Deportes

Brindis al sol de Florentino, sin la presencia de Sergio Ramos y con Cristiano mudo

El presidente advirtió: "No quiero más tonterias. Aquí mando yo", pero no habrá sanciones. Hablaron Pepe, Casillas y Arbeloa, y el segundo capitán, Sergio Ramos, no estaba.

La pancarta de los aficionados tras la goleada encajada en el Calderón.
La pancarta de los aficionados tras la goleada encajada en el Calderón.

El Real Madrid vivió ayer un momento tenso, pero que no tendrá ningún tipo de consecuencia para los jugadores. El presidente, Florentino Pérez, se personó en Valdebebas para pedir explicaciones al entrenador y a los jugadores. En primer lugar mostró a Ancelotti su enfado y su preocupación por el alarmante rendimiento exhibido en el Calderón y la caída en el juego del equipo tras la conquista del Mundial de Clubes. 

Posteriormente Ancelotti se reunió con los jugadores y fue claro en su mensaje. El presidente advirtió: "No quiero más tonterías. Aquí mando yo, no vosotros. No quiero que se vuelva a repetir lo del sábado". Después rebajó el tono del mensaje y pronunció afirmaciones como "tenemos que volver a ser el equipo de antes del parón de Navidad”, “hay que seguir líderes y ganar el Clásico del 22 de marzo para dar un paso de gigante” o “debemos estar unidos”. Florentino quiso hacer un ejercicio de autoridad, que en realidad fue un brindis al sol, ya que en el vestuario todos sabían que jamás multaría a Cristiano, por un posible incumplimiento del código de buena conducta interno del club. Algo que conllevaría enfrentarse y señalar a la estrella del equipo. Por eso rebajo el tono de un enfado que ha ido mitigándose con el paso de los días. De hecho, el día del Calderón bajó al vestuario tras el 4-0 y preguntó: "¿A qué hora entrenáis mañana"?. Obteniendo por respuesta algo que ya sabía: "Mañana tenemos día libre".

Seguidamente tomaron la palabra los jugadores, entre los que no estaba Sergio Ramos, que se encuentra lesionado. Hablaron Iker Casillas, Arbeloa y Pepe. Lo realmente sorprendente es el silencio de Cristiano Ronaldo, protagonista de la fiesta que ha indignado a la misma afición que les esperaba a la entrada de Valdebebas con una pancarta que decía 'Vuestra risa es nuestra vergüenza'. El portugués permaneció callado en todo momento y no intervino. Se habló de humildad y de unión. 

El club entiende que la fiesta estaba planificada hace semanas, que había venido gente de otros países, que se había colocado en un fecha en el que al día siguiente no había entrenamiento. Lo que no ha gustado es se hayan filtrado imágenes de la fiesta y la presencia de alguno de los jugadores que están lesioandos. En el vestuario tampoco se entiende la presencia de alguno de los jugadores que acudieron a la fiesta. Hay que recordar que estuvieron Cristiano, Pepe, Marcelo, Coentrao, Modric, Khedira, James y Kyelor Navas. Además de Fernando Hierro, Chendo y Paul Clement.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba