Desde la heterodoxia

Más evidencias contra la política económica de Rajoy

Hace tiempo advertimos que existe una clara disparidad entre las recetas económicas que recomiendan la cúpula del Fondo Monetario Internacional (FMI), y ciertos estudios y resultados que algunos de sus economistas van sacando a la luz. Ello pone de manifiesto que las recomendaciones del FMI van más allá de una profunda incompetencia estructural. Sus propios estudios invalidan sus recetas. Detrás de las propuestas de la cúpula directiva del FMI, al igual que de los supuestos Bancos Centrales independientes, solo hay un instinto de supervivencia de la clase dominante, la gerencia bancaria. Por eso, tal como sugerimos desde estas líneas, es necesario un control democrático de estas instituciones y de su cúpula. Deben explicar sus recomendaciones y responder de sus errores.

Admati pone de manifiesto que el sistema bancario es demasiado frágil e ineficiente debido, en primer lugar, a la opacidad, la complejidad y la interconectividad de determinadas operaciones

Si además contemplamos, despavoridos, una presentación muy reciente, que ya les introduje aquí, de la profesora de la Universidad de StandfordAnat Admati bajo el título What is wrong with banking and What to do about itla situación ya no es solo para echarse a temblar sino, sobre todo, para estar alertar y reaccionar. En ella Admati nos avisa que la banca sistémica global es más grande y está más apalancada que nunca. Admati pone de manifiesto que el sistema bancario es demasiado frágil e ineficiente debido, en primer lugar, a la opacidad, la complejidad y la interconectividad de determinadas operaciones, especialmente vía instrumentos derivados. Además hay una excesiva dependencia, a corto plazo, de la deuda.

El desgobierno del dinero organizado

Pero lo peor, como detalla Admati, es que existen graves problemas de gobernabilidad y distorsiones que no se pueden resolver en los mercados. Las leyes y los reglamentos son defectuosos, la política ineficaz, y la falta de rendición de cuentas de esta gente extrema. Si vienen mal dadas en los mercados financieros, y vendrán, ¿a quién creen ustedes que les querrán de nuevo cargar con el mochuelo?

Hoy más que nunca recobran sentido esas palabras extraídas del discurso que Franklin Delano Roosvelt ofreció en el viejo Madison Square Garden al inicio de la campaña electoral que le llevó a su segundo mandato. “Durante casi cuatro años ustedes han tenido un gobierno que en lugar de entretenerse con tonterías, se arremangó. Vamos a seguir con las mangas levantadas. Tuvimos que luchar contra los viejos enemigos de la paz: los monopolios empresariales y financieros, la especulación, la banca insensible, los antagonismos de clase, el sectarismo, los intereses bélicos. Habían comenzado a considerar al gobierno como un mero apéndice de sus propios negocios. Ahora sabemos que un gobierno del dinero organizado es tan peligroso como un gobierno de la mafia organizada.”

Las nuevas evidencias del FMI

Pero, volvamos al punto de partida, a esos estudios y resultados obtenidos por economistas del FMI y que empiezan a posicionarse dentro de lo que denominamos la heterodoxia. Braman contra los inquisidores económicos de la austeridad y sus terribles consecuencias. Reclaman una reestructuración de la deuda de las familias en países como España, Estados Unidos o Reino Unido. Frente a la terquedad de Europa piden abiertamente en las actuales negociaciones con Grecia que los acreedores foráneos asuman una quita de deuda por valor de 350.000 millones. Proclaman incluso que es posible reducir el poder de los banqueros. Pero no les escuchan, pasan. Por eso hay que ser radical, yo ya saben que me declaro populista “a lo Roosvelt”. Debemos luchar contra el gobierno del dinero organizado.

La nueva evidencia en un estudio del FMI bajo el título Causes and Consequences of Income Inequality: A Global Perspective elaborado por cincos coautores –Era Dabla-Norris, Kalpana Kochhar, Frantisek Ricka, Nujin Suphaphiphat, y Evridiki Tsounta– es un ataque en la línea de flotación contra ciertas chorradas neoliberales, meramente ideológicas. La idea de que el aumento de la desigualdad de ingresos hace que las economías sean más dinámicas ha sido rechazada de plano por este estudio del FMI, que muestra que la brecha de ingresos cada vez mayor entre ricos y pobres es mala para el crecimiento. Lo estamos viendo en nuestro país.

Si los gobiernos quieran aumentar el ritmo de crecimiento deberían concentrarse en ayudar al 20% más pobre de los ciudadanos

Los autores se andan sin rodeos. Si los gobiernos quieran aumentar el ritmo de crecimiento deberían concentrarse en ayudar al 20% más pobre de los ciudadanos. ¿Se habrá enterado el ínclito monclovita de esto, tan liado él por tratar de comprender que le ha pasado a su partido en las últimas elecciones? ¡Ojalá! El estudio, que es de carácter global e incluye en su análisis países avanzados, emergentes y en desarrollo, señala que el progreso tecnológico, unos sindicatos más débiles, la globalización y las políticas fiscales que favorecieron a los más ricos son las razones de la creciente desigualdad, y constituyen “el desafío que define nuestro tiempo". Los postkeynesianos hace décadas que lo tenemos muy claro.

El documento pone de manifiesto además, algo siempre hemos mantenido desde este blog, la evidencia empírica creciente que sugiere que el crecimiento de los ingresos de los más ricos y el estancamiento de las clases pobres y mediascausan crisis financieras, perjudicando el crecimiento tanto a corto como a largo plazo. España es el país de la OCDEdonde más se han disparado las desigualdades. Viendo esta evidencia empírica, la pregunta es inmediata, ¿es consciente el señor Rajoy del desastre que ha generado aquí? ¿Aún no se ha enterado que además de las mentiras, la corrupción, y por encima de ellas, la razón del hundimiento de su partido es la pobreza?

Foto: Franklin Roosevelt con el presidente brasileño Getúlio Vargas, en 1936


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba