Desde la heterodoxia

¡Rajoy, Rosell, entérense ya, es la demanda!

Un estudio muy reciente de la Reserva Federal de San Francisco, bajo el título “Aggregate Demand and State-Level Employment”, pone de manifiesto que la caída del empleo en Estados Unidos está fuertemente correlacionada con el aumento en el porcentaje de empresas que se quejan de la falta de demanda. No hay ninguna evidencia empírica, según este estudio, de que las pérdidas de puestos de trabajo tuvieran que ver con las preocupaciones sobre la regulación o los impuestos.

El artículo fue realizado por los economistas Atif Mian, profesor de la Universidad de Princeton y profesor visitante en la Fed de San Francisco, y Amir Sufi, profesor de la Universidad de la Chicago Booth School of Business. Afirman, literalmente, que "el empleo se desplomó precisamente cuando las empresas comenzaron a preocuparse por las bajas ventas". Por el contrario, "no había casi ninguna correlación entre el crecimiento del empleo en el periodo 2008 a 2011 y el aumento en el porcentaje de empresas que citan la regulación y los impuestos como su principal preocupación”.

El estudio de la Fed de San Francisco refuerza, por lo tanto, la opinión de que la lucha contra el desempleo se refiere primordialmente a impulsar la demanda y no a proporcionar certidumbre sobre los impuestos y regulaciones.

El principio de demanda efectiva

Aplicado a nuestra querida España, el panorama es desolador. Un presidente del Gobierno, el señor Rajoy, que hunde la demanda efectiva con su política económica de austericidio y deflación salarial. Un presidente de la CEOE, Joan Rosell, cuyas declaraciones ponen de manifiesto un profundo desconocimiento de cómo se forman los beneficios empresariales. Ya está bien de bromas, entérense ya, sin demanda efectiva no hay crecimiento económico, ni beneficios empresariales, ni empleo. ¿Tan difícil es comprenderlo?

El principio de demanda efectiva nos dice que la producción se ajusta a la demanda. La economía es dirigida por la demanda y no por las restricciones que dependen de la oferta y de las dotaciones existentes. Los factores del lado de la oferta no constituyen una restricción ni siquiera a largo plazo.

El principio de demanda efectiva se aplica en todas las escalas temporales, dado que la inversión determina causalmente el ahorro. Existen infinidad de equilibrios de largo plazo que dependen de las restricciones impuestas por la demanda y las instituciones. Al final los factores de oferta van a ajustarse. Tal como hemos explicado en este blog hasta la saciedad, el efecto renta domina al efecto sustitución. A la hora de analizar la evolución del crecimiento económico es mucho más importante el efecto renta, según el cual la evolución de la actividad económica se explica mejor por las fluctuaciones de los ingresos y los cambios técnicos, que el efecto sustitución, que considera que el crecimiento económico se determina por la evolución de los precios y costes relativos de una economía.

El fraude de la teoría neoclásica-neoliberal

El ritmo de deterioro económico y social se está acelerando, ya no solo en nuestro país sino también en las principales áreas geográficas. La mezcla de políticas económicas auspiciadas por la ortodoxia académica ha fracasado. Se propuso para salir de la crisis una combinación de política fiscal restrictiva, política monetaria expansiva (ampliación de los balances de la FED o del BCE), y deflación salarial, bajo una serie de hipótesis que han resultado ser falsas. Se ha hecho un diagnóstico erróneo de lo que está pasando en el mundo. Como consecuencia, las recetas económicas no tienen el impacto deseado, y, como corolario, no paran de revisar de manera continuada y adaptativa sus previsiones de crecimiento económico a la baja. La teoría neoliberal es un auténtico fraude.

El multiplicador monetario no ha funcionado, al estar en trampa de la liquidez. El impacto negativo de las restricciones presupuestarias sobre el crecimiento económico ha sido casi cuatro veces superior al estimado por los modelos del FMI, y ya no hablemos respecto a las tonterías pregonadas por los neorricardianos. El abaratamiento generalizado de los salarios y del despido ha acabado hundiendo la demanda efectiva, es lo que se conoce como paradoja de costes.

El hundimiento de la demanda efectiva en España

Las medidas de política económica recomendadas e impuestas por la ortodoxia, e implementadas a pies juntillas por el actual Ejecutivo de Rajoy, han hundido aún más la demanda efectiva de nuestra querida España, y han trasladado la crisis de deuda privada a deuda soberana. Por mantener los privilegios de una élite, si nadie lo remedia, la quiebra de deuda soberana podría ser una realidad.

Desde este blog volvemos a hacer hincapié, por enésima vez, en que lo más urgente para una reactivación económica en el largo plazo pasa por una reordenación y reducción del tamaño del sistema bancario patrio y global, que además conlleve una disminución de la deuda privada y pública existente, y donde los acreedores sufran la correspondiente quita. Además, en una recesión de balances privados como la de nuestro país, tal como aconsejara en su momento a nuestras élites extractivas uno de los mayores expertos en dichas crisis sistémicas, Richard Koo, solo la política fiscal expansiva es efectiva.

La única salida es una combinación de políticas económicas encaminadas a reordenar y reducir el tamaño del sistema bancario global, a costa de gerencia y acreedores, unido a una expansión fiscal que incluya un aumento del gasto social. Todo lo demás es miseria. Y ya llevamos, bajo Zapatero y Rajoy, cuatro años perdidos.

Sin embargo, y tristemente, aún no se ha hecho nada en este sentido. ¿Por qué? La razón es muy sencilla: si se reestructura el sistema bancario y se redujera su tamaño acorde con la economía real, serían los más ricos y poderosos los grandes perdedores. Obviamente ni lo han tolerado ni lo tolerarán. En su lugar, han diseñado una estructura de ahorro para la economía en la que su riqueza se mantiene, así como las instituciones que la controlan, y lo han hecho a nuestra costa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba