Desde la heterodoxia

Banco malo: no con mi dinero

La solución con que el nuevo Gobierno salido de las urnas afronte la reestructuración del sistema financiero español va a ser vital no solo para nuestra economía, sino también para su propia supervivencia política. Un mal paso en este punto sería la puntilla final para la economía española.

En mi blog anterior se detalló una propuesta de reestructuración de la deuda privada y reordenación del sistema financiero fruto de un análisis diferente de la actual crisis económica. El problema de la economía española y de parte de Occidente no es el Euro, ni tan siquiera el sector público, es la brutal acumulación de deuda privada. Concretamente se proponía un banco malo donde pagaran acreedores, como en Suecia, pero que a la vez permitiera una reducción de la deuda de los agentes endeudados, como el rescate de la Gran Depresión.

En las últimas semanas se está hablando mucho de la creación de un banco malo siguiendo el Plan Guindos, que compre los activos tóxicos del sistema bancario español, financiado por la emisión de deuda del Estado. Sin embargo no es una solución ni económica ni políticamente razonable.

El banco malo instrumentado como un vehículo fuera de las entidades financieras, con vínculos jurídicos distintos, representa un cierto avance respecto a las soluciones adoptadas en Bankia o Novacaixagalicia. En estos casos el banco malo dentro de la propia entidad no es un compartimento estanco, se trata de una ficción contable que finalmente acaba contaminando todo.

Si el banco malo, como vehículo jurídico distinto, se financia exclusivamente con emisión de deuda pública, en plena crisis de deuda periférica, acabaría pasando una tremenda factura a la economía española, es decir, a la ciudadanía. La deuda española, actualmente muy castigada, en mínimos desde 1997, sufriría una penalización adicional por su papel en el rescate de un sistema que continuaría haciendo aguas. Cuanto más tenga que emitir el Tesoro, más carga financiera pone sobre los hombros de su país. Si además el banco malo sobrepaga en la compra de activos tóxicos la situación se volvería explosiva.

Activos tóxicos sobrevalorados a costa de los contribuyentes

No sólo en España se escuchan voces críticas sobre un banco malo donde los acreedores se vayan de rositas, con el consiguiente papel de devorador de deuda pública. John Hussman, uno de los mejores gestores de renta variable de Estados Unidos, en su momento afirmó que “si se sobrevaloran los activos tóxicos al pasarlos de las entidades financieras al banco malo, y todo recae sobre los contribuyentes, la carga real de la acumulación de deuda del Estado que implican los rescates tendrá que ser devaluada a través de la inflación, o implicará unos reclamos tan onerosos, que afectará a la producción e inversión en capital futura del país”. Es decir, recesión y, por tanto, más paro.

Volviendo a España, Aristóbulo de Juan, elaboró un informe sobre el saneamiento del sistema financiero español. Se trata de una alternativa distinta a nuestra propuesta de reestructuración del sistema financiero. Lo más importante de dicho estudio, al margen de las cifras necesarias para un saneamiento definitivo de nuestro sistema financiero, es el mecanismo de rescate propuesto por el autor, 50% a cargo del contribuyente y 50% a cargo del sistema financiero, con la correspondiente limpieza de propiedad y gestión de las entidades rescatadas, por razones de justicia y eficacia.

Según insiste Aristóbulo a día de hoy, lo primero que hay que hacer es “una vez unificados los tres fondos de garantía de depósitos en uno sólo, tal como ya ha hecho Elena Salgado, las entidades financieras deberán aumentar considerablemente las aportaciones a este fondo de garantía de depósitos, desde cifras inferiores al uno por mil de los depósitos, a cuantías entre el dos por mil y el tres por mil”. Esto significaría un duplicar o incluso triplicar el tamaño del fondo, evitando que su peso recayera totalmente en el contribuyente.

A su vez, “el FROB debería aportar anualmente, con cargo a pérdidas, una cuantía igual a la que el conjunto de las entidades financieras aporten a cada uno de los tres fondos de garantía existentes”. Con las aportaciones de las entidades financieras y del FROB estaríamos hablando de cifras anuales entre el cuatro y el seis por mil de los depósitos, cuantía nada desdeñable.

De Juan recalca que “el FROB además prestaría dinero al fondo de garantía, en una cifra que estima alrededor de 90.000 millones, aspecto que permite la ley que creó el FROB. El nuevo fondo unificado dispondría de la financiación necesaria para sus nuevos fines”.

El fondo de garantía único “compraría los activos tóxicos, especialmente suelo, en cuantía suficiente para llegar a un saneamiento total. Se adquirirían a valor en libros después de provisiones, dando por bueno el que reconoce Banco de España”. Actuaría así “a modo de un banco malo, como hizo en la crisis de los 80. No haría falta, pues un banco malo de nueva creación”.

Las pérdidas, a efectos de Bruselas, no se enjuagarían de golpe, at front en terminología inglesa, sino que se distribuiría año a año, en función de la devolución al FROB de los préstamos al fondo de garantía. Este modelo aliviaría en gran medida las arcas del Estado o lo que es lo mismo, daría un poco más de aire al Gobierno y presionaría menos a la ciudadanía.

La financiación se haría mediante la emisión de deuda del FROB con Euroavales del fondo de estabilidad europeo, aunque tal como el propio Aristóbulo reconoce “se desconoce cómo funcionará finalmente.”

España se juega mucho en la reestructuración del sistema financiero, y la forma en que se afronte sí que importa. Cualquier solución que recaiga exclusivamente en los contribuyentes se verá abocada al fracaso. Implicará unos reclamos tan onerosos, que afectará a la producción e inversión en capital futura del país.

Al hilo del FROB, éste recientemente ha comunicado a la CNMV su participación como accionista indirecto en multitud de empresas españolas. Pero más allá de ello el FROB debería servir de germen para una banca pública, pero eso lo trataremos en un próximo blog.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba