Desde la heterodoxia

¡Digan la verdad! ¡El problema es de solvencia!

Nos encontramos ante uno de esos momentos históricos que serán recordados como uno de los mayores fracasos de la teoría y política económica moderna. Esperemos, al menos, que permita colocar en su sitio a la ortodoxia económica dominante, ésa que nació a golpe de talonario, al albor de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, el "Consenso de Washington", y que tanto dolor, sangre y sufrimiento han generando. Me refiero, obviamente, a esa labor tan saludable de reutilizar tanto papel mal empleado a otros menesteres más productivos.

Digámoslo claramente, el sistema financiero mundial ya no posee capacidad productiva alguna para generar suficientes ingresos que permitan mantener los valores actuales de los activos. Los mercados se niegan a reconocer esta realidad, pero lo harán. Y les aseguro que la crisis inmobiliaria, ante la que se avecina, será un juego de niños. Y luego nos dirán lo de siempre, que nadie avisó, que son "shocks exógenos", cuando ¡todo lo que va a suceder es endógeno al funcionamiento del sistema! Sería deseable que llegado ese momento, al menos, existieran políticos con agallas suficiente para hacer lo justo, y someter definitivamente al poder del dinero organizado.

Y luego nos dirán lo de siempre, que nadie avisó, que son "shocks exógenos", cuando ¡todo lo que va a suceder es endógeno al funcionamiento del sistema!

Los inversores, especialmente los bancos occidentales, esos que tanto "adoran" el libre mercado, llevan años, desde finales del siglo pasado, llamando a la puerta de los bancos centrales. Mendigan para que les suministren ciertas dosis de elixir -tipos de interés cero, expansión cuantitativa,...- que permita, según ellos, resolver los problemas económicos del mundo. Actúan y se comportan como toxicómanos. Su miopía, su falta de reconocimiento de que los bancos centrales -Reserva Federal, Banco Central Europeo,...- han fracasado a la hora de generar un crecimiento económico sostenible, mientras contribuyen a un incremento brutal en las desigualdades, es inexplicable. Los bancos centrales hace tiempo que dejaron de ser los guardianes de la estabilidad financiera. En realidad, la están socavando.

Tipos de interés negativos como síntoma

Cuando una economía como la europea, con billones y billones de euros de deuda, establece exógenamente, ¡pues claro que exógenamente!, tipos de interés negativos, éstos son un signo evidente de fracaso de la política económica. Sin embargo, la élite política calladita, muda, sin entender absolutamente nada. De los de aquí, mejor ni mencionar la bicha.

Mario Draghi o Ben Bernake, y su predecesora Janet Yellen, simplemente han destrozado, derribado los mercados de bonos europeos y estadounidenses. ¿Y los fondos de pensiones? ¡Qué hilarante escuchar a aquellos que pregonan un sistema privado de pensiones! A los precios actuales, el 99% de ellos darán pérdidas. Elemental, es el riesgo precio señores,obviado por la ortodoxia y una gran parte de inversores. Les recomiendo encarecidamente que lean a Jeremy Grantham, de la gestora estadounidense GMO, y a John Hussman de Hussman Funds. Además de conocer qué es el riesgo precio, y proteger sus ahorros, se adentrarán en un análisis de economía financiera y teoría económica diferentes.

Los tipos de interés negativos son un síntoma de fracaso de la política económica y una violación de los principios mismos de la economía capitalista. El proceso de descomposición del sistema no encuentra parangón histórico. Hace treinta años se favoreció una globalización donde el libre mercado promocionaba bajadas salariales continuadas, mientras, sin prisa pero sin pausa, se iban eliminando todos y cada uno de los resortes que daban una mínima seguridad a las familias, es decir, se desmantelaba, por estos lares occidentales, el estado del bienestar, en aras de la competitividad. ¡Qué no se puede mantener, decían los cachondos!

Los tipos de interés negativos son un síntoma de fracaso de la política económica y una violación de los principios mismos de la economía capitalista

Pero a la vez, se trataba de contentar a la ciudadanía con unas políticas monetarias excesivamente laxas, que unidas a unos bancos cuyas actividades comerciales y de inversión se entremezclaban y se apalancaban sin límites, incentivaron un endeudamiento masivo de familias y empresas.  Y luego, boom, se montó la de "San Quintín", pero ahora sí que había dinero de todos para rescatar a banco, faltaría más. A partir de aquí, lo ya conocido: ausencia de reformas reales -reordenación y reducción del sistema bancario; reestructuración de la deuda-; diseño a la medida de aquellos que la liaron, deuda y más deuda, ahora pública también. Y para rematarlo, más cicuta, occidente no puede sobrevivir sin generar nuevas burbujas. De ahí el actual subproducto de las políticas económicas fallidas, tipos de interés negativos, de nula utilidad para derrotar la deflación y estimular el crecimiento económico.

¡Es la solvencia, estúpidos!

Mientras que la economía mundial se enfrenta a un problema de solvencia vinculado a una acumulación excesiva de deuda, los bancos centrales del mundo están llevando a cabo políticas diseñadas para un problema de liquidez. ¡Basta ya de tantas mentiras! Los bancos mundiales se enfrentan a billones de euros, dólares, o la moneda que deseen, de deudas incobrablesfuera de balance que eventualmente deben ser finiquitadas o resueltas, es decir, dadas de baja, y que lleva lastrando el crecimiento económico durante muchos años. Estas deudas son de todo tipo, desde los préstamos de los bancos alemanes a Grecia, hasta los préstamos con garantía hipotecaria en los Estados Unidos, o la deuda en dólares de empresas emergentes.

Los bancos y los gobiernos se niegan a reestructurar, es decir, a cancelar estas deudas incobrables, ya que hacerlo, según ellos, podría provocar pérdidas de capital para los bancos y los gobiernos. En este contexto la FED y el BCE han decidido abordar la cuestión de la deuda mediante la confiscación lenta del valor de los activos financieros a los ahorradores a través de tipos de interés negativos. Primero hunden a los deudores, y ahora se pasan por la piedra a los ahorradores. Y todo por no abordar directamente el problema, la deuda incobrable.

Como resultado, la capacidad de la economía mundial para pagar el servicio de la deuda existente, y las futuras promesas ya ha llegado a su límite. Se acabó el juego. Ya solo quedan como únicas soluciones posibles la devaluación de las divisas -guerra de divisas-, la inflación o el default, es decir, la quiebra. Nos aproximamos al final del súper-ciclo de deuda que comenzó hace 30 años con esos tipos tan adorados por el establishment, Reagan & Thatcher


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba