Desde la heterodoxia

Austeridad y recortes, quién los pide y por qué

Las medidas de austeridad fiscal implementadas por las autoridades económicas europeas, junto a los recortes salariales y al empeoramiento de las condiciones laborales, son los responsables últimos de la recesión económica en la que ya está inmersa la Zona Euro. Para el último trimestre del año 2011 el PIB de la zona Euro descenderá respecto al trimestre anterior entre un 2% y 3% en términos anualizados. Ahí es nada.

Existe una idea generalizada y un cierto hartazgo de que los mercados piden reformas estructurales y castigan a aquellos países que no las implementan. No, eso no es así. Los mercados financieros en los últimos dos años han estado castigando una y otra vez, de manera implacable, a todos y cada uno de los Estados que además de presentar problemas de crecimiento económico futuro, implementaban políticas económicas restrictivas. La restricción fiscal y salarial hunde aún más la demanda efectiva, y prolonga en el tiempo la actual crisis de endeudamiento público y privado de las principales economías occidentales. Entonces quiénes son los que piden ajustes fiscales y recortes salariales y por qué.

Alemania

Alemania, y Frau Angela Mekel se encuentran al frente de la ortodoxia económica y fiscal europea, demandando y exigiendo a los demás miembros de la Zona euro ajustes fiscales y recortes salariales. Sin embargo, bajo los gobiernos de Angela Merkel el consumo público ha contribuido positivamente al crecimiento económico y los salarios han subido por encima de la inflación. Lo único que le importa al país germano es recuperar el ahorro que ha prestado al sur de Europa, tras inundarnos de sus productos manufacturados, y recapitalizar su sistema financiero.

Por eso la señora Merkel con el fin de garantizarse el pago de todos y cada uno de los distintos deudores está llevando la negociación hasta el límite, es decir, hasta el rescate de los diferentes países periféricos atacados por los mercados.

El sistema bancario

El sistema bancario, a través de sus diferentes miembros, también pide ajustes duros para la economía española. Resulta curioso como después de las tropelías de una parte del mismo exigen sin ningún rubor sangre, sudor y lágrimas al resto de los ciudadanos. La banca española expandió sus balances de manera incontrolada. Sus activos crecían mediante la concesión de créditos y préstamos, básicamente alrededor del sector inmobiliario, y se financiaba con deuda en el mercado de capitales. En un contexto de aumento de la mora de los préstamos ya concedidos y de la necesidad de limpiar más los balances, su solvencia aún no está garantizada y por lo tanto el grifo del crédito continuará cerrado.

Es más necesario que nunca un banco malo, pero no a cargo de los contribuyentes, donde paguen acreedores, como en Suecia, pero que a la vez permita una reducción de la deuda de los agentes endeudados, como el rescate de la Gran Depresión. Además en las entidades intervenidas la propiedad y la gerencia no deberían ser rescatadas.

Los empresarios

Lo más llamativo es la petición de duros ajustes por parte de la CEOE. Los empresarios industriales, junto con los trabajadores, son los grandes perdedores de esta crisis. En el momento actual no representan un contrapoder frente a la élite financiera.

Henry Ford en La Gran Depresión afirmó: "Ningún tema es más importante que el de los salarios. Si nosotros repartimos mucho dinero, éste acaba gastándose y enriquece a los negociantes, los vendedores, los fabricantes y los trabajadores, y esta prosperidad se traduce en un aumento de la demanda de nuestros automóviles. Fijamos el salario mínimo en 5 dólares diarios, al mismo tiempo que redujimos la jornada laboral a 8 horas en lugar de 9, y la semana, a 48 horas". El factor trabajo se encuentra en una crisis profunda, su participación en la renta se encuentra en mínimos históricos, y ya no puede asumir sacrificios adicionales.

Los académicos

Pero todas estas peticiones de recortes encuentran su justificación en los argumentos de gran parte del mundo académico. Fueron incapaces de prever la actual crisis económica por la falsedad de las hipótesis básicas a partir de las cuales se elaboran sus teorías y recetas. Pero a pesar de ello siguen postulando políticas económicas basadas en la austeridad, liberalizaciones y privatizaciones, y una combinación de sindicatos débiles, mayor flexibilidad del trabajo, y congelación y reducción de salarios.

¿Cuándo se darán cuenta que los ajustes fiscales y salariales en economías con balances privados quebrados, como la nuestra, acaban por hundirla definitivamente? ¿No bastará la recesión económica en la que ya estamos inmersos para cambiar el rumbo? Los grandes especuladores del mercado ya hace tiempo que lo saben, y por eso atacan a aquellos países que se dejan llevar por los recortes y ajustes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba