Desde la heterodoxia

Política económica de Rajoy: España será intervenida

Las medidas de la nueva reforma laboral anunciadas por el gobierno del PP suponen la puntilla final para la economía española. Definitivamente se han quitado la careta, y el modelo productivo que proponen se basa en salarios aún más bajos y en una mayor precariedad, y fomenta la huida del talento. En definitiva la propuesta de Rajoy para nuestra querida España es muy clara: los jóvenes españoles bien formados acabarán en el exilio, y el resto de españolitos de camareros de todos y cada uno de los turistas que vengan  a España a tomar sol y playa.

Transcurridos un poco más de un mes desde la formación del nuevo ejecutivo, ya podemos empezar, por lo tanto, a valorar y prever las consecuencias de las medidas de política económica adoptadas por Rajoy y compañía. El gobierno ya ha tomado sus primeras decisiones en política fiscal, reordenamiento del sistema financiero, y política de rentas. Y el panorama no puede ser más desolador. Los recortes de gastos y aumentos de impuestos, unidos a las políticas de reducción de rentas adoptadas por la tropa de Rajoy, y a la incapacidad de sanear el sistema financiero español, van a provocar una contracción económica en el período 2012-2013 superior al 6%.

Bajo este escenario, que luego justificaré, los mercados financieros se cebarán con España, aumentará la prima de riesgo de manera inexorable, y al final nos tendrán que rescatar, igual que a Grecia, Portugal e Irlanda.

La paradoja de costes

Teniendo en cuenta que la economía es una ciencia social, para poder hacer predicciones es necesario desarrollar un marco teórico que permita de la manera más fiel posible explicar, entender, y anticipar las dinámicas económicas y sociales. Posteriormente ese marco teórico se traslada a modelos matemáticos que permiten prever los agregados macroeconómicos, y valorar así el impacto de las medidas adoptadas por el nuevo gobierno.

Los dos rasgos más distintivos que bajo mi análisis causarán la n-ésima reforma laboral serán sueldos aún más bajos y una mayor precariedad. Si a eso unimos los aumentos impositivos, el recorte de infraestructuras, la contracción del gasto social, y la ausencia total de crédito al sector privado, el crecimiento real y nominal de la economía disminuirá fuertemente, vía descenso demanda efectiva, en un contexto de deflación por endeudamiento.

Dos son los elementos de crítica fundamental en las soluciones propuestas: los efectos nefastos de la flexibilidad de precios, y la paradoja de costes. Frente al papel que la ortodoxia económica concede a los costes relativos, la evidencia empírica, bajo mi análisis, otorga un mayor peso al efecto renta (la evolución de los diversos agregados se explica mejor y en mayor medida por las fluctuaciones de los ingresos y los cambios técnicos), que al efecto sustitución (marcada por la evolución de los precios o costes relativos).

En el actual contexto de crisis por endeudamiento privado, la flexibilidad de precios y salarios es desestabilizadora. Mientras que los autores neoclásicos afirman que la caída de los salarios nominales y reales contribuye a enderezar la economía hacia el pleno empleo, algunos, los menos, pensamos que la flexibilidad de salarios nominales y reales empeora la situación al reducir la demanda efectiva. Nos encontramos ante lo que algunos economistas, entre los que me incluyo, definimos como laparadoja de los costes: cada empresa tomada individualmente lograría más beneficios si consiguiera bajar sus costes de producción unitarios, en especial mediante una reducción de salarios. Pero si todas las empresas consiguen rebajar los salarios, mientras aumentan sus márgenes de beneficios, acabarán vendiendo menos productos, y la renta nacional, ventas y empleo global disminuirán.

Detrás subyace el principio de la demanda efectiva: la economía es dirigida por la demanda y no por las restricciones que dependen de la oferta. Si los que defendemos, por lo tanto, la primacía del efecto renta tenemos razón, las medidas adoptadas por el ejecutivo agudizarán la recesión.

Ajustes fiscales encaminados exclusivamente a reducir el déficit

Los ajustes fiscales implementados por el gobierno español no tienen como objetivo frenar una economía sobrecalentada, sino simplemente reducir el déficit público. El FMI en un estudio reciente, bajo el título Expansionary Austerity: New International Evidence, concluye que todos aquellos ajustes fiscales encaminados a reducir el déficit presupuestario tienen fuertes impactos contractivos en las economías que los implementen.

Las actuales autoridades económicas consideran que los ajustes fiscales generarán credibilidad en los inversores y en los agentes económicos, y ello tendrá impacto positivo en el crecimiento económico futuro. Llegan a afirmar que “la reducción del déficit público implicará menores necesidades de financiación futuras e impuestos más bajos, de manera que la actividad económica no se verá afectada”. Esta tesis es radicalmente falsa, tal como ha demostrado el FMI el reciente artículo que hemos cpomentado.

Reforma del sistema financiero: una oportunidad perdida

En un blog anterior detallé y expliqué el porqué la reforma del sistema financiero español del nuevo gobierno era la última oportunidad perdida para sanear, de una vez por todas, la banca de nuestro país. Dicha reforma era fruto de la improvisación y de la presión del lobby bancario en contra del banco malo, de manera que tanto en el procedimiento utilizado, la cuantía de saneamiento estimada, así como en los aspectos técnicos desarrollados eran un despropósito.

Bajo este análisis, por lo tanto, el crédito no sólo no volverá, sino que continuará cerrado durante varios años: los bancos no prestan ya no solo porque tengan activos tóxicos en balance, sino porque han decidido dejar de prestar a quienes no les van a devolver. Además habrá futuros fallidos de sus viejos préstamos, lo que implicará futuras pérdidas que recortarán más su capital.

El PIB se contraerá alrededor del 6% en 2012-2013

Bajo el principio de demanda efectiva kaleckiano, combinando todo lo anterior, el PIB previsto para el período 2012-2013 caerá alrededor del 6%. Los mercados financieros ante todo son especulativos y el objetivo último es ganar dinero. Si encuentran una inconsistencia actuarán sin piedad. Y nuestra querida España presenta todas las papeletas para que sufra un ataque especulativo.

Los mercados financieros se cebarán con España, al reunir todas las papeletas para sufrir ataques especulativos inmisericordes. España se hunde irremediablemente y el futuro digno de nuestros hijos definitivamente está más allá de nuestras fronteras.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba