Desconfíen siempre del Gobierno

Crisis al contado o a plazos

Bueno, pues aquí me tienen de nuevo después de una temporada de silencio. Disculparán ustedes el mismo, pero no les quepa dudas de que las razones han sido buenas para ello. Retomo mi espacio y quisiera volver a hablar del rescate bancario. Ya sé que muchos de ustedes pensarán que es una pesadez, pero me preocupa mucho que se nos olvide que al subsector de cajas de ahorros se le ha ayudado a costa de nuestros bolsillos, con la excusa de que de otro modo habría sido peor.

Nos olvidamos de 2006

No les voy a aburrir con mi vieja tesis de que los problemas deberían haberse dejado aflorar ya en 2006, para que estas instituciones hubieran corregido su actuación antes, porque siempre me responderán que sí pero que ya estábamos en 2012 cuando se ha decidido actuar en su ayuda. Sin embargo, si quiero rebatir algunos argumentos como que los accionistas y cuotapartícipes de algunas entidades han perdido un elevado porcentaje de su inversión, así como algunos acreedores no ordinarios (bonistas preferentes y subordinados), pero para afrontar el tema necesito que dejemos al margen las materias que corresponden a los jueces, es decir: el tema de la indebida o no comercialización de determinados productos entre la clientela. Si los jueces consideran que hubo compradores de títulos que fueron engañados, que se les reponga en sus derechos y si no, pues no.

Llegados aquí, lo relevante no es si en 2012 por no haber actuado antes, ya no podíamos dejar caer a las entidades y, por tanto, hemos de pagar entre todos el desastre. Es verdad que en 2012 el desastre era mayor ya que en 2006, pero debía ser pagado por los mismos que en 2006, es decir: los tenedores de títulos de capital y todos los acreedores no ordinarios. Después de eso, el Estado podría reponer, si hiciera falta y porque a ello se había comprometido, la parte de los acreedores ordinarios que en cada institución superase individualmente los cien mil euros garantizados. Mejor sería que su compromiso hubiera permanecido en los veinte mil euros previos a la crisis, puesta subida es una de las causas de la subida de la prima de riesgo. Pero en 2012, ya estaba hecho.

Pagar la crisis de una vez

No podemos seguir funcionando con la idea de que las cosas se podían haber hecho mejor, pero que como no se hicieron, hay que seguir haciéndolas mal. Las patadas adelante nunca salen más baratas. Creer que las ayudas al subsector de cajas en 2012 van a salir más barato que haber reconocido la totalidad de las pérdidas y habérselas hecho asumir a tenedores de títulos de capital y créditos no cubiertos por los mecanismos de garantía, es no comprender que lo que no se paga al contado se paga siempre a plazos y con intereses. Y no es una metáfora. Los intereses de nuestra deuda se han disparado como consecuencia del apoyo al subsector de cajas. Las ayudas a dichas instituciones tal vez se recuperen, como afirma el Gobierno, incluso con intereses, como afirma el Gobierno, pero el incremento del coste del resto de nuestra deuda (622.000 millones de euros en el caso de la Administración Central) es un coste elevadísimo, no cuantificado siquiera, que se lleva los recortes, algunos necesarios desde antes de la crisis como afirma el Gobierno.

La crisis habría sido más profunda en 2006 de lo que fue o en 2012 de lo que fue. Eso es verdad. A cambio tendremos una crisis en forma de un larguísimo periodo de bajo crecimiento, que nos habríamos ahorrado. Miren como va Islandia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba