Desde la heterodoxia

Bankia y las mentiras del capitalismo popular

Llama la atención la enorme cantidad de tinta que el "establishment" patrio despilfarra cada día para criticar sin piedad el programa económico de la fuerza política emergente. Se vale y se nutre del análisis de los "expertos" de siempre, aquellos que aún a fecha de hoy siguen sin entender por qué hemos llegado hasta aquí. El último ejemplo es el escándalo de Bankia. Falló todo, la supervisión del regulador y la auditora, el engaño y codicia de los gestores, el uso partidista y espurio que hicieron los gobiernos del PP de Valencia y Madrid de las respectivas cajas, y, finalmente, el traslado a los contribuyentes -por éste y el anterior gobierno- del problema que todos ellos generaron.

Sin embargo, como siempre, nos quedamos en la anécdota, no vamos a la raíz del problema. ¿Qué está pasando para que los casos de fraude contable, aquí y allá, se generalicen por doquier? No encontrarán respuesta alguna en esos "expertos", dedicados en cuerpo y alma a "analizar" el programa económico de otros. Sin embargo, de vez en cuando, nos topamos con determinados análisis económicos que nos devuelve la fe en nuestra profesión de economistas. Uno de esos casos raros es James Montier, estratega de la gestora de fondos estadounidense GMO, cuyos estudios siempre tienen algo que aportar. Acaba de publicar recientemente un artículo sublime bajo un título sugerente, “The World Dumbest Idea”, algo así como “la idea más muda del mundo”. En él encontramos la razón de fondo de la enorme cantidad de fraudes contables.

Maximizar el valor de la acción                                                                 

Montier empieza explicando cómo las finanzas ofrecen sin duda un amplísimo abanico de pésimas ideas, todas ellas alrededor de hipótesis falsas -eficiencia de los mercados, racionalidad de los inversores…-. Y entre esas malas, malísimas ideas, analiza una de ésas asumida ya no solo en determinados ambientes académicos, sino también en el oxímoron de la sabiduría convencional, es decir, entre los que habitan en el mundo real. Nos referimos a la maximización del valor de los accionistas.

La subida a los altares y la sacralización de la maximización del valor de la acción se remonta a un editorial de Milton Friedman de 1970 en el que sostenía que "solo hay una responsabilidad social de las empresas, utilizar sus recursos y participar en actividades diseñadas para aumentar sus ganancias...". Al amparo de la llegada al poder de los neoconservadores Ronald Reagan y Margaret Thatcher, la imposición de la Teoría Neoclásica se tradujo, desde el lado del gobierno corporativo, en cómo conseguir que los ejecutivos se centrasen en la maximización de la riqueza de los accionistas. Combinando la hipótesis de eficiencia de mercados con la Teoría de Agenciaello se lograría, según la economía financiera neoclásica, maximizando el precio de la acción. Para ello habría que alinear los intereses de los gestores con el de los accionistas, remunerando de manera generosa a los primeros según la evolución del precio de la acción.

Montier plantea una crítica atroz al objetivo de la maximización del valor de la acción. Demuestra en primer lugar que ha fracasado en su objetivo último. En el período donde la maximización del precio de la acción se impuso como dogma del gobierno corporativo, los accionistas no solo no obtuvieron mayores retornos, sino que en realidad se produjo un desempeño corporativo mucho más pobre.

Las mentiras del capitalismo popular

Sin embargo, las implicaciones y daños causados por el foco unívoco y exclusivo del gobierno corporativo hacia la maximización del valor de la acción son mucho más amplios y afectan a toda la sociedad. James Montierapunta en esencia a tres hechos estilizados. En primer lugar la disminución y las bajas tasas de inversión de las empresas, aspecto fundamental del que ya hemos hablado en otros blogs previos. En segundo lugar la desigualdad creciente; y, finalmente, y relacionado con el punto anterior, una participación del factor trabajo sobre el PIB cada día más baja.

Teniendo en cuenta la disminución de la esperanza de vida tanto de una empresa como de la permanencia del director ejecutivo de la misma en su puesto, es normal que muchos directivos estén dispuestos a sacrificar valor a largo plazo para obtener beneficios a corto plazo. Ello se traduce en menores inversiones en las empresas que cotizan en bolsa. Concretamente para Estados Unidos la tasa media de inversión anual sobre los activos totales es casi dos veces mayor entre las empresas que no cotizan en bolsa (6,8%) frente a aquellas que sí cotizan (3,7%). Esta preferencia por la baja inversión tiene sentido dada la alineación de los ejecutivos y accionistas. Hemos pasado de un cambio en el modus operandi de conservar y reinvertir, previo a la era de maximización del valor de la acción, a reducir y distribuir actual.

Para ver cómo además todo esto está relacionado con la creciente desigualdad sólo es necesario entender quién se beneficia de un mercado de valores ascendente. Solamente aquellos que poseen acciones. El 1% acapara casi la mitad del mercado de valores. Si examinamos además la relación entre la remuneración del equipo gerencial y los trabajadores, la situación alcanza niveles grotescos. Incluyendo salario, bonos, donaciones de acciones restringidas, opciones ejercidas, y los pagos de incentivos a largo plazo, la relación en Estados Unidosse ha incrementado de 20 veces en 1965 a un las 300 veces actuales. En España todavía es peor. No hay ninguna duda de que la maximización del valor de la acción ha jugado un papel importante en el aumento de la desigualdad.

Ahora trasladen esta dinámicaa una Caja de Ahorros quebrada, transformada en un banco, con una gerencia ávida de remuneración inmediata, porque ellos se lo merecen, y unos políticos y supervisores mirando a otro lado, ocultando la situación ante los ojos de la ciudadanía. Al final, claro está, todo esto tenía que estallar. ¿Y quién lo acaba pagando? Pues, eso, ¡el capitalismo popular es un cuento chino!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba