Desconfíen siempre del Gobierno

Un billón de pesetas al mes no es austeridad

Mientras discutimos qué hacemos con España, la deuda de las Administraciones Públicas sigue creciendo. El Banco de España acaba de publicar los datos a septiembre de 2014: 54 mil millones de euros más que a diciembre de 2013, lo que representa un crecimiento del 5,6%. Otra manera de entenderlo: 6 mil millones de euros, un billón de pesetas más al mes. Es posible que a algunos les sorprenda el incremento cuando el Gobierno no para de contarnos las excelencias de su gestión económica.

Algunas cosas han mejorado…

No cabe duda de que algunas cosas han mejorado. El déficit primario (ya saben: la diferencia entre los ingresos y pagos públicos antes del pago de los intereses de la deuda) se ha reducido, y mucho, en 2014. En los tres primeros trimestres de 2014 ha disminuido en 12 mil millones de euros respecto al mismo periodo de 2013, pasando así de 19 mil millones de euros a 7 mil millones de euros Lo mismo ocurre en el resto de las Administraciones tomadas como conjunto, su déficit primario se reduce… pero sigue habiendo dicho déficit. Mientras subsista el mismo, la caída en los tipos de interés no soluciona el problema. Habrá que endeudarse para cubrir dicha diferencia negativa y para pagar, además, los intereses que podrán, incluso, descender a pesar del crecimiento de la deuda, pero la deuda no parará de crecer. En todo caso lo hará a ritmos más lentos.

Pero no todos gestionan igual de bien

Mientras tanto, los hogares han reducido su deuda en 25 mil millones de euros para el mismo periodo, es decir un 3,3%; y las sociedades no financieras en 23 mil millones de euros, o lo que es lo mismo un 2,3%. Así, el conjunto de los residentes en España (particulares, empresas y Administraciones) han visto crecer su endeudamiento en 6 mil millones de euros, de nuevo el billón de pesetas, en los nueve primeros meses de 2014, un 0,2% más.

Está claro que la gestión que de sus cuentas hacen los particulares y las empresas se compadece más con los tiempos que corren, que la que hacen las Administraciones Públicas; y está claro también que la deuda que unos amortizan (48 mil millones de euros), no llega para financiar las necesidades de nueva financiación que tiene la otra (54 mil millones de euros). No es cierto, por tanto, que las Administraciones estén en la austeridad. Salvo que llamen austeridad sólo a gastar menos que antes, aunque sea más de lo que pueden y, lo que es más importante, de lo que podrán, porque todos comprendemos, las empresas y los particulares también, que en un momento dado se puede gastar más de lo que se ingresa si luego se invierte la tendencia con la finalidad de poder pagar a los acreedores. Lo contrario es el camino directo a la suspensión de pagos.

Un billón de pesetas mensual de crecimiento de la deuda pública, cuando las empresas y las familias vienen reduciendo en casi 900 mil millones de pesetas su endeudamiento muestra no sólo dos estilos de gestión: el del que tiene respeto al futuro y el del que no lo tiene, sino también por qué no hay crédito para el sector privado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba