Deportes

"Pensar que los periodistas podemos generar violencia me parece una tremenda estupidez"

Siro López ha narrado baloncesto toda su vida, ha sido director de comunicación del Deportivo y director de deportes de Telemadrid, pero su más reciente fama está en ser uno de los más cotizados tertulianos en la televisión deportiva nocturna.

Siro López.
Siro López.

Siro López tiene unos últimos años de gran fama por las tertulias deportivas televisivas, pero lleva una vida entera en los medios de comunicación deportivos. Habla pausado, con calma, no sin cierto contraste con lo que se acostumbraba a oir cuando presentaba 'La Goleada', el programa de 13TV recientemente terminado. 

Empecemos por el final ¿por qué se ha terminado ‘La Goleada’?

Ha sido un cúmulo de todo. La explicación de la empresa es que era un programa caro para una cadena pequeña y publicitariamente no era rentable. Han puesto otro programa que vale la mitad. Esa es la versión oficial. Nos dijeron que estaban contentos con el programa, que la audiencia no les preocupaba y estaba dentro de lo previsible, pero pueden ser mentiras piadosas.

¿Te arrepientes de algo? ¿Crees que podrías haber hecho las cosas de otra manera para salvar el programa?

El producto siempre es muy mejorable, de hecho de cómo empezamos a cómo acabamos cambiaron cosas. Yo quise darle una vuelta diferente cuando llegué y hubo cosas que funcionaron y otras que no. Todo nos cogió un poco  de sopetón, fue inesperado. Llegué con la temporada empezada, comenzó con el programa Enrique Marqués y de pronto en octubre me lo ofrecen a mí. Estuvimos el primer mes haciendo números ceros en directo, se fueron testando cosas, unas salen mejor y otras peor, pero claro que es mejorable.

¿Qué tal presentar con Danae Boronat?

Bien, bien, la experiencia bien. Danae tiene mucho futuro en la profesión, es una periodista que domina bien el medio y la relación fue buena. Algún día pudo haber alguna cosa, pero eso siempre, pasa. Yo estoy contento, no sé si ella también, creo que ella también.

Estabas en 'El Chiringuito' ¿Te costó dejarlo? 

No, nunca me arrepiento de las decisiones que tomo porque están muy meditadas. Volvería a hacerlo. El hecho de irme a Mediaset me ha dado la posibilidad de hacer el Mundial de baloncesto, que para mí era un sueño, la guinda al pastel. Yo he hecho 10 u 11 campeonatos de Europa de baloncesto en Antena 3 de radio, también en Eurosport, en el 94, tres o cuatro mundiales, pero siempre en radio. Menos la excepción de Eurosport, que lo hice con Andrés Montes, no había narrado para televisión y yo creo que con el campeonato del mundo, encima hecho en nuestro país, se cubren mis expectativas en baloncesto. Volvería a hacerlo

¿Qué tal es tu relación ahora con Pedrerol? ¿Hay opciones de volver a 'El Chiringuito'?

No existe. No hay ninguna opción. En la vida se van pasando etapas. Seguro que a él tampoco le interesa que yo vuelva y yo no tengo ningún interés, es más me gustaría salirme un poco de esa rueda, que la gente no me encasille en que solo soy tertuliano. Estar en una tertulia como esa te aporta muchas cosas pero también te resta otras. En la vida tienes que cubrir etapas, tampoco me van a llamar, pero si lo hicieran no volvería.

Ha trabajado tanto en fútbol como en baloncesto, y parece mucho más visceral el primero ¿hay explicación a esto?

Bueno yo soy muy pasional en todo a mis retransmisiones de baloncesto en la radio, de fútbol también he hecho, les pongo mucha pasión. No hay mucha diferencia en el Siro tertuliano o el Siro narrador, yo me muevo por lo que me indica mi corazón, lo que me manda algo desde dentro. Soy pasional.

Pero en baloncesto no hay casi polémica

Sí, hay mucha menos polémica, en ese sentido sí. En el tema de las tertulias, yo no me arrepiento de haber estado, pero estar en una tertulia televisiva también te resta, la gente piensa que solo sirves para discutir, en 37 años que llevo en la profesión he hecho de todo y no solo discutir en una tertulia.

José Joaquín Brotons dice que uno de los problemas del programa era seguir la misma línea que ‘El Chiringuito’.

Lo leí. Intentamos cambiarlo. En esto está todo inventado, al final ‘Punto Pelota’ es algo parecido a lo que hacía Alfonso Arús en Cataluña con ‘El Rondo’. Al final es lo mismo, seis periodistas, tres y tres, con un moderador o dos y discutir de fútbol. No tiene más secreto, está inventado. Cada uno pone su personalidad en el tipo de programa que hace. ¿Es muy parecido? Sí, pero como es parecido el programa que se hace en Teledeporte, porque no deja de ser una tertulia. Tú le puedes mezclar otras cosas y ahí entra la personalidad del director, pero la esencia es la misma. Estoy de acuerdo y no con Broti. Nosotros intentamos que la primera media hora fuera más de actualidad, que no nos importara coger un teléfono y llamar al protagonista por encima de que estuviera o no en el plató, mezclar más información. Y yo creo que lo conseguimos. Por ejemplo, cuando hubo el muerto en el Atlético-Deportivo tuvimos desde el chófer de un autocar hasta un miembro del Frente Atlético que estuvo en la reyerta. Le intentamos dar nuestro toque, pero repito, está inventado. Nadie se puede otorgar el padrinazgo de la idea y me imagino que Arús cuando lo hizo lo habría visto en el extranjero. Y no le quito mérito a ‘Punto Pelota’ o a ‘El Chiringuito’, pues cada uno le tiene que dar su personalidad, y yo creo que Pedrerol hace un extraordinario producto con su forma de hacer televisión. Ahí están los números, es un programa muy bien hecho.

"La gente dice negativamente que los programas nocturnos son como una charla de bar y yo creo que ese es el secreto"

Tanto ‘La Goleada’ como ‘El Chiringuito’ apelan a un único público ¿no existe otro tipo de audiencia? Quizá es posible otro tono.

Se ha intentado desmerecer ese tipo de programas y yo creo que a esas horas la gente busca distracción y son programas distraídos. Hay gente que, para menoscabar lo que se hace, dice que es una charla de bar y es que yo creo que ese es el secreto. La gente se siente identificada con los tertulianos ¿se puede hacer un producto más sesudo? Yo creo que eso queda más para televisiones de pago. ‘Informe Robinson’ es excepcional, maravilloso ¿por qué no se hace en abierto? Porque a lo mejor ese producto no da la audiencia que una televisión generalista demandaría. Para cada mercado hay su producto, y en abierto y a esas horas, si te pones muy sesudo la gente apaga la tele o ve otras cosas porque quiere distraerse.

Las televisiones tienen ganado el espectáculo ¿No se resiente la información con esos formatos?

Yo creo que no. Tanto en ‘Punto Pelota’ como en ‘El Chiringuito’, en ‘Tiki Taka’ o en ‘La Goleada’ se daba mucha información. Hay mucho teórico del periodismo, mucho gurú que se cree que puede dar lecciones a los demás de cómo hay que hacer la radio o la televisión. Yo a esa gente le diría que fuese más respetuosa con los demás, que a lo mejor algunos, o muchos, algo también sabremos, que llevamos mucho tiempo en esto. Se ha faltado mucho al respeto y sobre todo algún recién llegado se cree con el derecho a dar lecciones de periodismo. Yo no me he atrevido nunca a dar lecciones, sí he opinado sobre cosas que hacen periodistas, pero es mi opinión personal. No doy lecciones, no públicamente.

Fonsi Loaiza, uno de esos jóvenes que les ha criticado, dice que el único día que tuvieron audiencia fue cuando fue él.

No es cierto. Está bien que se lo crea, pero sería muy triste que fuese así. Lo suyo fue a finales de octubre y estuvimos en antena hasta la mitad de febrero. Si fue el único día  que tuvimos audiencia la cadena tuvo mucha paciencia con nosotros, más de la que yo podría esperar. Él es una anécdota dentro de la profesión, es un chico que, bueno, ahí está su curriculum. Aquí nos conocemos todos y es verdad que fue becario en El País y tal. El País, igual que otros medios, si ven una lumbrera no la dejan escapar. Yo creo que con eso queda todo dicho. Vive en los mundos de Yupi, quiero pensar que son pecados de juventud, que cambiará y se dará cuenta de que Disneylandia existe pero es un mundo utópico. Lo que hay que hacer es ayudar. Él se sintió insultado, pero le dimos todas las oportunidades que pudimos y más para que se explicase. Lo mismo que le sucedió en ‘La Goleada’ le pasó en la SER y en todos los sitios a los que fue. Se ha creído su propio papel, podría ser un personaje del Quijote que ve gigantes donde solo hay molinos de viento. 

Tebas dice que Antiviolencia debe entrar a valorar los comentarios de los periodistas. Ese dardo, además de las redes sociales, parece enviado para este tipo de programas.

No sé a que se refiere. Yo puedo estar en desacuerdo con planteamientos de Pedrerol, mi relación puede ser nula con él ahora, pero sí tengo que decir que es de los tíos que no permite una falta de respeto y que se insulte. Eso lo ha tenido muy controlado. Que un día te puede pasar, yo recuerdo como con Pepe se me fue la pinza y utilicé una expresión incorrecta, pero eso no genera violencia. Pensar que los periodistas podemos generar violencia me parece una tremenda estupidez. Es hacer demagogia, desde lo que pasó lo del Atlético se ha hecho mucha demagogia. También Javier, que es un tío muy visceral, en algún momento se puede extralimitar en lo que dice. Yo pienso que más que a programas como estos se refiere a Twitter, que ahí lees cosas en las que no ves el limite y eso lo tendríamos que controlar entre todos.

También colaboras con COPE, incluso en la tertulia de la noche, pero hace tiempo que ya no vas  a 'El Partido de las 12' ¿cuál es el problema? ¿Encajas en esa tertulia?

El problema fue de falta de tiempo. Pedrerol me pedía exclusividad, aunque iba solo tres días por la noche y tenía dos libres, pero me pedía exclusividad y yo cumplí. El año pasado enseguida me salió ‘La Goleada’ que va de lunes a jueves. Desde que he dejado ‘La Goleada’ sí que he entrado. Entiendo que si no ha cuajado es por eso, más problema mío que otra cosa.

¿Hay algún motivo por el cual las radios suelan estar a favor de Casillas y en las televisiones sean más críticos con él?

Yo colaboro con Cope y nunca nadie me ha marcado la línea. Conozco muy bien a Paco González y a Manolo Lama, son amigos míos desde hace años y si algo tienen es que son muy respetuosos con las opiniones de los demás. Yo entro habitualmente, en el de mediodía o en el de la tarde, y nadie me ha marcado nunca lo que tenía que decir. En ese sentido tanto en la COPE nunca me he sentido el raro.

Tienes muy buena relación con Manolo Lama, pero no os ponéis de acuerdo en casi ninguna opinión.

Es quizá uno de mis mejores amigos. Tengo buenos amigos, pero él es uno de los mejores. Eso es algo que a la gente le choca, pero como yo digo, mis amigos son mis amigos por encima de que podamos tener opiniones diferentes. Yo tengo amigos de muy distinto pelaje, otro de mis mejores amigos es Lluis Canut, que es uno de los grandes periodistas de la televisión catalana, el inventor del Dream Team, que ahora dirige un programa de debate en TV3 y es más del Barça que Nuñez. Eso no tiene nada que ver. Mis amigos son mis amigos por sus defectos, no por sus virtudes (ríe) Manolo tiene el defecto de no pensar igual que yo, y y Lluis el de ser del Barça, es más normal de lo que parece. Y podemos discutir, lo hacemos.

Incluso públicamente, mandándose pullas.

De programa a programa, pero eso nunca ha influido ni influirá en nuestra amistad.

Uno de los puntos  de fricción evidente es Iker Casillas ¿Qué te pasa con él?

No, no me pasa nada especialmente. Igual es un poco culpa mía, que soy la ley de la contraria, si todos van por un lado yo voy por el otro. Desde muy pequeño, que era un madridista en Barcelona, ya iba en el camino contrario. Las cosas que más quieres son también con las que eres más crítico, porque son las que te duelen más. Yo con el Madrid soy crítico porque yo cuando era pequeño y perdían me iba fastidiado a la cama y soy capaz de no cenar por una derrota del Madrid. Cuando nos eliminó el Bayern en la famosa tanda de penaltis me daba cabezazos contra la pared.

Ese día la culpa no fue de Casillas, que paró dos penaltis.

No, no fue de Iker. Digo que soy más crítico por ser el Madrid. A veces dicen “los periodistas de bufanda, sois unos palmeros del Madrid”. No, no es verdad, yo puedo poner ejemplos de gente que es muy del Madrid, como Miguel Látigo Serrano, y no comulgamos con ruedas de molino. Iker es un extraordinario futbolista, hay que agradecerle todo lo que le ha dado al Madrid, pero eso no evita que yo piense que en algunos momentos de su carrera deportiva no lo haya hecho bien. Yo creo que no lo ha hecho bien como capitán, no es un buen capitán, no es el capitán que a mí me gustaría que hubiera en el Madrid. Eso lo he dicho. Si a mí me dices que ponga en la balanza lo bueno y lo malo de Casillas la balanza se cae y se rompe por el lado de lo bueno que ha aportado. Y voy más allá, como persona es un tipo que me cae bien. Y como portero no se puede discutir que es uno de los mejores del mundo y que ha sido de los mejores del mundo, es incuestionable. Ahora, lo que no voy a hacer es comulgar con ruedas de molino, si yo creo que no ha obrado bien como capitán lo voy a decir, porque a mi me pagan por opinar y decir lo que pienso. No me gusta hacerlo de otro modo, aunque la gente de que la gente me diga que soy anticasillista y que tengo manía persecutoria con él.

"Como portero no se puede discutir que es uno de los mejores del mundo, pero yo creo que no es un buen capitán"

Hay una crítica que se repite, la que dice que es un filtrador. Desde el punto de vista periodístico eso es una fuente y diría que ni es el único ni es el que más habla de lo que pasa en el Madrid.

No, no. Filtradores hay muchos. Muchos. Cuando surge lo de Iker, que yo denuncié que era uno de los topos del vestuario, fue en una tertulia porque Pedro Pablo Sanmartín intentó negarme que Iker filtraba y yo le dije “no me digas eso que te puedo decir cómo, cuándo y dónde Iker ha filtrado” y es lo que hice. Pero yo no digo que sea el único, efectivamente.

Se le ha estigmatizado por ello.

Pero en eso le ha perjudicado la superprotección que ha tenido por parte de la prensa, a Iker muchos de sus amigos de la prensa más que ayudarlo le han perjudicado. Yo lo he dicho, con abogados defensores como los que ha tenido casi prefiero que me defienda el fiscal, no le han hecho ningún favor. A Iker no le hace falta que nadie pida su titularidad, ni que miren para otro lado cuando lo hace mal. Tiene tanto a favor, tanto en lo positivo, que no necesita que los palmeros de turno le paseen bajo palio. Era un tipo que caía muy bien a la gente, nadie decía una palabra mala de él y esa superprotección le ha perjudicado en su imagen pública. La gente ha dicho “ya está bien” de que se machaque a Digo López, de que se le acuse de perder la liga en un fallo contra el Atlético y que cuando ese mismo fallo lo comete Casillas no pasa nada y alguno mira para otro lado. Eso ha cansado a mucha gente.

La imagen cambia cuando entra Mourinho en el Madrid. Antes esto no pasaba

Sí. 

¿No fuimos en la prensa excesivos con Mourinho, caímos en el juego de trincheras que proponía?

Yo siempre digo que la objetividad no existe. El problema es que se ha querido vender que los subjetivos éramos los que defendíamos a Mourinho y los objetivos los que le atacaban. Yo siempre he dicho lo mismo, aquí no hay buenos ni malos, Mourinho tiene muchos defectos, pero tendrá también alguna virtud. Para una serie de gente que se cuelga el cartelito de objetivos, que dicen no ser periodistas de bufanda, Mourinho tenía rabo, orejas puntiagudas y cuernos. Tampoco puede ser eso. Se entró en una guerra que aún continua, porque si yo critico a Ancelotti es porque soy mourinhista. A mí me gusta Mourinho, los entrenadores tipo Mourinho, me gusta Simeone, para no nombrar solo a Mourinho. Me gusta que los entrenadores manden, que para eso se les paga. Por muchas estrellas que tenga un equipo no pueden mandar los jugadores porque, al final, eso es malo, tiene resultados negativos. La autogestión de manera inmediata puede servir, tu echas a un entrenador y los jugadores se unen y tal, pero a la larga es negativo. Y pongo el ejemplo del Barça, cuando ha habido entrenadores permisivos se entra en un bucle negativo, funcionaban cuando Guardiola mandaba, porque mandaba. Cuando hubo un entrenador que por enfermedad tuvo que dejar el equipo en manos del segundo y un entrenador al que había colocado el padre de Messi el Barça no ha funcionado. Y ahora Luis Enrique manda, a pesar del rifirrafe, yo creo que manda más de lo que pensamos.

"El problema es que se ha querido vender que los subjetivos éramos los que defendíamos a Mourinho y los objetivos los que le atacaban"

¿No se confunde la autoridad con el látigo?

Es que no es verdad que Mourinho llevara el equipo a látigo.

Esta misma semana en varios sitios reclamaban un estilo más autoritario para hablar mal de Ancelotti.

Se necesita alguien que mande, pero la autoridad no quiere decir la dictadura. Una cosa es mandar y otra ser un dictador. No creo que a ningún entrenador le haga falta ser un dictador para llevar un vestuario. Yo no voy a entrar en si Ancelotti es ideal para Madrid o no, pero a mí me preocupa por ejemplo que los jugadores pidan multitudinariamente su renovación. Flaco favor le hacen, porque no es bueno eso. Me gustaría hablar un poco más del periodismo de bufanda. Yo no digo que no haya periodismo de bufanda pero ¿Cuál es el periodismo de bufanda, el que haya algunos periodistas que reconozcamos de que equipo somos? Acepto que eso es periodismo de bufanda pero ¿cómo se le llama al periodismo en el que tú defiendes por encima de lo que sea a un futbolista? ¿Cómo se llama el periodismo que defiende por encima de lo que sea a un entrenadoor? ¿Eso es ser objetivo? ¿Ser objetivo es no reconocer de que equipo eres?

No lo creo, ser objetivo o algo parecido a ser objetivo, es ser neutral, es decir abstraerse de la pelea, tratar de no tomar partido.

Pero eso no existe, es una utopía. Utópicamente podemos llegar a eso, pero no existe, porque te dejas llevar por sentimientos, positivos y negativos. Cuando tú haces una crítica siempre te va a influir, por más que quieras evitarlo. Eso sería lo perfecto en los mundos de Yupi, pero si tú eres amigo de Bielsa, aunque sea negativa la crítica, va a ser menos negativa que si no eres amigo de él. Si tú eres amigo de Bielsa y no de Mourinho no me puedes decir que tu critica va a ser igual de objetiva en ambos casos. 

Voy más allá, hay veces en las que el periodista juzga dos hechos iguales según la camiseta que sea. Por poner un ejemplo cercano, algunos que defienden que el Madrid no deje su estadio y antes se indignaban porque no lo dejaba el Barcelona, y viceversa.

Hay que intentar ser coherente, eso es otra cosa. Si a mí me preguntas ¿por qué no dejarlo? Lo que no puedes es radicalizar según que cosas. Y efectivamente, lo que tú dices, no puedes decir hoy blanco y mañana negro. Pero eso lo hacen también personajes que van de objetivos por la vida. Lo que es malo para uno es bueno para otro. No solo hay periodismo de bufanda, hay también periodismo de entrenadores, que llevan la bufanda del entrenador de turno, y de jugadores, los hay con bufanda de Messi o de Cristiano. Y las llevan periodistas que van de objetivos.

Y hay bufandas de presidentes.

También, también las hay.

En el caso de Florentino Pérez, tiene mucha relación con los medios.

Pero eso pasa siempre, no es solo Florentino. Cuando estaba Ramón Mendoza también tenía su corte. Ahora parece que solo Florentino tiene amigos en la prensa. Desde que el fútbol es fútbol eso ha existido y yendo a lo moderno, Mendoza tenía su corte, y Lorenzo Sanz también. Y Florentino también, como todos.

Florentino tiene un refuerzo, es más poderoso que sus antecesores.

Por eso igual lo necesita menos.

Pero él mismo reconoce que habla con frecuencia con periodistas, si lo necesita menos no lo parece.

No, pero repito, que esa historia ha estado ahí siempre. No es nueva, no puedo medir lo que hablaba Sanz o Calderón con sus afines.

Ramón Calderón era más débil, su posición de fuerza no es la misma.

Sí, pero eso también es cuestión de tiempo, no es lo mismo estar tres años que pasar diez. Yo creo que eso forma parte del fútbol. Que Florentino tenga amigos en la prensa, no es nuevo. No sé don Santiago, pero de los que te he nombrado te puedo dar nombres y apellidos de quiénes eran sus amigos en los medios de comunicación.

Tuviste una fuerte pelea con Fernando Burgos, que evidentemente tiene una bufanda de Iker Casillas, el propio Héctor Fernández lo comentaba hace poco. ¿Qué pasó?

Algo muy triste. Antes hablaba de cuando yo doy datos de por qué consideraba que uno de los filtradores era Iker Casillas. Ese día lo dije en ‘Punto Pelota’ y yo expliqué, porque Pedro Pablo Sanmartín, que es amigo, me quería dejar en evidencia, que le contaba lo que sé y tenía pruebas. Yo como jefe de deportes de Telemadrid estuve diez años y Fernando Burgos trabajaba allí y era uno de las personas a las que Iker filtraba cosas, porque son íntimos amigos. Eso quedó ahí y unos meses después nos invitaron a un torneo de pádel y cuando me dirigía a una de las zonas del club nos cruzamos en una escalera, iba con mi mujer y unos amigos. Me dijo que no le volviera a nombrar en mi vida a voz en grito. Yo le dije que me dejara en paz, y volvió en tono amenazante a decirmelo, le dije que le nombraría cuando me diese la gana y se lió, hubo un rifirrafe, me soltó un golpe, me hizo daño en un ojo. Para mí hubiese terminado allí el tema, mucha gente me dijo que denunciase, y yo, pensando en eso que dicen los futbolistas de que las cosas del fútbol se quedan en el campo, no pensaba denunciar. Pero esa noche, yo estaba en el programa, me llegan informaciones de lo que se dice en Ondacero, algo totalmente distorsionado de la realidad. Además alguno de ellos, Héctor o Burgos, dijeron que estas cosas se deciden en los tribunales y que para eso estaban, para demostrar si es verdad o mentira. Y ahí es cuando dije, es verdad, para que no queden dudas iremos a los tribunales. Me decidí y no debía estar equivocado cuando le condenaron como agresor. Es una satisfacción, la verdad se demuestra en los tribunales y me han dado la razón.

 ¿La relación era mala previamente? Habíais trabajado juntos.

Fue muy buena durante los nueve primeros años que yo estuve de jefe y mala el último, porque tomé la decisión, de común acuerdo y un poco también a solicitud de los redactores jefes, de que dejase de seguir a la selección española. No le sentó bien y, de hecho, un año después se fue a Ondacero y se marchó de la tele. Nueve años muy buenos y un último que, por mi parte sin problema, tomé una decisión profesional, pero a él no le sentó bien porque me dejó de hablar en la redacción.

En Telemadrid empezasteis a hacer informativos más amenos, menos densos, un poco al estilo de lo que hace ahora Cuatro. De hecho estaba Manolo Lama en ese equipo.

Sí, desde antes incluso de que llegase yo, porque Lama estaba ya en Telemadrid.

¿Por qué hacerlo más desenfadado?

Todo cambia, evoluciona y la gente joven se incorpora más a los deportes. Tanto Manolo como yo coincidimos en eso, en nuestra forma de hacer periodismo, somos bastante distendidos, dentro del rigor exigido. Una cosa es la información general y otra los deportes, se puede hacer más distendido. Además, la personalidad de Manolo es la que es y ahora la gente le puede sorprender porque estamos en las antípodas de opinión, pero no en la forma de hacer periodismo, tenemos la misma visión de lo que es información y cómo queremos que sea. Yo creo mucho en su forma de hacer las cosas.

Telemadrid cuando tú llegaste aún tenía audiencias muy buenas, pero ahora son malísimas ¿ha perdido calidad?

Ha perdido exclusividad. Cuando yo llegué estaban en cotas altísimas y la cosa fue bajando, también porque había más competencia. Antes tenían las primeras imágenes de los resúmenes de los partidos. ‘Futbol es fútbol’ tenía cotas que ahora serían inimaginables, no las alcanza ningún programa de deportes, es más, ni todos juntos sumados, porque las imágenes eran exclusivas y solo se veía un partido. Eso en primer lugar. Además está la competencia, hay dos privadas más, más apuesta por el deporte en las distintas cadenas. También influye, y mucho, el tema económico. La calidad tiene un precio, si tú rebajas el presupuesto de la sección el producto se devalúa y esas cosas unidas al final generaron lo que pasó.

"La calidad tiene un precio, si tú el presupuesto de la sección el producto se devalúa, eso pasó en Telemadrid"

También ha degenerado informativamente, la de antes estaba mucho menos ideologizada.

Yo soy apolítico, pero vivo en este mundo y digo una cosa, creo que Gallardón puede ser criticable por muchas cosas, pero en lo que yo he vivido, como presidente de una comunidad y máximo responsable de su televisión es un ejemplo de lo que tiene que ser la relación de los políticos con la televisión publica. Fue el más demócrata, el que más dejaba trabajar. Telemadrid era una televisión plural y hay que hacerle justicia, y yo no he votado nunca al PP, llevo 20 años sin votar, no estoy haciendo una crítica por color.

Eso se perdió con los siguientes gobiernos.

A partir de ahí llegó el diluvio. Y la gente no comulga con ello.

Fuiste director de comunicación del Deportivo de la Coruña ¿no han sido los directores de comunicaciónun problema para el periodismo y la información? Ahora los futbolistas no hablan, están alejados de la realidad.

Sí, cuanto más se profesionaliza más trabas hay. Yo lo defendí cuando fui jefe de prensa del Deportivo y lo sigo defendiendo ahora: la solución la tienen los clubes. Tuve muchos problemas, llegué a un acuerdo para que saliesen dos jugadores a hablar al día, pero creo que se cumplió solo el primer mes. El segundo mes ya era una pelea continua para que saliera alguno. Yo siempre le decía a Lendoiro “presi, solo te hacen caso a ti, o bajas al ruedo o los jugadores a mí no me hacen caso” y él decía que sus peleas eran los contratos y las bajas, no esas. Yo lo entiendo ¿Y donde está la clave? En legislar. ¿Por qué en la Champions nada más acabar el partido la televisión propietaria de los derechos tiene un jugador nadarás acabar? porque está legislado y lo único que entienden los clubes es que eso les puede costar si no lo hacen, porque hay 100.000 o 200.000 euros de multa, y para el Madrid y el Barça no son nada, pero tampoco hay que regalarlos. Si la LFP legisla, como hace la NBA o la NFL, las cosas cambian. Ese era uno de los problemas de ‘La Goleada’, que era caro porque había que comprar imágenes a Mediapro. Yo no digo que hablen diez jugadores, pero en la NBA se llega a permitir que entren en el vestuario para hacer entrevistas a los deportistas y las hacen. Nos tenemos que hacer valer, a todos los efectos y creo que solo se soluciona así. Los jefes de prensa son los malos para los medios y también para los de dentro. A mí lo que me decían los jugadores, y seguro que ahora pasa lo mismo, es que yo era parte de la prensa y si quería convencerlos para que hagan algo es porque estás en el otro lado. Y para los periodistas estás en el otro lado. El puesto más difícil en el que he estado es en el de jefe de prensa del Deportivo de la Coruña. Para mí es impresentable que los futbolistas hablen más en ruedas de prensa de casas comerciales que en eventos de su club, y eso está pasando. Ahora si quieres oír un futbolista o es en su país o porque está presentando un producto.

"Es impresentable que los futbolistas hablen más en ruedas de prensa de casas comerciales que en eventos de su club, y eso está pasando"

Tú has sido narrador antes y después de Twitter, y sabes mejor que nadie lo que es que te critiquen en las redes ¿qué opinión tienes de ellas?

Twitter y Facebook son positivos, y te habla alguien que ha sido machacado, sobre todo en el Mundial de baloncesto. Hay gente allí que dice que soy un futbolero, pero es la misma crítica que me hacían al revés, cuando entraba en tertulias, que decían que solo sé de baloncesto. Aún así, y sufriendo un poco, porque te llegan a hacer dudar, es más positivo que negativo. Además nos permite mirarnos al ombligo. Evidentemente hay los haters que hay en todas las facetas de la vida, gente que vive para insultar y tiene una herramienta para verter sus fobias. Tienes que contar con eso, pero es bueno porque muchas veces estamos en un pedestal, creemos que somos los más listos y mirarnos al ombligo no va mal. A mí JJ Santos cuando pasó lo del mundial me dio un consejo, me dijo que tampoco me preocupase mucho porque ¿Cuántas personas nos vieron? 4,5 millones ¿Cuántos mensajes había? 1.000, 1.500. Igual la mitad de los espectadores tienen Twitter, y 1.000 son un 0,1%, esos son los que te critican. En el tema del baloncesto la crítica que más me valía era la de jugadores y exjugadores, gente especializada y de esos recibí más elogios que críticas. Que a mí me digan que no sé de baloncesto porque en un lapsus, que tengo muchos y me pasaba en la radio también, llamé a José Manuel Calderón Juan Carlos Calderón, no es que no sepa de baloncesto, es que soy un despistado. A veces la gente no se pone, y no tiene que hacerlo, en que igual te están hablando por línea interna, te están dando una orden para que te vayas a publicidad o estás atento a una cosa y de reojo a otra… Eso la gente no tiene por qué saberlo, pero en una narración rápida se te puede ir la cabeza y decir Juan Carlos Calderón. Y me decían que no le conocía, pero yo ya hice en Cope un Europeo de baloncesto y un Mundial, ya estaba Calderón. Si no conozco tres años después a un tío que lleva diez años en la NBA... Alguno me puede decir que no conocía a Claver, que tampoco, porque siempre he seguido el basket. Y luego están los ultraortodoxos, esos que dicen que un tertuliano de futbol no puede narrar baloncesto. Me afectó lo mínimo, las audiencias fueron maravillosas, no gracias a la narración, el que se quiera apuntar la medalla de un 60% de un Madrid-Barcelona… tienes que intentar no restar, pero el secreto es que Messi y Cristiano juegan en el Madrid y en el Barcelona.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba