Desde la heterodoxia

Dejen de decir ya que esta crisis no era predecible

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, en su comparecencia ante la Audiencia Nacional como testigo del caso Bankia, achacó la crisis de las cajas a la segunda recesión, que, según él, “ningún experto” consideró que podría ocurrir. Análogamente el que fuera responsable de la federación de industrias alemanas, Hans-Olaf Henkel, actualmente asesor de Bank of America y uno de los líderes del nuevo partido político Alternativa por Alemania, que tantos quebraderos de cabeza está dando a Angela Merkel, afirmó sin despeinarse en una reciente controversia con los economistas estadounidenses James K Galbraith o Steve Keen que nadie había predicho la actual crisis económica. La arrogancia y el desconocimiento de la ortodoxia neoclásica económica alcanzan límites insospechados.

Los señores Linde y Henkel tienen que leer un poco más. Deben ampliar su definición de lo que constituye el análisis económico, y reconocer que el problema es, precisamente, un grupo de personas, como ellos, que insisten en que nadie fuera de su círculo muy estrecho tiene alguna idea que valga la pena ser tenida en cuenta. Se trata de una posición absurda, totalmente indefendible. Refleja fundamentalmente su reducida visión de mira y, por decirlo suavemente, la incompetencia, que es exactamente la pantalla en la que nadie debería mirarse.

La arrogancia de la ortodoxia no tiene límites

Semejantes afirmaciones recogen el punto de vista simplista de todos aquellos que consideran que si ellos bajo sus planteamiento teóricos no pudieron ni oler ni prever nada de lo que ha sucedido, nadie más podría hacerlo. Bajo su análisis, la crisis económica fue causada por “shocks exógenos”, algo que los economistas no tienen en cuenta en sus modelos, y por lo tanto no se les puede acusar de falta de visión cuando se produce, y no son capaces de anticipar sus consecuencias. Vamos poco menos que la crisis la generaron meteoritos llegados del espacio exterior.

Esto señala la deficiencia del pensamiento económico dominante, que al afirmar que la actual crisis económica no se podía haber predicho, lo que realmente está diciendo es que efectivamente no hay una función determinista causal detrás de la actual crisis sistémica. Eso es falso, la actual crisis económica es endógena, consecuencia de un crecimiento del nivel de deuda privada mucho más rápido que el de las rentas. Pero claro, la deuda privada y su papel en la actual crisis económica, fueron ignorados por los modelos económicos utilizados por la ortodoxia. En realidad desconocen cómo funciona realmente el capitalismo.

En el fondo se trata de una manera de desviar la responsabilidad de sí mismos diciendo, “oh, nadie podría haber predicho esto, por lo que no se nos puede acusar de que no lo vimos venir". En realidad lo que recoge este planteamiento es el hecho, muy grave en sí mismo, de que el análisis económico neoclásico de los últimos cuarenta o cincuenta años suprimió de su formulario multitud de teorías o propuestas económicas alternativas, que van desde la escuela austriaca en un extremo hasta los economistas marxistas en el lado opuesto, pasando por la visión de los economistas postkeynesianos como Hyman Minsky o Steve Keen.

La ortodoxia económica suprimió estos enfoques de pensamiento económico, no permitiendo publicar, en su momento, en los periódicos o en las principales revistas académicas, a economistas como Steve Keen o Hyman Mynsky, que nunca aceptaron los fundamentos macro y micro neoclásicos, tanto en el papel del dinero o la deuda privada como en las bases del comportamiento de los consumidores o de las empresas. Por lo tanto, los responsables políticos no tuvieron en su momento la oportunidad de escucharlos.

La ortodoxia económica han tenido una gran responsabilidad en el hecho de que estos puntos de vista no se escucharan en público antes de la actual crisis sistémica, y ahora tratan de excusarse diciendo "bueno, nadie lo habría visto de todos modos". El señor Linde y el servicio de estudios de Banco de España, por ejemplo, están tratando de desviar la atención de lo realmente importante, su incapacidad para prever y entender lo que sucedió, y lo que vendrá.

Qué está detrás de la actual crisis sistémica

Detrás de la actual crisis sistémica está sin duda el papel de la deuda privada, la concesión de préstamos de manera irresponsable, aspecto que fue empeorando y deteriorándose con el paso del tiempo. Viendo, por ejemplo, las dinámicas de la deuda y del PIBera muy sencillo anticipar lo que podría ocurrir. Lo que pasa es que los economistas ortodoxos ignoraron estos indicadores. Más aún, favorecieron y justificaron académicamente una mayor desregulación bancaria, al disminuir las exigencias de reservas, permitir un mayor apalancamiento de la banca de inversión, favorecer que la banca comercial se comportará como banca de inversión, no controlar expansiones geográficas de ciertas instituciones financieras más allá del ámbito territorial que realmente controlaban y conocían y un largo etcétera. Y los legisladores y los políticos aprobaron tales cambios.

En este nuevo escenario era fundamentalhacer entender a los bancos y a su gerencia que desde ese mismo momento se ponen en una posición de responsabilidad judicial hacia el resto de la sociedad. En el momento en que prácticamente se les confiere la capacidad de crear deuda y por lo tanto crear dinero,se les debería haber obligado a comportarse de la manera más responsable posible. Pero eso no sucedió, al revés cada día queda más claro que durante los últimos 30 años Occidente ha sido dirigido por un capitalismo de amiguetespertenecientes a las instituciones bancarias sistémicamente más peligrosas, que acuñaron y creyeron a pies y puntillas el lema "demasiado grandes para quebrar, ser administrados, regulados, o juzgados". Gente como Henkel o los distintos gobernadores de bancos centrales, entre otros, en realidad ayudaron a crear el actual cuerpo normativo internacional que permitió el mayor fraude de la historia a la hora de controlar a los bancos, incluidos los de mayor reputación. Y así nos ha ido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba