Desconfíen siempre del Gobierno

Malos y / o tontos

De mis tiempos en la banca privada recuerdo algún banquero de los de antes con frases sentenciosas que nos explicaban a los jóvenes toneladas de sabiduría acumulada en unas pocas palabras. Una de las mejores, cuando discutíamos sobre infidelidades de empleados, era la de “un malo se lo lleva pero un tonto te lo hunde”. Y esta frase me viene estos días a la cabeza a la vista del comportamiento de las autoridades de Bruselas sobre todo el problema de la zona euro y, de manera muy especial, ahora que se está discutiendo sobre la salida de Grecia del euro, como posibilidad de actuación política. Mientras Grecia esté en el euro, como he venido manteniendo, no puede producirse corralito siempre que el BCE actúe como debe ante una retirada masiva de depósitos, es decir: como prestamista en última instancia. También he dicho, que si se prevé dicha salida, se producirá una retirada masiva que sólo podrá compensarse con la actuación del BCE que he indicado. Es una pescadilla que se muerde la cola, como todo el absurdo sistema bancario de reserva fraccionaria que requiere un banco central que pueda emitir dinero sin límite para asegurar su funcionamiento, siempre malo.

Y ahora llegan las autoridades europeas y reconocen que están estudiando la salida del Grecia del euro y que, ante las posibilidades de retiradas masivas de depósitos, están viendo de suspender de manera excepcional, porque es la única que permite el Tratado de la Unión, la libre circulación de capitales desde Grecia y limitar la retirada de fondos de los bancos griegos. Está claro que han decidido hundir lo poco que quedaba de Grecia por no asumir la suspensión de pagos de su estado, que no es sino una parte, muy importante, de Grecia pero no toda Grecia.

¿Son muy listos o rematadamente tontos? 

Esta forma de actuar sólo puede tener dos explicaciones: o son muy listos, y no quieren que los inversores en bonos griegos asuman la correspondiente quita; o son muy tontos, y van a hundir la península helena en las aguas del Egeo. Lo mismo pasa con el convencimiento pertinaz que tienen para no dejar liquidar entidades bancarias en otras partes de la Unión, lo que ocasionaría pérdidas a sus accionistas y acreedores no garantizados por los mecanismos correspondientes, en lugar de hundir a estados completos en la operación de salvamento.

Ya sé que algunos me volverán a decir que la suspensión de pagos de los estados y la liquidación de las entidades no es sino una prueba del fracaso del sistema de libre mercado. Siento disentir. La suspensión de pagos de los estados será en todo caso el fracaso de unos agentes que no han sido capaces de gestionar sus finanzas, porque creían que las leyes de la economía no les eran aplicables. La liquidación de los bancos que haya que liquidar, demostrará el de las entidades liquidadas. No es el sistema de libre mercado el que ha fallado. Lo que ha ocurrido es que no se está dejando a dicho sistema funcionar  y ese es nuestro problema. En el sistema de libre mercado, lo normal es que bien por impericia, bien por mala suerte, los agentes que no son capaces de financiarse desaparezcan con independencia de su tamaño. Lo que está ocurriendo, y así nos va, es que el sistema de libre mercado sólo se aplica a los pequeños.

El enfado de los ciudadanos europeos tiene que ver con este libre mercado asimétrico y que nos vuelve al comienzo de este artículo: o las autoridades son muy listas, saben lo que hacen, y al menos a ellas les está mereciendo la pena lo que está ocurriendo; o son muy tontas y estamos gobernados por una pandilla de incapaces.

@rubenmansolivar


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba