Desde la heterodoxia

Grecia: ¿por qué el libre comercio es una milonga?

Resulta triste, decepcionante la actitud que la mayoría de las actuales élites patrias, políticas y económicas, están adoptando alrededor de la situación griega. O bien desconocen la realidad económica de nuestro país, o, alternativamente, son unos psicópatas. Sin embargo, siendo ciertas ambas hipótesis, existe otra explicación más plausible. Esas élites hicieron un pacto tácito con las hegemónicas del centro y norte de Europa sobre cuál sería nuestro papel en la Unión Europea y en el mundo. España debía abandonar una política industrial activa y acometer un intenso proceso de desindustrialización. Y de aquellos barros los actuales lodos.

Las élites patrias rápidamente asumieron negocios de donde obtener pingües beneficios: privatización de los antiguos monopolios naturales, servicios de muy bajo valor añadido, y una bancarización excesiva

Las élites patrias rápidamente asumieron negocios de donde obtener pingües beneficios: privatización de los antiguos monopolios naturales, servicios de muy bajo valor añadido, y una bancarización excesiva. Y de esa dinámica, la mayor burbuja inmobiliaria de la historia, una deuda impagable (4,3 billones de euros), un sistema bancario inservible, cada día más sistémico, y un hundimiento de la productividad total de los factores. España, sin haber alcanzado elevados niveles de empleo en el sector industrial, fue en el sector servicios en el que creció fuertemente. Sin embargo, recuerden ustedes la tercera ley de Kaldor, los empleos industriales son muy productivos y su escasez limita su potencial como motores de crecimiento.

Alemania y la zona de libre comercio

En este contexto, las élites del norte asumen que el papel de Alemania es el de un país donde la industria y el sector exterior tienen un peso relevante. Como consecuencia persiguen ya no solo exportar aquellos productos en los que tiene una ventaja comparativa interna y externa, sino también otros muchos que no necesariamente responden a aquellas cosas que mejor saben hacer, pero que las hace mejor que otros. Dado que Alemania es eficiente en múltiples sentidos, tiene ventajas en muchos productos y toma esa ventaja. Su tasa de exportación es superior al 50 por ciento del producto interno bruto, y en realidad exporta cualquier producto que se pueda vender allende sus fronteras competitivamente, independientemente de la ventaja interna relativa. Como resultado, Alemania ha crecido más rápidamente que otros países europeos, y ha acumulado mucho más poder.

Alemania ha crecido más rápidamente que otros países europeos, y ha acumulado mucho más poder

Este comportamiento de Alemania afecta claramente a países como Grecia, Portugal, o España. Al movernos en un entorno dentro de la Unión Europea donde Alemania está llevando a cabo todas las posibilidades de exportación donde tiene alguna ventaja, disminuye la oportunidad del resto para exportar, lo que crea una disfunción a largo plazo en dichos países del sur, donde, recordemos, sus élites se plegaron al impulso teutón. La superioridad alemana se perpetúa.

A diferencia de Alemania, que después de la Segunda Guerra Mundial protegía sus industrias de la competencia estadounidense, Grecia, en la actualidad, no tiene tal protección. La aplicación del Tratado de Adhesión a la Comunidad Europea, es un ejemplo de por qué el libre mercado, tal como se ha diseñado, no funciona. Grecia obviamente debe reestructurar su deuda, sí o sí, pese a quien le pese, y si no hay un cambio radical en el marco institucional de la moneda común ella misma debería pensarse el salirse del euro. Pero además necesita crecer, y para ello debe exportar mucho más.

Grecia debería proteger su industria

Grecia, por lo tanto, no solo debería pelear porque se le permitiera reestructurar la deuda dentro del Euro. Además, tendría que conseguir desgravaciones fiscales a la exportación, y/o imponer protecciones comerciales. Si no lo consigue, por mucho que permanezca en el Euro, su situación en el medio plazo será insostenible. En este sentido un plan B del país heleno podría ser el de Costas Lapavitsas, profesor de economía en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

Lapavistas defiende sin tapujos la salida del euro, que supondría una devaluación que haría necesarias la suspensión de pagos, la reestructuración de la deuda, controles de capital, y la nacionalización de la banca. Pero como él mismo explica, “sería fundamental a su vez introducir la política industrial con la implementación de un programa nacional de inversión pública y privada Si se quiere que la productividad tome una trayectoria ascendente, las economías periféricas, entre ellas la nuestra, deben alejarse del consumo, el bajo nivel de ahorro e inversión, el endeudamiento individual y las burbujas especulativas”.

Y puesto que las naciones al final harán lo que tienen que hacer, el problema no es el euro, sino el libre comercio. Y este es el temor de Alemania. Al ser un país que exporta tanto como la que consume, y la mitad de lo que vende fuera va a la zona de libre comercio de Europa, Alemania necesita la zona de libre comercio para su propio bienestar. El auténtico temor de los alemanes no es el Grexit o el Grexodus, sino el aumento de los aranceles. Si la Unión Europea, además de los aranceles y los considerables subsidios a los productos agrícolas, permitiese aranceles o subsidios más amplios para las exportaciones de Grecia, entonces ¿cuándo parar? Y si no lo hacen, y Grecia se desmorona socialmente, ¿dónde parar? El supuesto detrás de la integración europea fue que una zona de libre comercio beneficiaría a todas las economías, pero eso simple y llanamente es falso.

Por cierto, ¿y nuestras élites, qué hacen? Lo de siempre, lo único que saben hacer, favorecer el consumo, el bajo nivel de ahorro e inversión, el endeudamiento individual y las burbujas especulativas, en definitiva nos arrastran al colapso. ¡Y luego querrán que les rescatemos!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba