Desde la heterodoxia

Mario Monti, pura propaganda

El jocoso Berlusconi amagó hace unos días con presentarse a las elecciones legislativas italianas de 2013. Sin embargo, parece que en última instancia obedecía a una operación orquestada por las élites mediáticas, económicas y políticas conservadoras italianas para promocionar a Mario Monti como líder de la derecha del país transalpino. En realidad tanto el ascenso al poder de Mario Monti y su equipo de aparentes tecnócratas, como el tratamiento que recibe en gran parte de los medios de comunicación, no son más que pura propaganda.

Bajo el gobierno de Monti, la economía de Italia ha entrado en una grave recesión a causa de las políticas de austeridad autodestructivas que él mismo implementó. La "Troika" forzó a su predecesor, el hilarante Berlusconi, a adoptar la austeridad, y Monti acabó aplicando doble y triple ración. Fue la Troika quien presionó a Italia para convertir a Monti en primer ministro sin pasar por las urnas. Monti no es un tecnócrata, simplemente es un ideólogo más del paradigma neoclásico que nos ha arrastrado a la Gran Recesión. En realidad, los grandes bancos italianos realizaron un golpe de facto que obligó a Berlusconi a renunciar.

Los datos no engañan.

Pero los datos no engañan. Bajo Monti, el crecimiento económico se ha hundido, pasando de una tasa interanual del -0,5% a finales de 2011 a un caída de -2,4% en la actualidad, superior incluso a la de nuestro país. El desempleo ha aumentado desde el 9,4% hasta el 11,1%, próximo al record histórico del 11,5% de 1998, y la tasa de desempleo de los jóvenes supera el 36%. Pero es que además, los más brillantes emigran tan pronto como se gradúan. Eso significa que la cifra del 36% subestima sustancialmente el nivel de desempleo entre los jóvenes italianos porque los que emigran no cuentan. Ello constituye la mayor pérdida de riqueza para Italia, la de sus jóvenes ya escasos, lo que dañará a Italia durante décadas. Como consecuencia del austericidio, la deuda pública italiana bajo el gobierno Monti se ha disparado, superando los dos billones de euros y el 125% del PIB.

El perfil que nos ofrece cierta prensa de Monti se esfuerza por hacernos creer que encabezó una exitosa campaña contra la insistencia alemana en la austeridad. Eso es falso. Monti impuso fuertes programas de austeridad que tuvieron el efecto que él mismo predijo: aumentó el desempleo, profundizó la recesión, y la gente preparada emigró.

Monti y el mito de las políticas de crecimiento

Con el fin de impulsar la austeridad, aquellos que le llevaron al poder crearon dos mitos alrededor de Monti. Por un lado, el que tenía voluntad y coraje para hacer frente a los poderosos. Por otro, aquel según el cual se había convertido en el líder indiscutible de las fuerzas pro-crecimiento. La realidad ha puesto de manifiesto que ambos mitos son mentira.

Monti afirmó que su gobierno de tecnócratas no electos estaba decidido a forzar a los diferentes intereses creados, desde los sindicatos a los gremios profesionales pasando por los empleados públicos, a renunciar a sus privilegios. Sin embargo, son los intereses de las empresas, en particular los bancos y los banqueros de elite, los más destructivos y arraigados en Italia. Monti es una criatura de la industria bancaria, y obviamente no ha hecho nada frente a estos intereses creados. Su padre era un banquero y él fue un consultor de Goldman Sachs, y eligió para su gabinete como su principal asesor económico al responsable de uno de los bancos más grandes de Italia. Monti se encargó de que su gobierno estuviera dominado por banqueros, ejecutivos y asesores de hecho de los grandes bancos.

El segundo de los mitos es que el señor Monti se ha convertido en un líder indiscutible de las fuerzas pro-crecimiento, y que había convencido a la señora Merkel a tomar tal vez uno de los mayores pasos hacia la integración europea desde el comienzo de la crisis del euro. Italia y España consiguieron que los líderes europeos acordaran permitir que los nuevos fondos europeos de rescate para recapitalizar fueran directamente a los bancos con problemas, en lugar de ir a través de los gobiernos. Sin embargo, Merkel se ha encargado de que hasta el 2014, como mínimo, nada de nada.

Se trata de uno más de los mitos pro-Monti inventados por sus publicistas de prensa. Merkel escogió a Monti porque era aliado favorito de los banqueros alemanes, y nunca ha sido el "adversario tenaz" de las políticas de austeridad de Merkel y el "líder indiscutible" de las fuerzas pro-crecimiento. El problema obvio con este mito es que en realidad Monti impuso la  austeridad en Italia y le dijo a la nación que no había alternativa a la misma. Nos suena, ¿verdad?

Pero la realidad no engaña

No existe un pacto de crecimiento. La mayor integración no es una medida pro-crecimiento. Es una medida para rescatar a los bancos, en lugar de proporcionar fondos a los países que sufren las recesiones. Resulta que el supuesto acto de valentía de Monti en realidad no era sino hacer de una manera más directa el rescate a los bancos por parte de la Troika.

La Troika ha estado utilizando a los países miembros para lavar el rescate a los bancos. Para ello, prestaría dinero a un país en dificultades con la idea de que la nación utilizaría estos recursos para rescatar a los bancos. Los bancos entonces utilizarían gran parte de los mismos para comprar deuda soberana de la nación necesitada de auxilio. La Troika, los bancos, y las naciones en dificultades fingen entonces que todo va bien y que la austeridad es un gran éxito.

Sin embargo, la realidad acaba imponiéndose. Se trata una vez más de una de esas ingenierías financieras que pretenden generar una ilusión y que acaban transformándose en una pesadilla. El logro fundamental de Monti, por lo tanto, era que la Troika podía prestar directamente a los bancos, fingir que todo estaba bien, y proclamar que la austeridad era un gran éxito. Mentira.

Monti como economista que ha aplicado las teorías bajo las cuales se educó ha fracasado. En realidad ha trabajado para los intereses más poderosos y destructivos arraigados en Italia. Sus políticas han provocado el aumento del desempleo, una recesión gratuita, y una fuerte emigración. Monti no ha sido elegido. Lo colocaron en el poder a través de la extorsión de los mayores bancos del mundo y la intervención por parte de Alemania. Como demostrarán las elecciones generales de 2013, la gran mayoría de los italianos se opondrá a su gobierno y a sus políticas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba