Desde la heterodoxia

Hartos de tanto cuento chino

Estas fechas tan entrañables, donde nos juntamos con familiares y amigos, suelen estar asociadas a Cuentos de Navidad. A través de ellos se pretende hacernos recordar, a niños y mayores, valores que solemos olvidar el resto del año, tales como la generosidad, el compromiso, la verdad. En su último blog, Javier Benegas, defendía de manera lúcida, que en nuestra querida España "No habrá Cuento de NavidaddeCharles Dickens, ni este año ni el que viene, porque, por más que la emoción pueda parecer la fuerza que mueve el mundo, al final lo que mandan son los números. Y las sociedades herméticas y maniatadas, incapacitadas para generar riqueza, no tienen escapatoria".

Yo daría un paso más, no solo no habrá Cuentos de Navidad, sino que en realidad nos están inundando de Cuentos Chinos, entendidos tal como los define la Real Academia de la lengua Española (RAE), como “embuste, mentira disfrazada con artificio”. Los cuentos chinos que invaden los medios de comunicación patrios son diversos, variados. Engloban aquellos que nos hablan de un cambio de modelo productivo; los que insisten en que los rescates a terceros -sistema bancario, oligopolios, Comunidades Autónomas...- se han hecho defendiendo los intereses de los contribuyentes; aquellos que abundan en los beneficios derivados de la deflación que vivimos -el último por obra y gracia de Banco de España-; y, los más recientes, aquellos que alaban las bondades que conllevarán las bajadas del pecio del petróleo.  

El motor del escaso crecimiento y del empleo está siendo el consumo privado y el sector servicios, en un contexto de deflación y caídas de rentas salariales

Cuento chino I: cambio de modelo productivo

Llevamos más de siete años perdidos en nuestra querida España. Las élites extractivas patrias en vez de iniciar una fase de incremento y modernización de nuestro aparato productivo, paralela a un proceso de reestructuración de nuestro sector bancario y de nuestra deuda privada, optaron por empobrecer masivamente a las rentas del trabajo en aras de una falsa competitividad. Además incrementaron como nunca nuestra deuda pública financiando a terceros insolventes. En este contexto, el actual ejecutivo, al igual que el anterior, ha sido incapaz de promover una profunda reforma fiscal, una lucha sin cuartel contra los oligopolios patrios, y, muy especialmente, un cambio radical del actual marco energético y de la política de vivienda. Por lo tanto no hay ningún cambio de modelo productivo

Todo lo contrario, finalmente se optó por una nueva huida hacia adelante. El motor del escaso crecimiento y del empleo está siendo el consumo privado y el sector servicios, en un contexto de deflación y caídas de rentas salariales. Por contra, las cifras relativas a disponibilidades de bienes de equipo continúan débiles. La demanda interna crece, mientras que no se moderniza nuestro aparato productivo, empeorando nuestra competitividad. Dicho crecimiento se está financiando con más deuda pública, induciendo a su vez un aumento de la deuda externa neta. Ese incremento de la posición de la inversión extranjera en España no es como consecuencia del aumento de la inversión directa foránea, sino de la inversión especulativa destinada a comprar deuda soberana y corporativa de las grandes empresas patrias. Cuando aumente la aversión al riesgo en los mercados financieros entraremos en un círculo vicioso "a la griega": crisis de deuda soberana, crisis de balanza de pagos, crisis bancaria, y crisis de la Seguridad Social.

Cuento chino II: protegemos a los contribuyentes

Cuando desde este blog publicamos cómo evoluciona el stock de deuda de las Administraciones Públicas utilizamos los datos de Banco de España recogidos en el capítulo 2 de las Cuentas Financieras. Hay dos hechos que siempre hemos puesto de manifiesto. En primer lugar la explosión de la deuda de las Administraciones Públicas desde el inicio de la crisis, con un incremento de más de 900.000 millones de euros.Sin embargo, este aumento de va más allá de los estabilizadores automáticos. Casi 300.000 millones del incremento del stock de deuda pública emitida por la Administración Central del Estado corresponde a fondos que se destinan no a sufragar gastos operativos corrientes o de capital, sino a ser nuevamente prestados a terceros. ¡Qué manera de defender a los contribuyentes!

Por favor digan la verdad a los españoles, se está rescatando a comunidades autónomas como la catalana, murciana o valenciana, entre otras

En segundo lugar, el stock de deuda públicase aproxima a los 1,4 billones de euros. La razón es muy sencilla, el Estado Central, tal como estamos viendo estos días, ha mutualizado la deuda de las Comunidades Autónomas, incapaces de financiarse por sí mismas, y responde en última instancia de ella. Pero por favor digan la verdad a los españoles, se está rescatando a comunidades autónomas como la catalana, murciana o valenciana, entre otras.

Otros Cuentos chinos: deflación, petróleo,...

Los cuentos más novedosos e hilarantes son aquellos que tienen que ver con la deflación por deuda y el petróleo. Ya saben ustedes que venimos avisando del riesgo de deflación por endeudamiento desde el inicio de este blog en 2011. Pero los mismos que ni olieron ni previeron la deflación, ahora se atreven a hablar incluso de las bondades de la misma. De ello ya hemos hablado largamente, y no me voy a entretener, pero quédense con una cifra de la que nadie habla: los tipos de interés reales no dejan de subir, por eso no hay no habrá inversión productiva, ni aquí ni allá.

Y sobre las bondades del descenso del precio del petróleo todos los análisis se olvidan de dos aspectos vitales en la situación actual. Primera, dicho descenso en parte es consecuencia de una ralentización del ciclo económico global. Segundo, en las condiciones actuales, el efecto renta positivo derivado de la caída del precio del petróleo, será más que compensadopor el efecto riqueza negativo derivado del pinchazo de la actual la burbuja generada por los bancos centrales y el endeudamiento masivo asociado a la misma.

En estas fechas, en definitiva, y más que nunca, es necesario propósito de enmienda, empezar a decir la verdad a los españoles, y ser muy claros y transparentes en los objetivos futuros. Ya no cabe otra, ya no es posible más abatimiento y decaimiento


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba