Desde la heterodoxia

La bomba de relojería de la deuda privada empresarial

El Consejo Empresarial para la Competitividad(CEC), formado básicamente por los sectores productivos que provocaron la actual crisis sistémica, ha vuelto a engañar a la ciudadanía. Bien sea por desconocimiento de la realidad, o bien por la defensa de una serie de intereses espurios, su diagnóstico sobre la situación actual de la economía española, así como las recetas necesarias para salir de la misma, son tremendamente deficientes sino falsos.

Resultan especialmente llamativas las críticas del CEC al Fondo Monetario Internacional (FMI)por, y cito textualmente, “sus observaciones gratuitas sobre la deuda privada española”. Menuda caradura la de estos autodenominados grandes patronos. ¿Cómo se atreven los gerentes de aquellas empresas y sectores endeudados hasta las cejas, que vivieron por encima de sus posibilidades y que nos arrastraron a una crisis sistémica sin paragón en nuestra historia reciente, a realizar tamaña afirmación?

Simplemente es intolerable que cuando alguien plantea un diagnóstico adecuado sobre la situación real de nuestra economía, en este caso el departamento del FMI que elabora el Informe de Estabilidad Financiera, las élites económicas que generaron la actual crisis se revuelvan como gatos panza arriba.

España, país de oligopolios

Al analizar la situación de los países que necesitaron ayudas de la Unión Europea, el Banco Central Europeo concluyó en su momento que algunos sectores de la economía española no estaban abiertos a la competencia, de manera que el ajuste lo estaban pagando tanto sus empleados, con salarios menores, como sus clientes, con precios mayores.

Se trata de una característica intrínseca a la economía española. Si analizamos la composición del Ibex 35, la situación es para echarse a llorar. Predominan antiguos monopolios naturales, básicamente empresas eléctricas, petroleras, y del sector de telecomunicaciones. Junto a ellos, el sector inmobiliario, ligado al BOE, y el bancario, insolvente. De empresas tecnológicas e industriales abiertas al mundo global, sectores que realmente exporten aportando e incrementando nuestro valor añadido, nada de nada.

En el Ibex 35 predominan antiguos monopolios naturales, básicamente eléctricos, petroleros y telecos. Junto a ellos, el inmobiliario ligado al BOE y el bancario, insolvente

Salvo honrosas excepciones (Mercadona, Inditex o Mango) son estas empresas –bancos, seguros, eléctricas, petroleras, y telecomunicaciones- las que forman parte del Consejo Empresarial para la Competitividad. Y su diagnóstico, con el apoyo entusiasta de las élites políticas gobernantes, no puede ser más inútil y miserable. Según ellos, los males que afligen a la economía española son la ineficiencia de un sector público sobredimensionado, que exige ajustes presupuestarios, y una baja productividad del factor trabajo, que debe compensarse vía salarios más bajos.

Por eso cuando alguien del “establishment”, como el FMI, plantea, no una enmienda a la totalidad, sino simplemente una advertencia que va contra de su guión preestablecido, se ponen nerviosos. Y ello ha ocurrido con la advertencia que el propio Fondo Monetario Internacional ha lanzado en su Informe de Estabilidad Financiera sobre los tremendos riesgos del brutal volumen de deuda empresarial de nuestra economía.

El Gobierno y sus círculos de poder tratan de introducir de manera muy sutil un sentimiento de culpabilidad en la ciudadanía

Literalmente afirma que el 20% de la misma es incobrable y que ello obligará a recapitalizar de nuevo a nuestros bancos, ya de por sí insolventes. Se trata de una verdad incuestionable. Mi más profunda admiración y reconocimiento para José Viñals, el español al frente del Departamento del Mercado Monetario y de Capitales del FMI que es quien elabora el Informe de Estabilidad Financiera del FMI. Sus análisis sobre la deuda privada empresarial, al igual que el de la situación de la banca española, son impecables y honestos.

Pero da igual. El gobierno y sus círculos de poder además de justificar su ineficacia aduciendo que no hay alternativa a sus medidas económicas, tratan de introducir de manera muy sutil un sentimiento de culpabilidad en la ciudadanía. Como los españoles han vivido muy por encima de sus posibilidades, ahora toca sangre, sudor, y lágrimas. ¡Mentira, burda mentira!

El sector privado empresarial y financiero es insolvente

Han sido fundamentalmente las élites económicas y financieras, representadas por las sociedades no financieras y las instituciones bancarias, quienes, guiadas por su avaricia, se apalancaron sin ningún control del riesgo, o bien alrededor de un colateral cuyo precio acabó colapsando, o sobre un negocio cuyos retornos son y serán muy inferiores a los que se suponían por el precio pagado. La inmensa mayoría de nuestra deuda a principios de la crisis correspondía a las empresas no financieras y a las sociedades financieras. A finales de 2007 de los 3,7 billones de deuda de nuestra querida España 2,4 correspondía a las empresas patrias- financieras y no financieras-.

Como dice el analista del FMI José Viñals, la deuda privada de las empresas españolas es una bomba de relojería

En la actualidad de los más de 4,4 billones de euros de deuda que tiene nuestra economía casi 1,3 corresponden a las empresas no financieras, y 1,2 a las sociedades financieras. Como se puede observar, las empresas en su totalidad apenas han disminuido su deuda. Sin embargo las políticas implementadas por el ejecutivo actual y el anterior, ha disparado la deuda pública desde poco más de 400.000 millones de euros hasta superar el billón actual.

En definitiva, bajo este análisis, el actual gobierno, al igual que tenía que haber hecho el anterior, y no lo hizo, debería haber acelerado la limpieza de los balances del sector privado a costa de gerencia y acreedores, sin que finalmente fueran los contribuyentes quienes acabaran pagando los platos rotos. Por eso José Viñals tiene razón, la deuda privada empresarial de España es una bomba de relojería.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba