Desde la heterodoxia

Ojo a la que se está montando a nivel global

Perdonen mi atrevimiento, pero discrepo profundamente de todas aquellas voces políticas y/o mediáticas que auguran que lo peor de la crisis sistémica que atraviesa nuestro país ya ha pasado. Ya explicamos y detallamos en un blog previo cómo las causas internas que nos han llevado a la situación actual no sólo no se han corregido, sino que han empeorado. Pero es que además se está montando una de aúpa a nivel global que acabará dando la puntilla a nuestra frágil economía.

No se trata de ser pesimista, todo lo contrario, pretendemos desde una aproximación distinta denunciar y señalar las consecuencias de las políticas implementadas y ofrecer una alternativa tanto en el diagnóstico como en las recetas, porque en última instancia nos preocupan las condiciones de vida de nuestros conciudadanos y, objetivamente hablando, el empeoramiento de las mismas no encuentra parangón en nuestra historia reciente.

Merecemos un debate a fondo de la crisis, es algo que no se nos puede hurtar, pero ahí los tienen ustedes, pactando, por ejemplo, una reforma de las pensiones con una serie de “expertos” a hurtadillas. Tal como están ahora los precios de los activos financieros no descarten ustedes una quiebra de ciertos fondos de pensiones privados como ocurrió en 2008 en países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Holanda o Suecia. ¿Sabían ustedes, por ejemplo, que en Chile los trabajadores que eligieron el sistema de capitalización privada están cobrando un 30% menos que los del sistema público y sólo podrán hacerlo durante 20 años, ya que una vez pasado este tiempo pierden la pensión?

Muchos economistas, al igual que obviaron la dinámica de la deuda privada y su proceso de retroalimentación con distintas burbujas financieras e inmobiliarias, se olvidan ahora de la senda de evolución reciente de los mercados financieros y su impacto en las variables macroeconómicas.

La política de los bancos centrales provocará un evento de riesgo

El mundo, hasta el momento, se ha mantenido en un equilibrio artificial como consecuencia de las expansiones cuantitativas de los bancos centrales y el constante soporte para ofrecer liquidez sin límites. La premisa para este apoyo se basa en el efecto riqueza inexistente que culmina injustamente en el apoyo a los ricos en detrimento de los que no tienen.

Pero las cosas están cambiando rápidamente. Estamos a las puertas de nuevo paradigma macro, lo que el economista del Saxo BankSteen Jacobsen llama la “normalización” del coste del capital. Este proceso ya ha empezado en los mercados de riesgo de los países emergentes donde ha habido un fuerte incremento en los tipos de interés de la deuda y una notable depreciación de sus divisas.

El reciente aumento en los tipos de interés, también en los países occidentales, se ha producido sin una mejora real en los datos macroeconómicos subyacentes. Estamos en un punto en el que el mercado se alimenta a través de una distensión de los modelos de valor en riesgo(VaR)para el control del mismo. Cuando el mercado se vuelve más nervioso, la volatilidad aumenta y el mercado experimenta saltos hacia atrás y adelante de una manera discontinua, que al final acabarán provocando una normalización de las primas de riesgo, es decir, un aumento fuerte de las mismas y un incremento de la aversión al riesgo.

Esta dinámica se verá reforzada por la evolución reciente en el apalancamiento para la toma de riesgo en los mercados financieros. Según la New York Stock Exchange (NYSE), por ejemplo, la cantidad de fondos tomados prestados para la compra de valores bursátiles alcanzó en abril, último dato disponible, un nuevo récord histórico. Este aumento en el apalancamiento es una señal de ventas en el mercado inminente. Hay evidencia suficiente que prueba la existencia de una relación causal entre los cambios en el margen de deuda neto para la compra de acciones y el rendimiento negativo del índice de la bolsa estadounidense S&P500 en los 3, 6 y 9 meses posteriores.

El otro movimiento verdaderamente alarmante es la tendencia en las balanzas por cuentas corrientes globales. La falta de ahorro global para reciclar en el futuro es una cuestión importante para todos los países con déficit de cuenta corriente, especialmente para los Estados Unidos. Y esta es la razón real detrás de la venta masiva de activos y divisas en mercados emergentes. La tendencia es clara, se están esfumando los excedentes de ahorro de Asia, básicamente de los BRICs, que necesitaban ser reciclados en bonos de países occidentales, especialmente del Gobierno de Estados Unidos, para evitar la apreciación de sus divisas.

Asia apenas muestra un superávit en la balanza por cuenta corriente, mientras países como Brasil, Rusia, India y China registrarán déficits en los próximos 12 meses, uniéndose a ellos Japón. Sí, he dicho bien Japón. Esto significa que los grandes compradores institucionales tradicionales de deuda pública desaparecerán de manera efectiva, y puede comenzar incluso a vender sus tenencias.

Consecuencias para España

Para España las consecuencias obviamente no pueden ser más negativas. Las causas que nos han llevado a la situación actual no sólo no se han corregido, sino que han empeorado. La deuda privada apenas se ha reducido y la pública se ha disparado, como consecuencia de errores garrafales de política económica. Además, nuestra banca sigue sin estar saneada. En este medio, Miguel Alba detalló cómo en apenas un mes, de marzo a abril, los préstamos dudosos del sector financiero han crecido en 5.000 millones, de manera que el saldo de morosos supera ya en porcentaje a los registrados en junio de 2012, las semanas previas al rescate financiero. El paro y el hundimiento de las rentas de familias y empresas explican el continuo crecimiento del saldo de dudosos que se está traduciendo en unas cifras históricas de morosidad.

En este contexto, ¿qué ocurriría si se normalizaran los tipos de interés a nivel global? Obvio: la deuda, privada y pública, no se podría pagar, y la banca sería aún más insolvente. En el fondo, si se cumple el escenario descrito, a esta situación se llegará no tanto por lo que ocurra en los mercados financieros, sino por instinto de supervivencia de las élites y/o por su incompetencia, ya que no fueron capaces de reformar a tiempo aquellos abusos que permitieron una burbuja espectacular, una mala asignación del capital productivo y los efectos negativos de los monopolios y los fraudes financieros en la economía real. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba