Desde la heterodoxia

Increíble, la banca aún no ha reducido su deuda

Como ustedes saben, desde este blog siempre hemos mantenido que la actual crisis sistémica de la economía española se encuadra dentro de lo que técnicamente se denomina una recesión de balances privados. Por ello, seguimos, actualizamos y analizamos la evolución de la deuda de nuestro querido país a partir de los datos publicados por Banco de España y recogidos, dentro del apartado de estadísticas, en el epígrafe cuentas financieras de la economía española, concretamente en el capítulo 2.

Actualizando la dinámica de la deuda total de nuestro país, privada y pública, se confirman dos tendencias preocupantes. En primer lugar, las sociedades financieras siguen incrementando su deuda en pleno proceso de restructuración bancaria y desendeudamiento del resto de sectores privados. En segundo lugar, lo que empezó siendo una brutal crisis de deuda privada, acaba transformándose en una crisis de deuda soberana.

Otro rasgo distintivo en el caso español es el excesivo endeudamiento de las empresas no financieras, muy superior al de países de nuestro entorno que desarrollaron dinámicas de endeudamiento muy parecidas a las de España, básicamente privado.

La deuda en el período del boom 2002-2007

El brutal endeudamiento privado en el período 2002-2007, en pleno boom económico, fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE, que aceleró e infló hasta límites insospechados las burbujas en la periferia. Para poder comprender este proceso nos remitimos a la nota publicada por el economista jefe de Nomura, Richard Koo a mediados del año pasado bajo el sugerente título “The entire crisis in Europe started with a big ECB bailout of Germany”, y que tantas veces hemos comentado en este blog.

Como puede verse en los cuadros 1 y 2, la explosión del volumen de deuda española en el período de expansión económica posterior al pinchazo de la burbuja tecnológica, 2002-2007, se debe en su totalidad al incremento de la deuda privada. En dicho período el volumen de deuda total pasa de los 1,7 billones de euros (219% del PIB) a finales de 2002 a los 3,7 billones de euros (352,4% del PIB) de finales de 2007. Sin embargo, el volumen de deuda pública disminuye en términos absolutos y en relación al PIB. Si en 2002 la deuda de las administraciones públicas alcanzaba los 434.876 millones de euros (59,6% del PIB) en 2007 se situaba en los 432.783 millones de euros (¡sólo el 41,1% del PIB!). Por lo tanto, el brutal incremento de la deuda corresponde en su totalidad al sector privado, cuyo montante de deuda pasó de los casi 1,2 billones de euros (159% del PIB) en 2002 a los 3,3 billones de euros (311%) en 2007 ¿Cómo puede haber economistas que echen la culpa de lo ocurrido al sector público? Es un misterio.

Cuadro 1.- Evolución deuda de España por sectores, período 2002-2007 (millones de euros)

Cuadro 2.- Evolución de la deuda de España por sectores en el período 2002-2007 (%PIB)

Analizando la evolución de los distintos sectores podemos sacar dos conclusiones:

1ª.- El sector público no fue quien se endeudó en pleno boom económico, y, por lo tanto, no es el responsable de la actual crisis sistémica.

2ª.- Dentro del sector privado no fueron los trabajadores y sus familias quienes cometieron los excesos. Por el contrario, fueron las élites financieras y empresariales quienes guiadas por unas expectativas de rentabilidad desmesuradas se endeudaron en exceso, y en el momento actual están quebradas.

La deuda durante la crisis (2008-actualidad)

Cuando se inicia la crisis son los sectores privados los que presentan problemas de solvencia. La deuda de las familias, empresas, y entidades financieras a cierre de 2008 se sitúa alrededor del 320% del PIB, y el precio del colateral que soportaba la mayor parte de la misma se desploma. Como consecuencia los sectores privados están en una profunda recesión económica. Las familias disminuyen el consumo y recuperan ahorro, las empresas no financieras no invierten, destruyen capital ya instalado, y despiden a trabajadores. Las entidades financieras cortan el grifo del crédito, en un contexto de incremento de la mora, y tratan de recapitalizarse a costa de los contribuyentes. Nos encontramos ante lo que se conoce técnicamente como una recesión de balances. El objetivo, por encima de todo es reducir deuda. Sin embargo, el ritmo de reducción si se deja todo a la austeridad es muy lento. Ver cuadros 3 y 4.

Cuadro 3.- Evolución Deuda de España por sectores, período 2008-actualidad (millones de euros)

Cuadro 4.- Evolución Deuda de España por sectores en el período 2008-actualidad (%PIB)

Analizando los cuadros 3 y 4 se observa como desde 2008 la deuda privada apenas se ha reducido, si bien desde el máximo en 2010 ha habido un desinversión en empresas y familias que ha supuesto una reducción de su montante de deuda. Las familias, desde 2010, han reducido su deuda en 60.000 millones de euros y las empresas no financieras en aproximadamente 80.000 millones. Por el contrario, y a diferencia de otros países como Estados Unidos, donde quebraron entidades financieras pequeñas y medianas, la deuda de las sociedades financieras residentes en nuestro país continuó aumentando.

Sin embargo el hecho más destacado de los cuadros 3 y 4 es el fuerte incremento de la deuda pública en casi 400.000 millones de euros. Desde el cierre de 2008 hasta finales de 2012 el volumen de deuda sobre PIB habrá aumentado más de 40 puntos porcentuales. Ello se debe básicamente a dos razones. Por un lado, el rescate bancario, que se ha hecho a costa de los contribuyentes; y, por otro, la intensa recesión de balances acelerada por las políticas económicas implementadas desde mayo de 2010, y que activaron los estabilizadores automáticos. Según nuestras expectativas las nuevas necesidades de financiación de las administraciones públicas para el período 2013-2015 oscilan entre 470.000 y 621.000 millones de euros. Si se confirmaran, el montante final de nuestra deuda soberana en 2015 alcanzaría entre el 135% y el 150% de nuestro PIB.

De este análisis podemos sacar dos conclusiones:

1ª.- El proceso de reducción de la deuda privada, o desapalancamiento del sector privado, está siendo muy lento y concentrado exclusivamente en familias y empresas no financieras. El sector financiero, que fue quien concedió esa deuda, es insolvente y debe ser rescatado, y aún así ha continuado incrementado su deuda.

2ª.- La deuda del sector público se dispara al activarse los estabilizadores automáticos, tanto en ingresos como en gastos, como consecuencia de la recesión económica en la que estamos inmersos. Este proceso se ve acelerado, por un lado, como consecuencia de la implementación de políticas fiscales restrictivas y una salvaje devaluación interna -en 2012 la remuneración de asalariados cayó un 8,5% interanual; y, por otro, por un rescate bancario que se ha diseñado única y exclusivamente a favor de la gerencia y acreedores, a costa de los contribuyentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba