Deportes

El Real Madrid, perdido en fútbol y físico, se deja parte de la Liga en la visita a Bilbao (1-0)

Los blancos recuerdan cada vez más a la temporada de Queiroz, que empezó brillando y terminó perdido. Kroos, que tendría que dirigir el centro del campo, no es ni una sombra de lo que ha llegado a ser.

Cristiano, con Gorka y Gurpegui.
Cristiano, con Gorka y Gurpegui. EFE

El Madrid, vacío, ve como la liga se consume, se le escapa entre los dedos. Llegó a pensar que sería sencilla, ahora suena a algo lejano, casi ajeno a sus posibilidades. No hay tanto drama, claro, el fútbol acostumbra a los cambios y las evoluciones, pero las sensaciones blancas no pueden ser peores.

Perdió en Bilbao porque no supo igualar la intensidad del Athletic, que fue mejor en la primera mitad y supo sobrevivir en la segunda. Los muchos intentos que hizo el Madrid fueron estériles, se han olvidado de atacar con maestría. El equipo que impresionó en noviembre es ahora una sombra de sí mismo.

Recuerdan los blancos a la temporada de Queiroz, y no pueden ser peores los agurios. En aquel momento el equipo sobrevivía solo con 12 jugadores de plantilla, empezó muy bien pero se deshinchó y terminó vagando por la clasificación y casi dando gracias por meterse en Europa. 

Los problemas, como viene siendo habitual, están en la organización del juego. Kroos, que fue sustituido, no puede más. Lo que juega no lo hace bien, no tiene ni las ideas claras ni las piernas frescas. Ya ni siquiera tira bien los corners. Con las salidas de Di María y Xabi Alonso el Madrid entregó todo el peso del equipo a Kroos y Modric. No hubiese sido mal cambio si el croata hubiese sobrevivido. La responsabilidad quedó entera en el alemán, que cumplió con nota al principio pero fue cayendo poco a poco, dejando por el camino el físico y afectando gravemente al fútbol del equipo. Porque, además, sus compañeros de juego no aportan nada o casi nada. Ni Khedira, ni Lucas ni mucho menos Illarramendi, que es la irrelevancia hecha futbolista. Isco, que es el tercer compañero de fatigas, no es más que una reconversión florida, no es un organizador sino un fantasista. Tampoco ayuda que no esté Sergio Ramos, un jugador que puede ayudar en la salida del balón y dar aire a lo que tiene a su alrededor. 

La ausencia de medio del campo lastra absolutamente a los blancos. Cristiano, Benzema y Bale están mal, muy mal incluso, pero una buena parte de su bajón es consecuencia de no tener balones disponibles. Luego, cuando el Madrid intenta apretar, tampoco encuentran el fútbol que tenían antes. Ya no devuelve paredes Benzema ni encuentra tiros de la nada Cristiano. Están cortos de velocidad y con poca hambre, no deciden partidos por si mismo. Otro espanto. 

El Athletic, que en su estadio es grande, se ha venido arriba tras llegar a la final de Copa. Tiene el equipo a Aduriz, que podría ganar cualquier balón aéreo y es un excelente rematador. Prueba de ello es el gol de los rojiblancos, cazando un balón muy alto y sentenciando con él al Madrid. Valverde, además, se ha encontrado a un renacido Beñat, que es buen futbolista, y la eclosión de Iñaki Williams, un polvorilla capaz de correr hasta la extenuación durante muchos minutos. Un equipo aseado que, contra un gran Madrid, probablemente no tendría muchas opciones. Pero lo que se encontró no fue, ni mucho menos, un gran Madrid.

Los blancos llevaban 16 jornadas liderando la clasificación, pero en 2015 han desaparecido. Necesitan un cambio drástico si quieren seguir soñando. 

Athletic: Iraizoz; De Marcos, Gurpegi, Etxeita, Balenziaga; Rico (Toquero, m.90), Beñat; Iraola, Munian (Susaeta, m.63), Williams (Guillermo, m.74); y Aduriz

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Illarra (Jesé, m.70), Kroos (Lucas Silva, m.75), Isco; Bale, Cristiano y Benzema (Chicharito, m.80)

Gol: 1-0, Aduriz, m. 26.

Undiano Mallenco amonestó a Marcelo, Isco, Kroos, Illarramendi, Aduriz, Gurpegi, Etxeitia


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba