvidaron" del papel de la deuda y de la financialización de la economía. Y así todo oigan. Acuérdense de la política monetaria y los supuestos que hay detrás. Y ahora Mario Draghi y sus muchachos ¡pidiendo inversión pública! A buenas horas mangas verdes, pero al menos más vale tarde que nunca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba