Desde la heterodoxia

España, paraíso fiscal de las élites extractivas

España se ha convertido en un paraíso fiscal para todos aquellos grupúsculos que extraen las rentas y se apropian de la riqueza mediante mecanismos no competitivos. Para ello han contado con la coparticipación de nuestra clase gobernante. Las esferas políticas han premiado las malas praxis favoreciendo distintas artimañas fiscales (deducciones ineficientes, ajustes de consolidación, paraísos fiscales, créditos fiscales,…) para eludir legalmente el pago del impuesto de sociedades. La ciudadanía mantiene al Estado, mientras que la banca y las grandes empresas oligopólicas socializan sus pérdidas. Y son estos grupos los que de nuevo pretender controlar nuestro destino político.

La situación ha llegado a ser tan escandalosa que algunos de nuestros prohombres empiezan a reconocer lo obvio. El presidente de Mercadona, Juan Roig, afirmó en la presentación de resultados de su empresa que los impuestos tienen que pagarlos todos los españoles, y “el que más tiene, más tiene que pagar, incluido el Ibex 35”. Él sabe que no es así. Pero es loable que al menos tenga las ideas claras y públicamente las exprese.

En España hay multitud de emprendedores; sin embargo, son las élites extractivas las que ejercen el control sobre nuestro estamento político

España, tierra de contrastes

España es una tierra de contrastes. Sí, es cierto, en España hay multitud de emprendedores; sin embargo, son las élites extractivas las que ejercen el control sobre nuestro estamento político. Sí, es cierto, desde 1994 nuestro sector exterior ha tenido un comportamiento ejemplar, incrementando su cuota de exportaciones por margen intensivo y extensivo; sin embargo, el núcleo de las empresas más relevantes del Ibex35 son compañías que sorben del Boletín Oficial del Estado (BOE).

Nos referimos a antiguos monopolios naturales, transformados en oligopolios varios (eléctrico, petrolero, telecomunicaciones…). Hablamos del sector bancario que de la mano del inmobiliario han traficado y trafican con el valor del suelo, de los locales comerciales, de la vivienda residencial,… extrayendo cantidades ingentes de renta sin pagar por ello un solo euro de impuestos. Hablamos del cálculo del déficit tarifario y del diseño antológico del Fondo de Amortización del Déficit Tarifario (FADE), donde bancos y eléctricas, con la participación del estamento político, medraron a nuestra costa.

Lo más llamativo es que todos estos lobbies, de la mano de ciertos economistas, siempre han confundido productividad aparente del trabajo con competitividad. España tiene una baja productividad por que el modelo de crecimiento propuesto por las élites patrias (políticas, financieras, inmobiliarias, y oligopolios) es intensivo en mano de obra, pero muy lucrativo para ellas, vía extracción de rentas. Paralelamente, paradojas de la vida, nuestro sector exterior desde hace tiempo es el más competitivo de Europa.

Ah, por cierto, son estos mismos lobbies y economistas los que de manera machacona demandan reformas estructurales, eufemismo que engloba recortes salariales, empeoramiento de las condiciones de trabajo, y recortes del gasto público encaminados a liberar rentas con las que sufragar sus pérdidas. Frente a todos ellos, surge la necesidad de establecer un impuesto sobre la renta del suelo, y un impuesto mínimo a las grandes empresas (sobre las ventas, los gastos de personal o las inversiones en inmovilizado material). De esta forma no se jugarían con los intangibles y los precios de transferencia.

La banca española a través de los créditos fiscales ha conseguido llegar al paraíso fiscal sin necesidad de moverse de su sitio

Debilitando al Estado con la cooperación del gobierno

Una de esas aberraciones que permite al Ibex 35 no pagar impuestos son los créditos fiscales. Si bien inicialmente se aplicaban a la banca, se han extendido a otros sectores. Los créditos fiscales son una figura tributaria que supone la desgravación de impuestos a empresas que no han presentado beneficios. Ésta situación se produce cuando la Inspección de los Tributos sólo puede comprobar la legalidad de las pérdidas de los últimos 10 ejercicios mientras que las empresas pueden compensar las generadas en los últimos 18 años y, a partir de 2011, sin límite temporal alguno. No debemos confundiractivos fiscales diferidos y créditos fiscales. Los primeros se deducen como cualquier otro concepto fiscal, mientras que los créditos fiscales se restan de los impuestos estatales a pagar. La banca española a través de los créditos fiscales ha conseguido llegar al paraíso fiscal sin necesidad de moverse de su sitio, cero impuestos y completamente legalizado por el gobierno en funciones.

¿Qué repercusión tiene los créditos fiscales sobre los ciudadanos? Todo ese dinero que deja de tributar al Estado implica nuevos recortes para hacer frente tanto al déficit público, como al pago de la deuda pública. Al estar los créditos fiscales avalados por el Estado, si quebrara cualquier banco o empresa y no pudiera hacer frente al pago de los mismos, sería es Estado quien debiera pagarlos. Al exigir Bruselas a España una contraprestación que sustenten los avales es necesario emitir nueva deuda pública. De tal manera que no sólo hace que aumente el déficit público por la pérdida de impuestos, sino que aumenta también la deuda pública emitida por el Estado. Los créditos fiscales suponen de hecho un nuevo rescate encubierto de la banca, a cargo del erario público, es decir, de todos los españoles. En definitiva, la banca española además de un rescate de 350.000 millones de euros se ha asegurado un paraíso fiscal legal ad infinitum. Eso sí, todos estos lobistas son los que luego hablan de gobiernos responsables. Por lo menos, ¡qué se callen!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba