Deportes

Martino se va del Barça, sin necesidad de que le echen: "Lamento no haber podido lograr los objetivos"

No por estar previsto, el anuncio de la marcha del Tata Martino del Barcelona se convirtió en noticia tras el 1-1 del Camp Nou que dio el título de Liga al Atlético y, por tanto, privó de él a los culés. "Quería comunicarles de común acuerdo con el club que dejamos de ser técnicos del Barça", fueron las primeras palabras del argentino, que sustituyó la habitual rueda de prensa post partido por una comparecencia en la que no se admitieron preguntas y etuvo flanqueado por el presidente, Josep Maria Bartomeu, y el director técnico, Andoni Zubizarreta.

"Felicito a un rival como el Atlético que nos lo encontramos seis veces y fueron mejores", dijo el Tata, para pasar directamente al apartado de agradecimientos. "Quiero agradecer al club, al presidente, a Sandro Rosell y a Zubizarreta. Lamento no haber podido llegar con los muchachos a conseguir los objetivos. Lo intentamos con toda la dignidad posible. Quiero agradecer a todos los que nos dieron apoyo. Trabajamos con mucha cordialidad".

"Quería comunicarles de común acuerdo con el club que dejamos de ser técnicos del Barça", anunció el argentino

Y Martino siguió hablando, con gesto emocionado, pero manteniendo siempre la compostura: "No hablaré de los futbolistas como tal, sino que me quedo con su calidad humana, algo impagable. El Barça tiene un gran patrimonio en ellos porque son jugadores realmente admirables. Fue un orgullo dirigir al Barça. Admirábamos desde fuera y ahora desde dentro. Volverán grandes cosas y grandes momentos al club. Agradecer a la prensa el trato dado", terminó.

El argentino tenía tantas ganas de marcharse antes de que le echaran, que nada más terminar de hablar se levantó, aunque fue requerido por Bartomeu para que esperara sentado a que hablara Zubizarreta. Curioso que nada más acabar el partido, Zubi dijera: "¿Novedades? De momento, vamos a acabar la semana. Vamos a recogernos todos después de no conseguir la Liga".

"Lamento no haber podido llegar con los muchachos a conseguir los objetivos. Lo intentamos con toda la dignidad posible"

El pasado verano, cuando Martino aún entrenaba a su Newell's, lo que le llevó a decir no a la oferta de la Real Sociedad para ser el sustituto de Montanier, el rosarino no podía imaginar que el destino le tenía reservada la oportunidad de su vida: dirigir a uno de los mejores equipos de la historia.

No es de extrañar por ello que llegara diciendo que aterrizar en el Camp Nou era un regalo, el sueño de cualquier entrenador. La triste recaída de Tito Vilanova le llevó ilusionado al Barça de la mano de un presidente que salió huyendo de la entidad en cuanto la Audiencia Nacional lo puso en el punto de mira por la opacidad en el fichaje de Neymar.

Heredó un cuerpo técnico que tuvo que encajar con el suyo y se encontró respondiendo en la sala de prensa a preguntas que no le correspondía responder a él. Normal que al poco tiempo de llegar dijera aquello de que parecía que para entrenar al Barcelona había que ser de la cantera u holandés.

Sentado al lado de Martino estuvo Zubizarreta, quien sabido es que ya ha negociado el fichaje de Luis Enrique como sustituto del argentino. El director deportivo se limitó a elogiar su figura y darle las gracias. No hubo aplausos. Sólo silencio. Así se marcha el Tata. Se va antes de que le echen, algo poco habitual en el mundo del fútbol. De hecho, su honradez lo es.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba