Desde la heterodoxia

Frente al poder, la política fiscal como única herramienta estratégica

La vida está llena de contradicciones. Los mismos “mercados” que se llenan la boca pidiendo reformas estructurales, eufemismo de austeridad expansiva y devaluación salarial, justifican las subidas de precios de los activos de riesgo de este veranoporque esperan como agua de mayo una expansión fiscal. Sin embargo, hay algo no cuadra, los activos de riesgo, especialmente la bolsa estadounidense, están sobrevalorados y las dinámicas internas de los mismos están sufriendo un deterioro que anticipa un “crash”. En ese caso, un país como España, sin soberanía monetaria, experimentaría un círculo vicioso. Pero de eso, aquí, los medios de comunicación dominantes ni pío, y cuando ocurra pasará lo de siempre, el economista de turno, por cierto, bien remunerado por el sistema, explicará lo usual, un “meteorito venido de la galaxia Andrómeda no detectado por los satélites ha provocado el caos”. En realidad ellos son el caos.

El objetivo es  seguir alimentando burbujas que, por un lado, permita mantener su riqueza, y, por otro, eviten que Occidente colapse definitivamente

De nuevo, nos quieren dar gato por liebre. No se trata de utilizar la política fiscal como única herramienta posible de reactivación actual del ciclo económico, que lo es. Ni siquiera los hombres de negocios y políticos del “establishment” creen en las bondades de la misma. El objetivo es otro, seguir alimentando enésimas burbujas que, por un lado, permita mantener su riqueza, y, por otro, eviten que occidente colapse definitivamente. Y si se debe utilizar ahora tácticamente la política fiscal, se utiliza, punto final. Vean el ejemplo de España, cómo se permitió una expansión fiscal desde mediados de 2013, que ha funcionado, no por criterios económicos, simplemente para mantener el “régimen” actual. Veremos qué pasa en los siguientes trimestres.

Si se acuerdan, si no les refresco la memoria, en estas mismas líneas, en el blog del 17 de julio Frente a la austeridad, ¡la Teoría Monetaria Moderna!, detallamos la reunión en “secreto” de Ben Bernanke con el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, y el primer ministro Abe. El objetivo de la misma era poner las bases para la próxima parada de la política monetaria, en el caso de que al final nada funcione, como así será: inyectar directamente dinero a las familias y al gobierno. Se empezaban a acercar a la Teoría Monetaria Moderna.

Ben Bernake, Haruhiko Kuroda y Abe diseñaron para Japón una combinación de relajaciónmonetaria extrema y relajación fiscal. De esas reuniones, se acordó un estímulo fiscal de 10 billones de yenes (casi 100.000 millones de euros), combinado con un nuevo programa de expansión cuantitativa. Se aproximaban a la Teoría Monetaria Moderna, pero no es lo mismo porque siguen generando más deuda, siguen beneficiando a bancos zombies, siguen manteniendo la vulnerabilidad de los distintos agentes económicos, y siguen sin asumir quitas de deuda. Asumían que la expansión monetaria, tal como se ha implementado, y como venimos avisando desde 2007, es completamente inefectiva en recesión de balances, es decir, en economías endeudadas hasta niveles que constituyen casos extremos desde un punto de vista estadístico, como en la actualidad. Nos hemos remitido hasta la saciedad a los trabajos del economista surcoreano Richard Koo. Desde ese día, mejor dicho desde algunos días previos -siempre hay alguna gente “mejor informada”-, los mercados de riesgo han reaccionando con subidas, que se han ido suavizando en las últimas sesiones. La sobrevaloración de algunos mercados y las dinámicas internas (Ted Spread, VIX, CRBs industriales, rendimiento de estrategias carry trade,…) apuntan a fuertes caídas durante los próximos meses.

Aquí no ha habido ninguna reforma estructural encaminada a aumentar la productividad de los factores. Aquí no ha habido ningún cambio de modelo productivo

El caso de España

España es un país muy curioso, que contradice todas las tonterías que se están diciendo, tanto por parte del gobierno como de representantes de organismos multilaterales. Aquí no ha habido ninguna reforma estructural encaminada a aumentar la productividad de los factores. Aquí no ha habido ningún cambio de modelo productivo. ¿Han visto lo que sucedió con la afiliación a la Seguridad Social el 31 de agosto? Permítanme una expresión grosera, “me descojono”. Veamos qué ha pasado entonces. Frente a lo que se dice, la falta de gobierno no ha afectado negativamente al crecimiento económico. ¿Por qué? Justamente por lo contrario que nos cuentan esos medios de comunicación, tan dóciles ellos con el poder, el poder de verdad. La ausencia de un ajuste fiscal, un turismo viento en popa (espoleado por conflictos geopolíticos que han arruinado a nuestra competencia), la expansión cuantitativa del Banco Central Europeo (empiezan a estudiar con retraso algo de Teoría Monetaria Moderna), y la depreciación del tipo de cambio efectivo real ha mantenido la velocidad de crucero de nuestra economía en el 0,7%-0,8% inter-trimestral.

Sin embargo, sin soberanía monetaria, la excesiva deuda total (4,1 billones de euros) y externa (1,15 billón de euros) nos hace tremendamente vulnerables a un aumento de la aversión alriesgo en los mercados financieros o a un cierre del grifo del BCE (ambos, aversión y grifo del BCE, están interconectados). En ese caso España entrará en un círculo vicioso. En el trasfondo de todo, tanto en España como en todo occidente, la salida en falso de la actual crisis sistémica. En su momento se prefirió ganar tiempo y defender los intereses de quienes la generaron, la élite bancaria. Y ahora estos mismos reclaman una expansión fiscal. Sí, es necesaria, pero bajo los principios de la Teoría Monetaria Moderna. Pero como no la van asumir, olvídense, fracasará, porque simplemente será por aproximación táctica no estratégica. No confían en ella, y ya saben por qué, por lo de siempre, riqueza y poder.

En este escenario, ¿saben con qué medidas “nos obsequiará” el nuevo gobierno? Lo contrario a lo que prometieron, subidas de impuestos al factor trabajo, incrementos posibles en el IVA, nuevos recortes en educación y sanidad pública, y casi seguro que el inicio de ajuste en pensiones. Pero da igual tienen otra vez tres años para machacar a la ciudadanía y uno para engañar. Y la culpa es nuestra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba