Desde la heterodoxia

Buscando el paradigma perdido (III)

En los dos blogs anteriores, Buscando el paradigma perdido (I) y (II), detallamos, por un lado, el fracaso de la ortodoxia económica, y, por otro, los presupuestos o conceptos esenciales que diferenciaban las escuelas heterodoxas de la teoría neoclásica. Ya estamos en disposición de presentar las características esenciales y peculiares, en la búsqueda del paradigma alternativo, de nuestra alternativa, la postkeynesiana. Destacan, entre otras, el principio de demanda efectiva, el tiempo histórico y dinámico, los efectos nefastos de la flexibilidad de precios, la economía monetaria, la incertidumbre radical, y una nueva microeconomía pertinente. Veámoslos.

1.- El principio de demanda efectiva

La producción se ajusta a la demanda. La economía es dirigida por la demanda y no por las restricciones que dependen de la oferta y de las dotaciones existentes. Los factores del lado de la oferta no constituyen una restricción ni siquiera a largo plazo. El principio de demanda efectiva se aplica en todas las escalas temporales dado que la inversión determina causalmente el ahorro. Existen infinidad de equilibrios de largo plazo que dependen de las restricciones impuestas por la demanda y las instituciones. Al final los factores de oferta van a ajustarse.

A la hora de analizar la evolución del crecimiento económico, en definitiva, es mucho más importante el efecto renta, según el cual la evolución de la actividad económica se explica mejor por las fluctuaciones de los ingresos y los cambios técnicos, que el efecto sustitución, que considera que el crecimiento económico se determina por la evolución de los precios y costes relativos de una economía.

2.- El tiempo histórico dinámico

El tiempo no es reversible, de manera que puede ser muy costoso y difícil darle la vuelta a una decisión ya ejecutada. La verdadera escasez en economía es el tiempo. Tiene una importancia primordial la ruta que se toma después de cualquier cambio o toma de decisión. La tendencia en el largo plazo será el resultado de una sucesión de períodos cortos. Por lo tanto no existen equilibrios de largo plazo independientes de la trayectoria seguida durante la transición.

Optaremos por construir modelos dinámicos que tengan en cuenta la evolución en el tiempo de los stocks de activos físicos o de riqueza financiera, y que puedan explicar las recomposiciones de las estructuras productivas. El tiempo es dinámico. El equilibrio, por lo tanto, no es independiente de la ruta tomada o elegida. Ello está en línea con los últimos desarrollos matemáticos no lineales construidos en torno a las nociones de histéresis, de dependencia del camino adoptado, de la irreversibilidad, y que implican la existencia de equilibrios múltiples.

3.- Efectos nefastos de la flexibilidad de precios

Se rechaza el papel que en la teoría neoclásica se concede a los precios relativos. Atribuiremos un mayor peso al Efecto Renta (la evolución de los diversos agregados se explica mejor y en mayor medida por las fluctuaciones de los ingresos y los cambios técnicos), que al Efecto Sustitución (elecciones de consumidores o productores por evolución de los precios relativos).

La flexibilidad de precios y salarios puede ser desestabilizadora. Mientras que los autores neoclásicos afirman que la caída de los salarios nominales y reales contribuye a enderezar la economía hacia el pleno empleo, en realidad la flexibilidad de salarios nominales y reales empeora la situación al reducir la demanda efectiva. Se disminuye el poder de compra de los trabajadores y se aumenta la carga de las deudas de los empresarios y familias.

4.- La economía monetaria de la producción

Se debe tener en cuenta que los contratos son pactados en unidades monetarias, que las empresas tienen deudas, y que las familias poseen activos, todo lo cual impone determinadas restricciones financieras. Las deudas constituyen una característica ineludible de las economías monetarias de producción.

La mayor o menor propensión de las familias o empresas a conservar o renunciar a los activos menos líquidos puede provocar una crisis (paradoja de la tranquilidad de Hyman Minsky, y Teoría de Deflación por Deuda de Irving Fisher). El sistema bancario concede créditos a clientes potenciales con solvencia, y la reputación de solvencia depende sobre todo del grado de endeudamiento: principio de riesgo creciente de Kalecki o Hipótesis de Inestabilidad Financiera de Hyman Minsky.

5.- Una microeconomía realista

Las motivaciones que explican el comportamiento de los consumidores y de las empresas son muy diferentes a las asumidas por la ortodoxia. La aproximación dominante considera que el principio de utilidad marginal decreciente rige el comportamiento de los consumidores; y el principio de rendimientos decrecientes el de las empresas, que operan bajo competencia perfecta.

Sin embargo, el análisis del consumidor debe tener un carácter interdisciplinar. Se alimenta de numerosas fuentes, desde trabajos psicológicos, especialistas en márquetin, institucionalistas, hasta la escuela basada en el comportamiento humano. No se apoya en ningún enfoque axiomático, sino en unos principios que den la razón a los comportamientos observados.

Finalmente, las empresas operan en mercados de competencia imperfecta, básicamente en mercados de oligopolios. Además son interdependientes, pues las decisiones de unas tienen repercusiones sobre otras; desempeñando la planificación un papel sustancial, es decir, se toman muchas decisiones estratégicas en función de un horizonte de largo plazo.

A partir de aquí ya disponemos de los mimbres necesarios para implementar una nueva política económica que permita en última instancia hacer frente a los retos a que nos enfrentamos, y no cometer los gravísimos errores de las últimas décadas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba