Desde la heterodoxia

Las extravagancias de la Contabilidad Nacional del INE

Los datos de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran una tremenda esquizofrenia y urge una explicación que sea medianamente creíble. Es cierto que las cifras relativas al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) solo son estimaciones muy preliminares y que conforme se reciban los datos finales de los diferentes componentes se va revisando. Sin embargo los números correspondientes al último trimestre del 2013 y al primero del año en curso son absolutamente incongruentes con otras partidas que van recogiendo de manera fiel la realidad.

Nos referimos, por un lado, al sector exterior, donde las cifras de aportación neta del INE son incompatibles con las del Ministerio de Economía, siempre mucho más certeras. Y, por otro, al consumo público, cuyas cifras recogidas en la Contabilidad Nacional de los dos últimos trimestres pasarán a las hemerotecas como claros ejemplos de ingeniería contable. Son absolutamente incoherentes con los datos de la Intervención General del Estado. Pero vayamos por partes.

Los datos del consumo público

Las cifras correspondientes al PIB del primer trimestre de 2014 se ven claramente afectadas por la excentricidad de las relativas al último trimestre del año anterior. En primer lugar analizaremos la partida del consumo público. Los números tanto del último trimestre del año anterior como los correspondientes al primero del año en curso son bastante, dicho sin acritud, extravagantes.

La magnitud de la contracción del consumo público en la parte final de 2013 era muy extraña. Registró una caída real del 14,6% y una contribución al crecimiento trimestral anualizado del PIB de -3 puntos porcentuales. Eso simple y llanamente era imposible. La pregunta que muchos economistas nos hacíamos era inmediata. ¿Reflejaba en realidad una caída real del gasto o estaban traspasando la contabilización del mismo al siguiente ejercicio para intentar acercarse al objetivo de déficit del 6,5% del PIB en 2013? Los datos del primer trimestre, como veremos, nos dan la respuesta. En realidad se estaba desplazando parte del gasto público de 2013 a 2014.

El consumo público creció en el primer trimestre de 2014 un 4,4% respecto del último trimestre del año anterior. Se trata de un incremento que no se había dado en las series desde hace unos 20 años y que representaría un aumento del gasto de las Administraciones en torno a los 2.200 millones de euros en tres meses. Esto significa que el gasto del conjunto de las Administraciones Públicas habría vuelto a aumentar hasta cifras muy cercanas al comienzo de la crisis. Este aumento es incompatible con la evolución del gasto en términos presupuestarios. Los datos de la Intervención General del Estado reflejan una contención del gasto del conjunto del sector público entre enero y marzo. Resumiendo, la Contabilidad Nacional refleja una aceleración del gasto público que no se muestra en la Contabilidad Presupuestaria.

Por lo tanto, lo que sucedió es que el Gobierno habría desplazado parte del gasto público realizado en el último trimestre de 2013 al primero de 2014 con el objetivo de aproximarse al cumplimiento del déficit público establecido por Bruselas. Si algunos gastos se hubieran contabilizado en el último trimestre de 2013 la desviación habría sido mucho mayor de la inicialmente reportada.

Para que nos hagamos una idea de los que suponen estas cifras, según el Instituto Flores de Lemus, el PIB del primer trimestre de 2014 habría caído un 0,4% de no ser por la inexplicable subida del 4,4% en el consumo público.

El Sector Exterior

Obviamente para que el PIB del último trimestre de 2013 no descendiera como consecuencia de la brutal aportación negativa del consumo público, desde el Instituto Nacional de Estadística (INE) tuvieron que hacer milagros con los otros agregados, especialmente con el sector exterior. Resulta más que llamativo como se manosearon los datos del sector exterior de la segunda mitad de 2013. Mientras que según el Ministerio de Economía las exportaciones de bienes llevaban dos trimestres cayendo a ritmos importantes, en la Contabilidad Nacional crecían. Algo parecido pasaban con las importaciones anuales, donde repuntaban mucho más en los datos del Ministerio que del INE. Sólo las diferencias en sector exterior aportaban ocho décimas porcentuales al incremento medio anual del PIB. La experiencia nos dice que cuando el INE revisa sus cifras se acerca a las del Ministerio.

Resumiendo, nuestra economía realmente habría caído en 2013 alrededor del 2%, cifra más próxima a nuestras previsiones. Si además se computaran correctamente las cifras del consumo público correspondientes al último trimestre de 2013 y primero de 2014, el crecimiento del PIB del primer trimestre de 2014 continuaría siendo negativo. Resulta curioso que en un mundo donde Estados Unidos entra en recesión, Europa se para y los países emergentes se desaceleran, España, claro ejemplo de país sometido a una intensa recesión de balances, crezca un 0,4%. ¡Improbable! Y luego algunos se preguntan por qué fallan las encuestas electorales. ¡Mecachis!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba