Desde la heterodoxia

Rajoy, Islandia le marca el camino

Por casualidades de la vida, a los pocos días de que nuestro presidente del Gobierno iniciara su particular diálogo de besugos con Ángela Merkel, el Tribunal de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) dictaminó que el Gobierno de Reikiavik no violó la ley cuando forzó a los acreedores privados a asumir parte de las pérdidas por la quiebra del sistema bancario privado islandés.

Se trata de una decisión que abre las puertas jurídicasa países como Irlanda o España para que sean valientes. Deben obligar de una vez por todas a los distintos acreedores de deuda senior de sus sistemas bancarios, quebrados e insolventes, a que asuman una quita por las ingentes pérdidas derivadas del traspaso de sus activos tóxicos a los respectivos bancos malos.

Que no les engañen, el Nama irlandés y el Sareb español, tal como están diseñados ahora, suponen una socialización de perdidas privadas que serán sufragadas por los contribuyentes, salvo que al final se imponga un corte de pelo obligatorio a los acreedores privados. Aún están a tiempo. Irlanda, según mis fuentes, lo pedirá tras las elecciones alemanas. ¿Lo hará Rajoy? Al final no le quedará más remedio.

El diálogo de besugos entre Rajoy y Merkel

Desde la fatídica fecha del 10 de mayo de 2010,nuestra querida España no ha hecho otra cosa que implementar duros ajustes fiscales y una prolongada deflación salarial. En una recesión de balances privados como la española, la política fiscal restrictiva y la devaluación interna constituyen un auténtico suicidio. Simplemente me remito a los análisisde uno de los mayores expertos de este tipo de crisis sistémicas, el economista jefe de Nomura Richard Koo.

Las consecuencias de implementar tales políticas ya las conocemos todos: el crecimiento económico hispano se ha hundido, el paro se ha disparado y la prima de riesgo no ha dejado de crecer, salvo en períodos muy puntuales de incremento del apetito por el riesgo de los inversores globales. Los asesores neoricardianos de Zapatero y Rajoyfracasaron en sus diagnósticos y en sus propuestas.

En este contexto, los estrategas económicos de Rajoy, una vez que han fracasado la austeridad y la devaluación interna, le dicen ahora que el sector exterior es la solución. Pero no todos los países pueden exportar a la vez; alguien tendrá que importar y por eso se les ha ocurrido la feliz idea de "presionar" a Alemania, que tiene un exceso de ahorro crónico, para que incremente su demanda interna y ponga a funcionar su consumo privado.

El problema es otro, señor Rajoy. La austeridad acaba provocando un largo periodo de desempleo que los sectores exportadores no absorberán porque la elasticidad del gasto interno es mayor que la del exterior. Como este análisis es obvio, se han sacado de la chistera una nueva ocurrencia, promover la emprendeduría porque faltan emprendedores en España. El sector público que no actúe, que se deje a los emprendedores. Es una prueba más de la ignorancia supina de todos aquellos que, imbuidos por su ideología, ni siquiera se han dado cuenta de que en España ya hay un millón más de empresas que en Alemania. Déjense de pamplinas, empiecen a hacer bien su trabajo y evalúen previamente las consecuencias de sus políticas.

La experiencia islandesa marca el camino a España

Los gobiernos de la eurozona rescatados no han podido cumplir con las condiciones de austeridad impuestas por el FMI y la troika comunitaria. La austeridad expansiva, tan cacareada por la ortodoxia, ha resultado ser un completo fiasco académico, además de ocultar los intereses de una élite bancaria quebrada y los privilegios de unos acreedores que asumieron riesgos excesivos. El crecimiento económico de los países europeos rescatados se hunde irremediablemente y como consecuencia será necesario revisar los términos de las condiciones y los plazos de ejecución del mismo.

Frente a ello el FMI, hace ya unos meses - y no es broma - afirmó que el "rescate islandés se toma como ejemplo para países en crisis". Islandia tiene algunas lecciones clave para los países que tratan de sobrevivir a rescates una vez que su alternativa derivara, según la jefa de la misión del FMI, en "una recuperación de una fuerza sorprendente".

Según el FMI, "la decisión de hacer recaer pérdidas bancarias en los tenedores de bonos en lugar de en los contribuyentes y la protección de un sistema de bienestar que evitó las penurias a los desempleados llevaron al país del derrumbe a la recuperación".

Los ciudadanos de Islandia en 2008 decidieron democráticamente no sufragar las monstruosas pérdidas del otrora admirado sistema financiero islandés. Tras una purga de su élite política y financiera, muchos de ellos en la cárcel, está creciendo por encima del 3%. Además de aplicar una quita a los acreedores, que asumieron un riesgo excesivo, en este pequeño país vikingo el nuevo Gobierno promovió medidas encaminadas a reestructurar la deuda hipotecaria de miles de familias, con el fin de evitar ejecuciones de hipotecas. Para rematar la faena, se incrementó fuertemente el gasto social. A modo de ejemplo, el sistema de salud pública islandés, en el Euro Health Consumer Index de 2012, se situó el tercero en el ranking, mejorando posiciones, frente al vigésimo cuarto puesto de España, cuyo empeoramiento y deterioro no encuentran parangón.

Fue la revolución sin armas de Islandia, el país que acoge a la democracia más antigua del mundo, desde el año 930. Por eso, ante los malos resultados y la inconsistencia de las políticas económicas del actual y anterior Gobierno, hay una hoja de ruta alternativa, la islandesa, que Rajoy debería explorar si no quiere que nos veamos abocados al mayor desastre económico y social de nuestra historia reciente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba