Opinión

Conexión colapso AP-6 y agujero pensiones públicas

Temporal de la AP-6
Temporal de la AP-6

Un hecho y una noticia como botones de muestra de la realidad patria. El hecho, el colapso por un temporal de nieve en las autopistas de peaje AP-6, AP-51 y AP-61, que comunican Madrid con Castilla y León y el noroeste de la península. En nuestra querida España las concesiones y los contratos de colaboración público-privados han supuesto un empeoramiento y encarecimiento de los servicios públicos, además de otras prácticas viciosas dignas del Clan de los Corleone. La noticia, el Tesoro tendrá que emitir un nuevo préstamo de 15.000 millones de euros para pagar las pensiones en 2018. ¿Pero no somos los campeones del mundo mundial en la generación de empleo? ¡Cómo nos toman el pelo!

Pero hecho y noticia están relacionados. Permítanme argumentarlo con una serie de preguntas sencillas. ¿Qué carajo han estado haciendo quienes nos gobiernan con nuestros impuestos?¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué lúgubre futuro espera a nuestros hijos y nietos? Es muy sencillo, cual aves de rapiña, unos cuantos espabilados, con el apoyo y colaboración de los políticos de turno, han saqueado la cosa pública. Y no pasa nada. Los medios de comunicación, el otrora cuarto poder, muy debilitado él, no analiza lo relevante. El negocio y la pasta detrás de todo. Porque donde hay un corrupto hay un corrompedor. Y esto último parece que no queda nada claro.

¿Qué pasa con las concesiones?

Qué casualidad que el día en que se produce una fuerte nevada, los problemas aparezcan, como siempre, en una autopista de peaje, la AP-6, cuyo mantenimiento corresponde a un empresa privada; y no en los tramos de autovía A6, cuya conservación incumbe al Estado. Permítanme una anécdota personal. Ese mismo día regresaba desde Zaragoza a Madrid y había una intensa nevada desde Medinaceli hasta llegar casi a Guadalajara, y al menos las quitanieves, sin mucho alarde eso sí, evitaron el colapso la A-2. Por si acaso, decidimos no coger la radial R2, simplemente porque sabíamos que ante una intensa nevada no habría quitanieves y nos quedaríamos atrapados. El problema es que en el caso de la AP-6 no había una autovía alternativa, forzosamente había que cogerla, sí o sí.

Este ejemplo de la concesión de una autopista se puede extender a otros ámbitos de servicios públicos donde se ha cedido la gestión pública del agua, la recogida de basuras o la gestión de hospitales a la iniciativa privada, sin que ello suponga ninguna mejoría del servicio y en la mayoría de los casos un encarecimiento del mismo. Ya ni entro a hablar de las privatizaciones de los otrora monopolios naturales o del coste final que supone una obra civil respecto al presupuesto inicial. Pero no se preocupen, no va a pasar nada. Los ciudadanos pagaremos como siempre los platos rotos; y si hace falta, más deuda soberana que financie éstos desaguisados. En todos estos casos han actuado los buscadores de rentas, lícitas o ilícitas.

Por eso debemos incorporar en cualquier análisis el papel de las instituciones, lo que Douglas North denominó las "reglas del juego" o las limitaciones derivadas de esa estructura que surge de la interacción política, económica y social. En particular, la discusión sobre el papel desempeñado por las instituciones (formales e informales) que dan origen y soporte a la búsqueda de rentas o apropiación de la riqueza por parte de ciertos grupos (los buscadores de rentas) a través de mecanismos no competitivos. Joseph Stiglitz en El Precio de la Desigualdad (2012), especifica como la búsqueda de rentas que ahogan el crecimiento toma muchas formas, desde transferencias ocultas, pasando por subsidios del gobierno a grupos de presión, leyes que favorecen los oligopolios y una aplicación laxa de leyes de competencia.

El colapso AP-6 y el agujero pensiones públicas

Permítanme relacionar el colapso de la AP-6 y el agujero de las pensiones. España es un ejemplo de libro donde los buscadores de rentas campan a sus anchas. No solo en la búsqueda de concesiones administrativas, o la recogida de basuras, por citar dos ejemplos. Por encima de todos, destacan aquellos que se apropian de las rentas de la tierra y demás recursos naturales -espacio radioeléctrico, yacimientos mineros, aguas…- y que han marcado nuestro modelo de crecimiento económico. Porque éste, especialmente en las últimas cinco décadas, ha primado en exceso la especulación con el suelo, con su traslado a los precios de los pisos y locales comerciales, generando una de las mayores burbujas inmobiliarias de la historia. Mientras tanto distintos monopolios y oligopolios se frotaban las manos bajo la connivencia de las autoridades políticas.

Y de aquellos barros estos lodos. Porque los problemas asociados al actual sistema de pensiones público de reparto, y que obligan ya a financiar las pensiones con deuda, tienen que ver con nuestro modelo productivo: el estancamiento del crecimiento de los salarios, el problema demográfico, la desigual distribución de la renta, y la caída de la productividad. Remediar el estancamiento de los salarios y la desigualdad salarial, unido a un crecimiento de la productividad serían, por lo tanto, partes intrínsecas que permitirían solucionar los problemas de las pensiones públicas bajo el sistema de reparto. Pero parece que no van a ir por ahí los tiros. Se requieres tiempo, y de ello parece que ciertos políticos no disponen.

Todos los problemas relevantes que afectan a España (deuda, salarios, productividad, vivienda, empleo, pensiones…) se derivan de un injusto sistema económico basado en la especulación y el control de vastos sectores de la economía por oligopolios, como los bancos; y monopolios como las eléctricas y otros, así como por un sistema fiscal que castiga a los productores de riqueza y premia a los que viven del trabajo ajeno y se apropian de la plusvalía del suelo y otros recursos creada por el progreso social, violando la letra y el espíritu de nuestra Constitución. La única forma de mejorar la situación de los que viven de su trabajo es modificando este sistema. No queda otra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba