Desconfíen siempre del Gobierno

Los intereses de los intereses

Un esfuerzo más de nuestras Administraciones Públicas y ya estaremos en una deuda pública que superará al PIB. Los últimos datos del Banco de España cifran la primera en un 98,9% del segundo. Algunos razonan como un problema deber más de lo que se produce en un año. No es así por dos motivos. El primero: porque deber más de lo que se gana en un año es algo mucho menos peligroso de lo que parece; y el segundo: porque los ingresos de las Administraciones no son el PIB sino muchos menos.

Deber más de lo que se ingresa en un año no es el problema

Cualquiera que tenga un salario medio por el que ingrese libre de impuestos, por ejemplo, 18.000€ al año, podría endeudarse sin problemas por 100.000€ para adquirir una vivienda, siempre que pactara un plazo suficientemente largo para el pago de la misma. Pongamos que en 30 años, puesto que los pagos periódicos de capital e intereses no superarían el 30% de los ingresos. Luego está el problema de que los ingresos no desaparezcan, o vayan muy a menos o de que los tipos suban.

Pongamos el ejemplo del Estado. Sus ingresos serían el PIB si todo fuera Estado (cuya deuda es el 86,4% del PIB, correspondiendo el 12,5% de la deuda pública sobre la misma magnitud al resto de Administraciones) pero, gracias a Dios, no lo es. Los ingresos del Estado son básicamente los impuestos que si fueran del 100% igualarían al PIB y que serían igual a cero si uno cree en la famosa curva de Laffer porque ¿para qué hacer nada si todo es para el Estado? Los ingresos del Estado en España está en el entorno de los 120 mil a 125 mil millones anuales de euros (depende un poco del año) lo que viene a representar el 12% del PIB. Como su deuda es de 885 mil millones de euros, lo que debe respecto de sus ingresos está alrededor del 720% de sus ingresos anuales. Algo así como si el hombre de nuestro ejemplo, el de los 18.000€ anuales de ingresos netos debiera unos 130.000€. Esto ya es otra cosa.

Al tipo medio al que está financiada nuestra Administración Central, 3,56% según los últimos datos que muestran que es el más bajo de la Historia para la que disponemos estadísticas, eso supone alrededor de 31 mil millones de euros anuales, dato que millardo arriba, millardo abajo, se compadece con lo que reflejan las estadísticas oficiales. O dicho de otro modo, la cuarta parte de lo que ingresa el Estado va para pagar los intereses de la deuda. Si la diferencia entre los ingresos y gastos estatales antes del pago de intereses fuera de esos 31,5 miles de millones de euros, la deuda no crecería nunca pero no se amortizaría. Algo así como si el hombre de nuestro ejemplo, viviera con 1.125€ al mes, dedicando lo que falta hasta los 1.500€ mensuales al pago de intereses. Una vez fallecido dejaría su casa con una hipoteca de 130.000€ de la que nunca habría amortizado un solo euro. Bueno, me dirán algunos, ¡pero ha disfrutado de habitación por el 25% de sus ingresos! No está mal. Eso sí: siempre que sus ingresos no caigan o los tipos suban, pero esos riesgos los vamos a obviar.

El problema es no atender los intereses

Otra cosa es si nuestro hombre gastase más de 1.125€ al mes, el 75% de sus ingresos, aunque menos que la totalidad de los mismos: no podría pagar los intereses y la deuda crecería todos los meses por los intereses no atendidos y los intereses de los intereses no atendidos. Es posible que a su muerte, la vivienda valiera menos de la deuda acumulada, si es que su banco no se la hubiera embargado antes de que así fuera. Una cosa peor es si nuestro ciudadano medio gastase todos los meses más de lo que ingresa. Entonces la deuda crecería por la diferencia entre sus ingresos y gastos, los intereses no atendidos y los intereses de los intereses no atendidos. ¡Un despropósito!

Esta es, lamentablemente, la situación de nuestro Estado que, por ejemplo, el año pasado gastó antes del pago de intereses un 9% más de lo que ingresó, por lo que su deuda tuvo que crecer en ese importe más los intereses no atendidos más los intereses de los intereses no atendidos. Este año, hasta julio, la cosa va un poco mejor porque los gastos antes del pago de intereses sólo han superado en poco más del 5% a los ingresos, pero está claro que mientras no consiga una diferencia que le permita pagar los intereses y los intereses de los intereses no atendidos la deuda seguirá creciendo. Eso o el tipo al 0%, para que los intereses sean iguales a cero, dirá alguno. Bueno sí, eso y que los ingresos igualen a los gastos, que no es poco.

En lo del tipo al 0% ya está el BCE. En lo otro, debería estar el Gobierno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba