Desde la heterodoxia

Rajoy, prepárese para nuevos ataques especulativos

Recientemente el señor Rajoy afirmó que pediría asistencia financiera si se garantizaba que la prima de riesgo del bono español soberano a 10 años bajaba a 200 puntos básicos. Esta afirmación recoge diversos errores de bulto sobre qué mueven los mercados financieros, y cuál es la efectividad de la política monetaria. Pero por encima de todo refleja el absoluto fracaso de las medidas económicas implementadas por nuestro ejecutivo.

El diagnóstico de la crisis del gobierno actual, como del anterior, ha sido erróneo, y sus propuestas han acelerado el empobrecimiento de nuestra querida España. Por lo tanto, si el gobierno persiste en su análisis de lo que está sucediendo, y continúa aplicando las mismas recetas, los ataques especulativos volverán, y con más ímpetu.

Sin control de capitales no se puede dominar los mercados

Al señor Rajoy, su ministro de economía le debería explicar que si no hay control de capitales, la evolución de los mercados financieros no se puede dominar de manera permanente, ni desde el gobierno ni por parte de los Bancos Centrales. Otra cosa distinta es que en un momento concreto una actuación contundente de un Banco Central tenga un efecto temporal.

Las compras de deuda soberana italiana y española en la segunda mitad de 2011 redujeron temporalmente la prima de riesgo, desde 460 puntos básicos a 300. Exactamente igual ocurrió tras las famosas declaraciones de Mario Draghi el 26 de julio de este año, “haré todo lo necesario y será suficiente”. El temor al BCE, “don’t fight the ECB”, redujo temporalmente y de manera notoria nuestra prima de riesgo.

Pero si al final nuestro crecimiento económico sigue cayendo, y se continúan implementando las mismas medidas de política económica, los mercados serán implacables y la prima de riesgo volverá a aumentar, tal como ya está empezando a suceder.

Por cierto, señor Rajoy no haga caso a las adulaciones que lleguen desde Alemania o desde el comisario europeo Oli Reihn. Son nuestros acreedores, sólo les importa recuperar lo invertido, ganar tiempo, y cuando ya se hayan desprendido de la deuda española nos abandonarán a nuestra suerte, como hicieron con Grecia. Gracias a sus recetas la Unión Europea vuelve a estar en recesión técnica.

La prima de riesgo volverá a alcanzar máximos históricos

Nuestra prima de riesgo volverá a dispararse hasta alcanzar los máximos históricos. Por un lado, la compra deuda soberana periférica en el mercado secundario por parte del Banco Central Europeo tiene sus propios límites, el tamaño del propio balance del banco central. Por otro, las estrictas condiciones asociadas al rescate que nos impondrían, con el fin de proteger a los acreedores, hundiría aún más nuestro crecimiento económico. Sin crecimiento económico en el horizonte de los próximos años, a cualquier carga financiera, la deuda de nuestro país es insostenible. Los mercados lo saben, y atacan activando un círculo vicioso.

Pero es que además el crecimiento económico global se está frenando en seco. Teniendo en cuenta la relación histórica entre el comercio transfronterizo y la actividad económica global, cualquier contracción en el comercio mundial anticipa una recesión global. Y eso es lo que se deriva del informe que publica mensualmente el “Netherlands Bureau for Economic Policy Analysis”, que es quien mejor mide el comercio internacional. En el gráfico adjunto se observa como el volumen de comercio mundial cayó por tercer mes consecutivo. Utilizando tasas de variación interanuales, se encuentra en un punto de inflexión negativo, lo que sugiere que nos aproximamos a otra crisis global. De ello ya venimos avisando los últimos meses.

En este contexto se incrementa, como ya está pasando, la aversión al riesgo en los mercados financieros. Caen las bolsas, las materias primas, los bonos corporativos, se produce una huida hacia los bonos soberanos de mayor calidad crediticia, y aumentan las primas de riesgo de aquellos bonos gubernamentales donde no se ve expectativa de crecimiento económico en el medio y largo plazo, como los de nuestra querida España.

La política económica de Rajoy hunde el crecimiento

El volumen total de deuda de nuestra economía asciende, tal como detallamos en el blog La dinámica perversa de la deuda de España, a 4,3 billones de euros, o lo que es lo mismo, un 405% de nuestro PIB. El 80% de esa deuda es privada. Pero lo que empezó siendo una crisis de deuda privada, ha acabado transformándose en una crisis de deuda soberana, como consecuencia de las medidas de política económica adoptadas por el ejecutivo actual.

A lo largo de diferentes blogs hemos puesto de manifiesto las carencias y falsedades de las teorías e hipótesis que están detrás de la política económica de Rajoy. Al implementar duros ajustes fiscales y promover una deflación salarial, el crecimiento económico de nuestro país se hunde irremediablemente. La élite económica, el actual gobierno y sus asesores académicos siguen miopes, imbuidos por las falsedades de sus argumentos. En base a ellos aplican el recetario neoclásico dominante bajo el cual se educaron. Como consecuencia la economía española se ve abocada en los próximos años a una depresión económica que en términos técnicos se conoce como deflación por endeudamiento.

Sólo hay dos procedimientos para restaurar la solvencia de nuestra deuda: o la austeridad, o se implementa una reestructuración ordenada de nuestras deudas. Si, tal como ha optado el gobierno Rajoy, dejamos todo a la austeridad, España saldría de la actual crisis económica en 25 años. Veamos las cifras. En 2009 la deuda privada alcanzó, según mis cálculos, el 335% del PIB, récord histórico. En los dos últimos años sólo se ha reducido la deuda privada sobre PIB en un 11%. Siguiendo patrones históricos, la crisis no acabará hasta que no se recorte la deuda privada de manera substancial, y represente alrededor del 100% del PIB o incluso menos. España, por lo tanto, si persiste en la austeridad y no opta por una reestructuración de su deuda privada, necesitará al menos 25 años para salir de la crisis.

Como advierte Willem Buiter, “no tenemos mucha experiencia sobre la voluntad de los electores en tiempos de paz de soportar años de austeridad, crecimientos económicos negativos, y aumento del desempleo, pero eso es lo que se conseguirá, salvo que se opte por una reestructuración de la deuda, pública y privada”.

¿Entiende el señor Rajoy y sus asesores mínimamente estas ideas? Me temo que no. Por lo tanto, olvídense de cualquier reducción permanente de la prima de riesgo si siguen con sus mismas políticas. Y prepárense para lo peor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba