Desde la heterodoxia

Las falsedades del BBVA sobre el mercado laboral

Lo ha vuelto a hacer. El servicio de estudios del BBVA no contento con el exotérico informe de 2014 ¿Puede la moderación salarial reducir los desequilibrios económicos?, entra en precampaña electoral con un nuevo estudio espurio titulado Hacia un mercado de trabajo más eficiente y equitativo. Las recetas, las de siempre, enésima desprotección del factor trabajo -se trata de reducir ahora las prestaciones por desempleo-; contrato indefinido con indemnización creciente, similar a la del contrato único; y reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social financiadas con aumento del IVA. Se pretende, en definitiva, abaratar aún más el factor trabajo -recordemos la propuesta de bajada de salarios nominales del anterior estudio-, ofreciendo una apariencia de soluciones “a la danesa” pero sin asumirsus niveles salariales, elevadísimos.

El BBVA haría bien de preocuparse de lo suyo, de su actividad, de garantizar que se encuentra bien capitalizada

Estas propuestas parten de un profundo error de diagnóstico. No han entendido absolutamente nada de qué va la actual crisis sistémica. No han echado ojeada alguna a los distintos estudios académicos sobre la financiarización de la economía y sus consecuencias. No interiorizan aún que el factor productivo sobrevalorado es el capital, especialmente en el sector financiero, y no el factor trabajo. Si analizaran la rentabilidad de las empresas no financieras patrias, verían que el problema se encuentra en el excesivo endeudamiento alrededor de actividades financieras cuyo retorno es bajísimo. Como entidad financiera, el BBVA haría bien de preocuparse de lo suyo, de su actividad, de garantizar que se encuentra bien capitalizada, solo por si vinieran mal dadas.

En nombre de la competitividad

Sus propuestas sobre el mercado laboral se encuadran dentro de ese conjunto de recetas económicas tendentes -en nombre de la competitividad- a disminuir los salarios y recortar los beneficios del factor trabajo. La deflación salarial, la inflación de activos, el endeudamiento global, las desigualdades, la delicada situación del sistema bancario, y el apalancamiento masivo de los bancos sistémicos, son sus consecuencias, profundamente interrelacionadas. Y de esto “rien de rien”. De ahí ciertas correlaciones espurias que nos ofrecen.

Para sus análisis, parten de funciones de producción neoclásicas (Cobb-Douglas) con posible sustitución entre capital y trabajo, en la mayoría de los casos con rendimientos a escala constantes. Se trata de supuestos falsos, que no se adaptan a la realidad de las empresas. Asumen implícitamente que, dado un gasto autónomo real, existe una relación negativa entre el nivel del salario real y la demanda de trabajo de las empresas. El planteamiento es exactamente el contrario. Bajo el principio de demanda efectiva existe una relación positiva entre el nivel del salario real y la demanda de trabajo de las empresas -paradoja kaleckiana de costes-. Y para colmo, presentan como evidencias empíricas meras correlaciones espurias que "se olvidaron" del papel de la deuda y de la financiarización de la economía.

La afirmación de que la fiscalidad del trabajo en España es de las más altas de Europa es falsa

La fiscalidad del trabajo en España

El estudio de BBVA asumealgo que no es cierto: la fiscalidad del trabajo en España es muy alta y hay que reducirla sustancialmente. En los países europeos el coste laboral para la empresa es la suma del salario bruto del trabajador más las cotizaciones adicionales a la Seguridad Social por parte del empresario. Los trabajadores deben también cotizar a la Seguridad Social y pagar sus impuestos sobre sus ingresos del trabajo. Se produce así una diferencia entre lo que le cuesta un trabajador a la empresa de lo que éste recibe como salario neto. Esta diferencia se denomina “cuña fiscal” y constituye una buena aproximación de los impuestos que se carganal trabajo. La Unión Europea en el documento Tax Reforms in EU Members states 2015, calcula las cuñas fiscales en los diferentes países de la Unión Europea. La cuña fiscal española está en la media. Por lo tanto, la afirmación de que la fiscalidad del trabajo en España es de las más altas de Europa es falsa.

Algunos de los que presentan estas propuestas recurren al caso danés para validar sus recetas. De ahí sale la ocurrencia del BBVA de reducir las cotizaciones a la Seguridad Socialfinanciada con un aumento de los impuestos indirectos. Pero no explican toda la realidad. Digamos toda la verdad. La Seguridad Social danesa se financia prácticamente en su totalidad con cargo a los impuestos sobre la renta y sobre el consumo. Pero se tratan de unos impuestos muy altos, alrededor del 40%, sobre unos salarios brutos altos que ya llevan incorporados como ingreso lo que sus empresarios hubieran debido de pagar por su cuenta en el caso de seguir un esquema parecido, por ejemplo, al español.

La verdad universal es que un bajo nivel salarial no significa un bajo coste de producción

En realidad, hace falta exactamente lo contrario a lo que pretende el análisis del servicio de estudios del BBVA. Es necesario revertir la pérdida de participación del factor trabajo en la renta nacional, a la vez que se debe disminuir la participación de todos aquellos rentistas que han vivido a costa de trabajadores y productores. La verdad universal es que un bajo nivel salarial no significa un bajo coste de producción. Todo lo contrario. En líneas generales aquellos países donde los salarios son más altos producen con mayores economías de escala, asociadas a una mayor formación, mayor ingenio, mayor habilidad. Los grandes avances tecnológicos se han producido allá donde los salarios eran comparativamente más altos. Y la eficacia del trabajoes mayor donde los trabajadores viven mejor, tienen más descanso, y reciben salarios más altos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba