Deportes

El Real Madrid, rey del mundo tras derrotar con solvencia a un bronco San Lorenzo (2-0)

El equipo blanco se proclama campeón del mundo por cuarta vez en su historia después de imponerse a San Lorenzo de Almagro en Marrakech en un partido bronco.

Casillas levanta la Copa del Mundial de Clubes.
Casillas levanta la Copa del Mundial de Clubes. EFE

El Real Madrid es, oficialmente, el mejor equipo del mundo. Al menos eso dirá la FIFA y el escudo dorado que portará en el pecho durante los próximos doce meses. Lo es porque, como se demostró en Lisboa, es el mejor equipo de Europa y eso, con independencia de lo que pase en este torneo navideño, suele querer decir el mejor del planeta. El Mundial de clubes, no hay engaño en esto, es normalmente un trámite en el que los transatlánticos se pelean con barcas de remos.

El Real Madrid es muy superior a San Lorenzo de Almagro, y no hay manera de contrarrestar algo así. No importa que se intente ensuciar el partido, trabarlo o amedrentar al árbitro, el fútbol se impone y gana el mejor. El Madrid no hizo, en líneas generales, un partido memorable, pero sí suficiente para ser campeón. No tocó con la velocidad de otras tardes, espera con ganas el parón invernal pues algo de frescura se ha perdido, pero por cuestión de talento dio siempre la impresión de estar por encima de su rival. Era favorito y demostró los motivos. Además, los argumentos de San Lorenzo son escasos fuera de la actitud. Algunos de sus mejores jugadores se marcharon del equipo después de ser campeones de América y ahora vaga por la tabla argentina que tampoco es un campeonato puntero.

En la tropa blanca un nombre sobresale por encima del resto, Isco. Fue el mejor, el que supo tomar el pulso al partido y hacer bailar a sus compañeros. Lo de su exquisita clase lo sabía el mundo desde hace años, su capacidad para trascender es más reciente. En un futuro, cuando hable de su carrera, necesitará un tiempo para explicar lo que supuso Ancelotti en su evolución. Los títulos que lleva el italiano, cuatro en un año (dos mayores, dos menores) son una aportación importante, pero igual su capacidad para transformar jugadores es incluso más valiosa para el Real Madrid.  

Su carrera de blanco está despegando, es cada día más importante y tiene casi todo por delante. Uno de sus mejores modelos, aunque fubolísticamente no tenga nada en común, es Sergio Ramos, capitán, titular, una década en la defensa del equipo. Pocos ejemplos mejores porque el de Camas es parte de la historia del equipo y con letras doradas porque, como si no fuese suficiente con su aportación en las tareas propias de su puesto, también tiene capacidad para marcar goles importantes. Será de por vida recordado por el de Lisboa, cuando el tiempo ya sentenciaba al Madrid contra el Atlético, pero no es el único. Se suma el de Marrakech, que abrió la lata contra San Lorenzo, los de Múnich, incluso el de semifinales de esta competición menor. Es un cabeceador rotundo, por físico, altura y anticipación. El corner de Kroos, perfecto, llegó a su cabeza para meter una nueva postal en la colección de Ramos y un recuerdo vívido a todo el madridismo de lo que fue uno de los momentos más grandes de la historia de su equipo. Ya nunca será lo mismo verle rematar un corner, la magdalena de Proust lleva directamente esos remates a otro tiempo, mayo, y otro lugar, Lisboa.

El otro gol del Madrid, que dejó el resultado escueto para lo que acostumbra, fue de Bale, y no es poca cosa. Lleva un año y medio en el Madrid, ha jugado cuatro finales de partido único y ha marcado en tres de ellas. Hay un sector de la afición que no está encantado con su rendimiento, sospechan de él, creen que no aporta fluidez al juego y puede llegar a molestar. Él, normalmente, responde con lo que mejor sabe hacer, que es marcar goles. Es el reverso de Benzema, tiene menos finura pero más fiereza. Su gol, ayudado por Torrico, el portero de San Lorenzo, llegó con un pase preciso, quirúrgico, de Isco, cómo no.

Ancelotti, entrenador campeón del mundo, ha conseguido que el Madrid sume cuatro títulos en un año, algo que no había pasado en la historia del club. Parece más sencillo de lo que es, porque el equipo blanco es el gran ganador de la historia del fútbol. Conseguir cosas así, en el club, es algo enorme. Lo ha hecho un tipo normal, sin grandes locuras. Con frecuencia el camino más corto hasta el éxito es la sencillez.

Ficha técnica:

Real Madrid: Casillas; Carvajal (Arbeloa, m. 72), Pepe, Ramos (Varane, m. 88), Marcelo (Coentrao, m. 44); James, Kroos, Isco, Bale, Cristiano y Benzema.

San Lorenzo de Almagro: Torrico; Buffarini, Kannemann, Yepes (Cetto, m. 60), Mas; Mercier, Ortigoza, Verón (Romagnoli, m. 56), Kalinski, Barrientos; y Cauteruccio (Matos, m. 67).

Goles: 1-0, m. 35, Ramos. 2-0, m. 50, Bale.

Árbitro: Walter López (GUA) amonestó a Ortigoza, Barrientos, Ramos, Carvajal, Buffarini.

Estadio de Marrakech.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba