Desde la heterodoxia

Mercado laboral patrio, repartiendo miseria

El mercado laboral españolrecoge los frutos sembrados durante décadas por las élites económicas patrias, básicamente rentistas, dominadas por la interacción de una serie de oligopolios dañinos para nuestra salud. El binomio bancario-inmobiliario, aderezado con distintos monopolios naturales privatizados, ha subyugado, y sigue subyugando, la vida económica de este país. Para ello contó con lacolaboración, algunos dicen incluso que con el diseño, por parte de una clase política que en plena ola burbujil, alentando un endeudamiento masivo, hundió definitivamente las esperanzas de futuro de este país.

¿Se acuerdan ustedes del “España va bien” del soberbio Aznar, o del “España está en la Champion League del inefable Zapatero? No había prácticamente nada, solo una burbuja, una enorme burbuja

¿Se acuerdan ustedes del “España va bien” del soberbio Aznar, o del “España está en la Champion League” del inefable Zapatero? No había prácticamente nada, solo una burbuja, una enorme burbuja, una gran mentira, y quienes lo denunciábamos éramos acusados de agoreros, insensibles, malos patriotas. La burbuja inmobiliaria, además del hedor de la enorme corrupción que emanaba, sumió a toda una generación de jóvenes en la mayor descualificación de la historia. E indujo un volumen de deuda que no se podrá pagar, le pese a quien le pese. Vayamos anotando los distintos problemas de nuestro modelo productivo. Primero, una falta de cualificación en gran parte de la fuerza laboral de nuestro país. Segundo, una deuda privada como germen del problema una vez que el colateral hizo boom.

Competitividad y productividad

Esta realidad, que dominaba el devenir de nuestro país, era paralela al mayor despegue histórico de nuestro sector exterior, que algunos desde el actual ejecutivo descubrieron solo cuando llegaron al poder. España jamás perdió competitividad en las últimas dos décadas. Junto con Alemania el nuestro era el único país que en los últimos 15 años mantuvo e incrementó su cuota de exportaciones, no solo por margen intensivo, sino tambiénpor aumentos en margen extensivo, la exportación de nuevos productos y hacia nuevos destinos.

Los actuales gobernantes siempre confundieron productividad aparente del trabajo con competitividad. España tenía una baja productividad por que el modelo de crecimiento propuesto por las élites patrias –políticas, financieras, inmobiliarias, y oligopólicas- era intensivo en mano de obra, pero muy lucrativo para ellas. Sin embargo, nuestro sector exportador, desde 1994, en plena burbuja inmobiliaria, nunca dejó de crecer, y es ahora cuando se encuentra ante una disyuntiva vital, o se implementan nuevos proyectos de inversión o su efecto se diluirá como un azucarillo. Anotemos, por lo tanto, una tercera contrariedad, las disponibilidades de bienes de equipo apenasse recuperan tras hundirse masivamente en el período 2008-2013.

Los acreedores foráneos, esos que no asumieron las consecuencias del riesgo tomado, junto con las élites oligopólicas patrias dominantes, impulsaron la actual política económica, enormemente beneficiosa para ellos

Los acreedores foráneos, esos que no asumieron las consecuencias del riesgo tomado, junto con las élites oligopólicas patrias dominantes, impulsaron la actual política económica, enormemente beneficiosa para ellos y dañina para nuestro modelo productivo. Por un lado, se mutualizaban los rescates bancarios, sin exigir nada a esas élites financieras que esparcieron la deuda como basura nauseabunda. Por otro, se impuso la austeridad, para redirigir a dicha mutualización los recursos otrora destinados a salud, educación, pensiones, desempleo,… Pero da igual, las pequeñas y medianas empresas siguen careciendo de acceso a financiación en condiciones razonables. Apuntamos, por tanto, dos problemas más, deuda pública en niveles récord, y ausencia de mecanismos reales de financiaciónal margen del sector bancario.

Reforma laboral, y reparto de la miseria

Ante el brutal incremento del paro, en vez de repensar que es lo que queríamos para nuestra querida España, las élites decidieron definitivamente repartir miseria. La búsqueda de un nuevo modelo productivo, asociado de manera ineludible a una profunda reforma y catarsis colectiva, donde el intercambio de favores y el caciquismo desparezcan definitivamente de la faz de nuestro país, requiere tiempo. Además, sus efectos no serían inmediatos, y las actuales élites perderían privilegios. Ante tal disyuntiva, enésima patada hacia adelante, que paguen los de siempre. Escribamos otro problema estructural, ausencia de una visión de largo plazo.

Impusieron una reforma laboral diseñada exclusivamente con la intención de abaratar los salarios, amedrentar a la clase trabajadora, seguir con las barreras a la participación y a la entrada de nuevas ideas, nuevas propuestas, nuevos grupos. Objetivo, mantener el status-quo de los oligopolios patrios. Y para terminar, rizando el rizo, fomentaron más consumo privado, sin generación de rentas, con más deuda externa. Anotemos dos problemas adicionales, deuda externa neta en niveles récord, ausencia de rentas.

¿Cómo responde el mercado laboral? Repartiendo miseria, con contratos temporales, parciales, con precariedad extrema

En este contexto, ¿cómo responde el mercado laboral?Repartiendo miseria, con contratos temporales, parciales, con precariedad extrema. Para cuantificar la penuria me remito a los datos de Francisco Felgueroso del colectivo Nada es Gratis. A partir de la EPA, si sumamos a los parados, por un lado, los desanimados y los que desean trabajar, y por otro, todos los trabajadores temporales involuntarios y subempleados, el total de trabajadores en precario se aproxima a los 11 millones, frente a los 6,7 de 2007. De ahí los vaivenes en los datos de afiliación a la Seguridad Social -vean desastre de enero de 2015-. Y luego se preguntan ¿por qué la gente está harta?, ¡vaya tela!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba