Desde la heterodoxia

Datos de empleo, huida hacia adelante

El análisis de las cifras macroeconómicas y de empleo de los denominados “expertos” que pueblan el panorama mediático patrio no deja de asombrarme. Obviamente no me deja indiferente. Sí, se puede afirmar que voy de asombro en asombro, de perplejidad en perplejidad, de estupor en estupor, de alelamiento en alelamiento. Los datos de contratación y afiliación a la Seguridad Social de noviembre, publicados esta semana, simplemente confirman el diagnóstico que sugerimos en nuestro último blog, vamos abocados a una crisis a la griega.

El actual ejecutivo, viendo que sus recetas neoclásicas no generaban la tan cacareada mejora de nuestro sector exterior, inicia una nueva huida hacia adelante

La idea que defendíamos en dicho blog, sobre la dinámica de la economía patria, era muy sencilla. El actual ejecutivo, viendo que sus recetas neoclásicas no generaban la tan cacareada mejora de nuestro sector exterior, inicia una nueva huida hacia adelante. Sí se acuerdan, relacionando los datos relativos al Producto Interior Bruto (PIB) y rentas, con aquellos que recogen la evolución de la deuda de los sectores económicos, y los que reflejan cómo se financia nuestra deuda externa, obteníamos una fotografía de conjunto tremendamente inquietante.

El motor del crecimiento y del empleo está siendo el consumo privado y el sector servicios, en un contexto de deflación y caídas de rentas salariales. Por contra, las cifras relativas a disponibilidades de bienes de equipo continúan débiles. La demanda interna crece, mientras que no se moderniza nuestro aparato productivo, empeorando nuestra competitividad. Dicho crecimiento se está financiando con más deuda pública, induciendo a su vez un aumento de la deuda externa neta. Ese incremento de la posición de la inversión extranjera en España no es como consecuencia del aumento de la inversión directa foránea, sino de la inversión especulativa destinada a comprar deuda soberana y corporativa de las grandes empresas patrias, esas mismas que continúan reduciendo su plantilla.

Los datos de empleo de noviembre

Si analizamos la contratación, en noviembre se registraron 1.385.351 nuevas contrataciones, es decir, 316.801 menos que en octubre. Los indefinidos representaron el 8,49% -117.568-, siendo el resto temporales -1.267.783-. Se observa en los últimos meses una ralentización en la contratación, además de una excesiva temporalidad asociada al modelo productivo elegido, basado en servicios de bajo valor con un peso decreciente de la industria.

Si analizamos afiliaciones y número parados se observa que tras tres meses de aumento, el paro registrado descendió en 14.688, mientras queel número de cotizantes a la Seguridad Social sólo creció tres centésimas, 5.232 afiliados más. Como corolario, por lo tanto, gente desesperada y desencantada sigue abandonando el mercado laboral.

En lo que llevamos de año, la práctica totalidad de aumento de las afiliaciones corresponde al sector servicios

Si profundizamos en la afiliación se observan varios aspectos interesantes. En primer lugar descendió la afiliación en el Régimen General, concretamente en 8.136 trabajadores. Por el contrario, aumentó la afiliación en el Régimen Agrario, Empleadas del Hogar y Autónomos. Dentro del Régimen General se observa mucha estacionalidad, desciende en hostelería, mientras aumenta en educación y el sector público. La afiliación en el Régimen Agrario mejoró por el adelanto de la temporada de la aceituna en Andalucía. Por actividad, en lo que llevamos de año, la práctica totalidad de aumento de las afiliaciones corresponde al sector servicios, más de 330.000, siendo muy inferior en construcción, algo más de 18.000 y en industria, alrededor de 19.000.

Tres rasgos, en definitiva, definen el mercado laboral de nuestro país, precariedad, estacionalidad, y reducción de la población activa, todo muy acorde con el modelo productivo y de crecimiento finalmente elegido, servicios y consumo privado. Sin embargo, sin generación de rentas salariales ello solo es posible vía deuda, “a la griega”.

España, líder en paro en la Unión Europea

Si se acuerdan ustedes, con el fin de evitar erróneas interpretaciones de los datos del mercado laboral, especialmente los de la EPA, propusimos hace varios meses una solución, que el INE imitara al Bureau of Labour Statistics de los Estados Unidos, y publicara distintas medidas de tasas de paro que reflejaran la actual precarización. Los economistas que analizan la economía estadounidense suelen utilizar una medida de tasa de paro muy conocida por sus siglas, U6, o "unemployment 6" y que refleja mejor la realidad del mercado laboral.

Si en España se utilizase el indicador U6 para medir el paro, el resultado sería una tasa de paro del 34,2% con los datos de la última EPA

Utilizando los datos del profesor experto en mercado laboral del colectivo Nada es Gratis, Florentino Felgueroso, si en España se utilizase el indicador U6 para medir el paro, el resultado sería una tasa de paro del 34,2% con los datos de la última EPA. Somos el país con la tasa más alta de la Unión Europea, por encima de Grecia.

La radiografía del mercado laboral refleja, en definitiva, unas élites en parálisis permanente. Vuelven a perder un tiempo magnífico, incentivando modelos de crecimiento que nos empobrecen como país, dejando expuesta a la ciudadanía a merced de unos mercados financieros que aumentarán la aversión al riesgo.

Hoy en día es más necesario que nunca nuevas élites audaces que promuevan una profunda reforma fiscal, una lucha sin cuartel contra los oligopolios patrios, y, muy especialmente, un cambio radical del actual marco energético. El objetivo es claro, iniciar una fase de incremento y modernización de nuestro aparato productivo, y todo lo que no sea esto será un billete con destino al desastre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba