Deportes

El madridismo pasa de celebrar semifinales de Champions con Mou a conquistar el mundo con Carleto

Carleto ha implantado la paz social en el club, la normalidad en el vestuario y un juego deslumbrante que suma el mayor porcentaje de victorias de la historia blanca.

Jose Mourinho y Carlo Ancelotti, pasado y futuro madridista.
Jose Mourinho y Carlo Ancelotti, pasado y futuro madridista.

Jose Mourinho ya es historia. “Yo no soy un entrenador ofensivo o defensivo. Yo soy un ganador”. La impostura del discurso del portugués con la que se estableció en el banquillo madridista ha quedado sepultada por la avalancha de victorias y títulos logrado por el Real Madrid con el discreto y educado Carlo Ancelotti al mando. 

Carleto se ha ganado el respeto del vestuario, el del palco y el de la grada con su carácter afable, su falta de protagonismo y su defensa cerrada de los futbolistas. Además se ha convertido en el primer técnico de la historia blanca en conquistar cuatro títulos en una misma temporada. Para más datos, en la campaña de su estrenoen el banquillo blanco. 

Carleto suma más títulos que Mourinho, y en la mitad de tiempo. El italiano ha conquistado en 18 meses Champions League, Copa del Rey, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Mientras The Special One sólo logró una Liga (2011-12), Copa del Rey (2010-11) y Supercopa de España (2012). Se acabó el tiempo de celebrar las semifinales de Champions. Con Ancelotti el Real Madrid conquistó el ansiado título de la Décima en su primera participación en la Liga de Campeones. 

La impostura de Mourinho y la crispación ha sido sepultada por la avalancha de victorias y títulos del discreto y educado Ancelotti 

A todo eso se suma el prestigio de un Ancelotti que se ha convertido en el técnico europeo con más títulos internacionales, empatado con Pep Guardiola y Sir Alex Ferguson. El italiano ha ganado ocho: tres Copas de Europa (dos con el Milan, una con el Real Madrid), tres Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes. 

El italiano ha devuelto la paz social a la grada y, sobre todo, la normalidad a un vestuario dividido en dos bandos. Los espartanos de Mourinho han pasado a un segundo plano. Se marchó Xabi Alonso, Arbeloa ha pasado al rol de suplente ante la irrupción de Carvajal, Diego López se fue al Milán y Pepe ha rebajado el tono. Mientras, los ‘señalados’ por Mourinho han dado un paso adelante asumiendo los galones en el vestuario. Como Sergio Ramos, líder del vestuario con el Balón de Oro de este Mundial de Clubes con sus goles en momentos decisivos, un Iker Casillas que ha recobrado su nivel en la portería o un Benzema que rinde al mejor nivel de su carrera. 

Hace unos días el propio Arbeloa, icono de la yihad mourinhista, tendía oportunistamente la mano a Casillas, al que cuestionó varias veces durante la estancia de Mourinho. Incluso ha llegado a comentar que “el vestuario es una familia con Ancelotti”. La salida de Di María o Xabi Alonso, lejos de desequilibrar el grupo, han servido para que los jugadores se conjurasen en labores defensivas, ofreciendo una solidaridad desconocida en futbolistas como James o Isco. 

Con Carleto los espartanos de Mourinho han pasado a un segundo plano y los señalados por el portugués asumen el liderato del vestuario

El juego vistoso y ofensivo se ha traducido en una racha de 22 victorias que está rompiendo todos los récords. Comienza a discutirse si el Real Madrid de Ancelotti está a la altura del Barcelona de Guardiola. Los números de 2014 son esplendorosos: 51 partidos ganados, cinco empatados y siete perdidos, con 178 goles anotados y 39 encajados. 63 duelos con una media de 2,83 goles por choque. Una máquina de golear, ya sea con el fútbol vertical de Bale y Cristiano, o con el juego elaborado que tejen en la medular Modric, Kross, Isco o James. 

Florentino Pérez ya ha planteado a Ancelotti renovar su contrato, que finaliza en junio de 2016, una temporada más. Algo lógico si atendemos al porcentaje de victorias, en el que el italiano ocupa el primer puesto en la historia madridista con un 79,55%  de triunfos, por el 75% de Pellegrini o el 71,91% de Mourinho, que es cuarto. 

El italiano está encantado en Madrid, ciudad que pasea y disfruta desde su ático situado a escasos metros de la Puerta de Alcalá. Ha normalizado las relaciones con la prensa, que estaban totalmente rotas por el paso de Atila Mourinho. Y se ha ganado el favor del madridista que ve en él a un embajador digno de la Excelencia y el Señorío que promulga Florentino por el mundo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba