Deportes

Luis Enrique se suicida en el Santiago Bernabéu entregando al Real Madrid el balón (3-1)

El Barcelona se adelantó, pero propuso un partido en inferioridad en la medular y sufrió sin la pelota en los pies. Xavi, Busquets e Iniesta estuvieron desaparecidos. Los goles fueron de Neymar, Cristiano, Pepe y Benzema. Buen estreno de Luis Suárez. El postguardiolismo vive días duros.

El Real Madrid celebra un gol.
El Real Madrid celebra un gol.

Si Luis Enrique analiza friamente el partido, podrá decir que le dieron la vuelta a su ventaja con un penalti y un gol a balón parado. Pero si analiza bien lo que pasó en el campo, debe admitir errores evidentes de planteamiento. ¿Por qué alineó a Xavi y no a alguien más vertical como Rakitic en un partido en el que él proponía inferioridad numérica y física (Busquets no estaba para jugar) en la medular? Al final quiso enmendar el error, pero ya era tarde. No tenía el balón, ni manera de defenderse sin él. Su fascinación por el vértido le condena. El barcelonismo sigue digiriendo mal el post-guardialismo.

Ancelotti, por su parte, advertía que ningún equipo es perfecto y ya conoce el déficit de este Real Madrid. Su medular deja trabajar a los rivales a su espalda y eso compromete mucho a su defensa. Sin embargo, ha descubierto un mediocampo capaz de animarse con el rock & roll y con la música clásica. Más allá de eso, el 3-1 mantiene con vida la Liga y fortalece la autoestima de este Madrid que crece y crece.

De inicio las sorpresas llegaron de la pizarra de Luis Enrique, aunque fue Ancelotti quien advirtió un farol. Apostó el azulgrana por la voracidad de Luis Suárez, proponiendo un partido más vertical, con más rock & roll, mientras el Real Madrid estaba más 'guardiolizado' con un mediocampo de buen pie: Modric, Kroos, James e Isco. Para paliar la inferioridad en la medular, el Barça adelantó a sus laterales, haciendo recular a Busquets como tercer central cuando tenía la pelota.

Pasaban tres minutos cuando Messi arrancó una cabalgada, la cedió a Luis Suárez que, en posición de extremo derecha, cruzó una diagonal a la izquierda, donde Neymar recibió y tras sortear a los centrales atornilló su disparo a la cepa del palo de Casillas. Estallaba por los aires el Clásico. La primera jugada oficial de la tripleta azulgrana acababa en gol. Respondió el Madrid enrabietado marchándose arriba.

El Barça lo tenía claro: con inferioridad en el medio, debía jugar en campo rival, defenderse con el balón en los pies y no cometer errores para evitar las estampidas madridistas. Pero perdió la posesión y fue embotellado por los blancos. Benzema dispuso de hasta tres ocasiones, cabeceando la última al travesaño. La avalancha blanca era incontenible. El Barcelona, sin balón, perseguía fantasmas y Xavi e Iniesta se difuminaban.

Sergio Ramos pedía más solidaridad a su mediocampo, pero su medular tenía demasiados pianistas y poca gente para cargar el piano.

Pero se desfondó el Madrid, lo que permitió a los culés recuperar el balón y Messi dispuso de dos ocasiones. Una clarísima, en la que Casillas salvó milagrosamente el gol. La defensa del Real Madrid sufría porque la tripleta atacante azulgrana trabajaba cómodamente a la espalda de Kroos y Modric. Sergio Ramos pedía más solidaridad a su mediocampo, pero su medular tenía demasiados pianistas y poca gente para cargar el piano.

Y en esas Piqué fue inncesariamente al suelo con el brazo extendido en su área. Penalti indiscutible que situó en los once metros a Cristiano, quien con tranquilidad batió a Bravo. El Barcelona tiene un problema sustantivo en el flanco derecho de su defensa, donde la dispersión de Piqué y la indisciplina de Alves invitan al rival a trabajar el perfil. Marcelo volvió a buscarlo y James remató con el hombro entrando sólo desde atrás. Merecida igualdad al descanso en un partido jugado a galope tendido.

El Barcelona tiene un problema sustantivo en el flanco derecho de sus defensa, donde la dispersión de Piqué y la indisciplina de Alves invitan al rival a trabajar el perfil

La segunda parte arrancó con buenas noticias: los dos atacaban para defenderse. En una de esas acometidas el Madrid forzó córner. Sergio Ramos se elevó poderoso, pero la pelota le sobrepasó y allí apareció Pepe, los dos libres de marca, que remató a gol desatascando el empate. Partido nuevo. Con el choque roto, sin mediocampo, ahora el Barcelona tenía que recuperar la pelota ante un ejército de jugones.

El gol definitivo llegó en una jugada que retrata la desorientación azulgrana. Córner que saca Rakitic, que acababa de salir por Xavi, la pelota llega a una banda donde Iniesta y Mascherano se hacen un lío y la pelota acaba con Benzema encarando a un Bravo vendido. Un despropósito de los de Luis Enrique. Con el partido desbocado, solo podían pasar cosas mejores para el Real Madrid, amigo de estas estampidas. Y encima Iniesta, cansado de correr detrás de Isco, Modrid, James y Kroos, se echó la mano al muslo y se retiró lesionado.

La autopsia del partido para el Barcelona cuestiona el planteamiento de Luis Enrique, que ha caído en los dos partidos de entidad que ha librado (PSG y Real Madrid), deja la lesión de Iniesta y pone el foco en la debilidad defensiva de Piqué y Alves. En el Real Madrid, después de la resaca casi todo son buenas noticias. El equipo ha crecido exponecialmente en muchos aspectos: criterio, solidaridad, versatilidad y esa pegada descomunal que Cristiano ha contagiado a Benzema. Hay Liga porque hay Real Madrid y hay Real Madrid porque hay en Ancelotti un entrenador de categoría. La Sinfónica de Carletto. El Barcelona, por su parte, sufre en el postguadialismo. Luis Enrique no acaba de leer bien las batallas que pierde y que pueden acabar haciéndole perder la guerra.   

Real Madrid: Iker Casillas; Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo; Isco (Illarramendi 83'), Modric (Arbeloa 88'), Kroos, James; CR7, Benzema (Khedira 85').Barcelona: Claudio Bravo; Alves, Masche, Piqué, Mathieu; Busquets, Iniesta (Sergi Roberto 71'), Xavi (Rakitic 60'); Luis Suárez (Pedro 67'), Messi, Neymar.Árbitro: Gil Manzano, del colegio extremeño. Amarilla a Messi (8'), Neymar (13'), Iniesta (37'), Piqué (36'), Cristiano (90')Goles: 0-1 (3') Neymar. 1-1 (34') Cristiano, de penalti. 2-1 (50') Pepe. 3-1 (51') Benzema 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba