Desde la heterodoxia

Rajoy aumenta la deuda pública como nunca antes

Los últimos datos publicados, incluidos aquellos sometidos a una vergonzosa capa de barniz por parte de las autoridades patrias - Banco de España, Ministerio de Economía, INE-, reflejan la continuidad de un panorama económico desolador. No hay ningún brote verde, ni siquiera amarillo. La acumulación de deuda pública durante los años Rajoy no alcanza parangón en nuestra historia democrática. Se trata de un dato sometido al control estricto de Europa e imposible, por lo tanto, de ser manoseado por los adalides de la “suavización” de series temporales, en nombre de un patriotismo mal entendido. Recuerden nuestra apuesta, la contabilidad nacional debe revisarse fuertemente a la baja desde la segunda mitad de 2011. En 2012 caímos a tasas del 2,5%, muy similar a las cifras actuales. ¡Dejen de engañarnos ya!

La actividad económica interna refleja más de lo mismo, nada nuevo bajo el sol, contracción y más contracción. Las variaciones interanuales del crédito a empresas y familias registran mínimos históricos. El gasto medio por hogar sufrió en 2012 la segunda mayor caída durante la crisis, -3,4%, situándose en niveles en cifras no vistas en la última década. Las ventas de grandes empresas apenas se recuperan. Las rentas salariales se hunden. E incluso el Banco de España estima una contribución negativa de la demanda interna al crecimiento del PIB del segundo trimestre de alrededor del 0,6%. ¿Quieren algo más?

Las falsedades de nuestro sector exterior

Nos queda finalmente ese clavo ardiendo al que se agarran el Gobierno y sus asesores, esa muletilla que están utilizando para ajustar a su conveniencia las cifras finales de crecimiento económico, el sector exterior.Es absolutamente falso que en España se estén produciendo ajustes en el sector privado que lo hagan más eficiente, esos ajustes de oferta que tanto le gustan a la ortodoxia. El sector exterior no va a ser nuestra salvación.

España, junto con Alemania, es y era el único país de Europa que en la última década incrementó su cuota de exportaciones, ya no solo por margen intensivo, sino también por aumentos en el margen extensivo, la exportación de nuevos productos y hacia nuevos destinos.

Son incapaces de comprender cómo es posible que las exportaciones patrias lo hubiesen hecho tan bien en las ultimas dos décadas. No saben dónde se fijan los precios internacionales. Comfunden productividad aparente del trabajo con competitividad. En definitiva no saben ni siquiera cuál era el modelo por el que ellos apostaron en su momento y que, en última instancia, tal como está sucediendo ahora, parafraseando a Javier Benegas y Juan M. Blanco en su libro Catarsis. Se vislumbra el final de un Régimen, “refleja un sistema cerrado dominado por una clase política y unos grandes empresarios que actúan en connivencia para poner trabas a los competidores y repartirse las correspondientes rentas”.

La explosión de deuda pública con Rajoy

El pasado 22 de julio, Eurostat publicó las cifras de deuda pública de la Eurozona correspondientes al primer trimestre de 2013. Las cifras no pueden ser más desoladoras. A pesar de la retórica oficial, no existe austeridad alguna. Respecto al primer trimestre de 2012, España es el tercer país donde más se incrementa la deuda pública sobre el PIB, concretamente 17,2% adicional, solo por detrás de Grecia e Irlanda. Si analizamos los últimos datos disponibles, hasta mayo de este año, el incremento en los últimos doces meses alcanza cifras récord, 151.848 millones de euros adicionales de stock de deuda, muy superior a los 104.896 del año 2009 en pleno Plan E. Qué fácil era decir tantas tonterías durante su larga etapa en la oposición, ¿verdad señor Rajoy?

¿Cómo es posible semejante incremento de la deuda cuando se hunde el gasto social, las inversiones en infraestructuras y el gasto en investigación, por ejemplo? Muy sencillo detrás de la tan cacareada política de austeridad solo existe un ajuste de cuentas de las élites gobernantes y económicas patrias contra sus conciudadanos con el fin de mantener sus privilegios.

La reducción masiva de salarios, los aumentos de los impuestos y de los precios regulados, la brutal carga financiera de nuestro stock de deuda, los rescates bancarios y el mantenimiento de los privilegios conseguidos durante muchos años por los lobbies de turno, unido todo al hundimiento del gasto social, han provocado una fuerte contracción del crecimiento económico real. Da igual, por mucho que jueguen con las cifras, en la situación actual para cualquier carga financiera el volumen de deuda es insostenible, se hace explosivo.

Al final, como ya avisamos desde el inicio de este blog, el problema de deuda privada de nuestro país, que es el origen de nuestra actual recesión de balances, está transformándose además en un problema de deuda pública, porque en realidad aquellos que siempre han jugado con las cartas marcadas, los muy patriotas, no quieren asumir las consecuencias de sus actos. Al final, como venimos avisando, habrá reestructuración de nuestra deuda, pero mal, desordenada, y tarde, con lo fácil que hubiese sido una quita ordenada de la misma que además conllevara una reducción de la carga financiera mediante el oportuno control de capitales. ¡Porca miseria!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba