Desde la heterodoxia

¿Y ahora qué?

Mario Draghi, presidente del BCE - Foto EFE

Y finalmente Syriza ganó las elecciones, confirmándose en los puestos económicos, como ya sugeríamos en un blog previo, a dos economistas de prestigio, radicales, heterodoxos, postkeynesianos. Por un lado, Yanis Varoufakis, como ministro de Finanzas; por otro, Euclid Tsakalotos, como viceministro. Ya hablamos de ellos en su momento. La pregunta es clara. ¿Y ahora qué? Estamos en un momento histórico clave. Llevamos más seis años perdidos. Las economías occidentales ni reestructuraron su sistema bancario a un tamaño acorde con la economía real -a costa de gerencia y acreedores-; ni implementaron quitas de deuda privada, tal como sugerían elementos tan “peligrosos” como el propio FMI en 2012, o economistas tan “heterodoxos” como Kenneth Rogoff o Carmen Reinhart.

Lo único que se ha hecho es mutualizar los rescates bancarios, sin exigir nada a esas élites financieras que esparcieron deuda como basura nauseabunda por medio mundo

Lo único que se ha hecho es mutualizar los rescates bancarios, sin exigir nada a esas élites financieras que esparcieron deuda como basura nauseabunda por medio mundo. La deuda como elemento de esclavitud. El dinero endógeno como elemento“obviado” en los análisis. Ah, se me olvidaba, las burbujas, las malditas burbujas financieras. La política monetaria es ineficiente en recesión de balances, solo genera burbujas, por aquí y por allá, haciendo más ricos, al menos temporalmente, a los más ricos. Como resultado, lo esperado, deuda soberana en niveles récord, pero no para aliviar a la ciudadanía, sino para “subsidiar” a las élites.

Las contrapartidas, en definitiva, fueron otras. Una salida en falso, a costa de recortes en prestaciones sociales, a costa de empobrecer a las clases medias y bajas, a costa de reducir salarios, a costa de la inmensa mayoría de la población. Las mentiras de la austeridad expansiva. Liberar dinero para pagar a acreedores, a esos que tomaron riesgos excesivos, que se apalancaron sin ningún tipo de control -hilarante los cálculos de VaR-, que no asumieron las consecuencias del riesgo tomado. Grecia como escaparate de los destrozos de la ortodoxia. Estamos mucho peor que en 2008.

¿Qué hará España?

Valiente la reacción del actual gobierno irlandés. Su ministro de finanzas, Michael Noonan, como explicamos en su momento, expresó públicamente su apoyo a la idea de una conferencia sobre la deuda europea, tras las elecciones generales en Grecia. Ya detallamos como los irlandeses fueron vilipendiados y humillados por los burócratas del Banco Central Europeo, y el otrora secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner. ¿Qué hará nuestro gobierno? ¿Se atreverá a ser tan claro como los irlandeses, o se esconderá, y nos seguirá engañando “as usual”? Y eso que Irlanda tiene la prima de riesgo por debajo de la nuestra. Pero vayamos a los datos patrios.

El montante de deuda de las administraciones públicas supera los 1,4 billones de euros, lo que supone un incremento bajo Rajoy “el austero” de más de 593.000 millones de euros, en solo dos años y nueve meses

Hace dos semanas Banco de España actualizó los datos de las Cuentas Financieras de la economía española y de la Balanza de Pagos, correspondiente ambos al tercer trimestre de 2014. Ya hablamos de ellos. Por un lado, alcanzamos niveles récord de deuda pública y deuda externa neta. El montante de deuda de las administraciones públicas supera los 1,4 billones de euros, lo que supone un incremento bajo Rajoy “el austero” de más de 593.000 millones de euros, en solo dos años y nueve meses. Por otro lado, la deuda externa neta, se ha incrementado hasta alcanzar un nuevo récord histórico, superando en el tercer trimestre de 2014 el billón de euros, tal como se puede apreciar en las cifras de Balanza de Pagos. Mientras, el desendeudamiento de familias y empresas no financieras va despacio, muy despacio.

Modelo Productivo

Pero la situación es todavía más “oscura” si se analiza la composición de la inversión internacional neta en España. Lo único que ha mantenido a flote nuestra economía es la llegada de flujos de inversión extranjeros destinados a financiar al Tesoro y a las emisiones de bonos corporativos de las grandes empresas. Apenas hay mejora en nuestro aparato productivo. Lo de siempre enésima, huida hacia adelante. ¿Y quienes han comprado nuestra deuda pública desde fuera? La realidad es que está muy concentrada en pocas manos.

Sin embargo, la explosión de nuestra deuda pública va más allá de los estabilizadores automáticos. El Inspector de Hacienda Agustín Turiel Martínezha cuantificado para el período 2008-2013qué parte del incremento del stock de deuda pública emitida por la Administración Central del Estadocorresponde a fondos que se destinan noa sufragar gastos operativos corrientes o de capital, sino a ser nuevamente prestados a terceros. Cálculos espeluznantes. En el período 2008-2013 la cifra acumulada supera los 230.000 millones de euros, solo en la administración central. De nuevo, pregunto, ¿qué va a hacer nuestro gobierno? Somos vulnerables a un cambio en el ciclo de propensión-aversión en los mercados financieros, y la cuenta atrás ya ha comenzado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba