El australiano cayó en el Open de Madrid

Detenido en Madrid el padre del tenista Bernard Tomic por agredir a uno de sus técnicos

La Policía Nacional detuvo el pasado sábado al padre del tenista australiano por propinar un cabezazo a uno de los entrenadores de su hijo. El juicio rápido será el día 14 de este mes por petición de acusado.

El juicio rápido que sentaba este lunes en el banquillo a John Tomic, padre del tenista Bernard Tomic, no se ha celebrado al no contar con la imprescindible conformidad del acusado y finalmente se celebrará el próximo 14 de mayo, a las 11 horas, en el Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid, por un presunto delito de lesiones.

El padre del tenista Bernard Tomic, que compite estos días en el Mutua Madrid Open, fue detenido por dar un cabezazo al compañero de entrenamientos de su hijo, el francés Thomas Drouet, en el Paseo de la Castellana.

Los hechos ocurrieron sobre las 15.30 horas del sábado a la altura del número 131 del Paseo de la Castellana, muy cerca de la glorieta de Cuzco. Según la primeras averiguaciones policiales, el padre de Bernard, John Tomic, había mantenido desde su llegada al aeropuerto de Barajas una fuerte discusión con Drouet.

Así, en un momento dado, cuando los tres iban camino al hotel, se inició un forcejeo en el que el progenitor del tenista australiano pegó un fuerte cabezazo al francés, dejándole tirado en la vía pública sangrando abundantemente por la parte superior de la nariz.

Así le encontraron los sanitarios del Samur-Protección Civil cuando llegaron al lugar. El herido, que estaba acompañado del tenista, fue trasladado a la Fundación Jiménez Díaz, ya que padecía una fractura de tabique nasal. Poco después, la Policía detuvo al agresor en el hotel y se dispuso un juicio rápido que finalmente ha sido aplazado hasta el día 14, según han detallado fuentes judiciales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba