Deportes

Sergio Ramos, ninguneado y señalado por Florentino Pérez, vuelve al rescate del Real Madrid

Con la renovación bloqueada, protagonista de la 'guerra médica' en el club y acusado de disfrutar un viaje privado inoportuno o de organizar cenas hasta la madrugada... el central acude al rescate del Madrid y de Ancelotti.

Ramos celebra un gol durante un partido con el Real Madrid.
Ramos celebra un gol durante un partido con el Real Madrid. Getres

La extrema situación que atraviesa el Real Madrid tras la humillante derrota en Champions con el Schalke requiere de soluciones. Medidas para reaccionar y un liderazgo que emerja en la plantilla para unir lo que parece una seria división en el seno del equipo. Modric reapareció al fin y con él llegará el orden en el campo que se había perdido desde su lesión; el equilibrio que no alcanzan los de Ancelotti lo ha de restaurar el croata. Pero en la plantilla hace falta una figura que asuma ahora más que nunca el mando por encima de los egos y unifique voluntades. Y ese puesto parece indicado para uno de los capitanes: Sergio Ramos.

El defensa vuelve en el momento que más le necesita el Real Madrid. Coincidencia o no con el regreso de Modric al equipo, la vuelta del central se adivina como la medicina al mal que carcome a los blancos. Sin embargo, este papel de 'salvador' no le otorga bula ya que Ramos acumula comportamientos que han aumentado las discrepancias dentro del club. El último, su viaje a Florencia mientras el equipo se dejaba dos puntos en el Bernabéu frente al Villarreal. La romántica escapada del futbolista con Pilar Rubio junto a unos amigos no gustó toda vez que estaba de baja por lesión.

La discutida recuperación de la lesión en su pierna izquierda ha provocado también tiranteces con la cúpula dirigente madridista. Sergio ha encarnizado la 'guerra médica' del club posicionándose a favor del fisioterapeuta de confianza, Pedro Chueca, a quien el Madrid recuperó después de tener que dejar éste la entidad a instancias del jefe de los servicios médicos del club, el doctor Jesús Olmo.

Este nuevo episodio médico ha irritado a Florentino y a José Ángel Sánchez, presidente y director general del club blanco respectivamente, quienes respaldan la labor del galeno en contra de las plantillas de fútbol y baloncesto, de la mano en el 'affaire' provocado por la mala praxis del 'doctor estiramientos'

Sergio Ramos está en todas. Se le mide con lupa a cada paso que da y acción en la que interviene. La última fiesta del Real Madrid, bautizada como cena de la conjura, el jueves previo al partido contra el Villarreal con motivo del cumpleaños de Jesé acabó de madrugada. Ramos y el canterano protagonizaron el cierre de fiesta cuando salían por la puerta de atrás del restaurante para evitar a los medios de comunicación que esperaban su salida. Eran casi las 5 de la mañana cuando el capitán y el delantero abandonaron el local casi a escondidas para zafarse de la prensa que, sin embargo, captó su huida. Otro hecho que disgustó a la zona noble del Bernabéu.

A esto hay que añadir las desavenencias provocadas por la no renovación de Sergio Ramos, que ha rechazado la oferta realizada por Florentino Pérez provocando el estancamiento de un asunto que el presidente pretendía tener resuelto. El capitán está descontento con su status salarial en la plantilla donde Cristiano, Bale, Benzema y Casillas está muy por encima de su contrato, situado en la franja de Kroos y James (5 millones de euros), dos recién llegados. La intención de club de prolongar el vínculo de Ramos tras ganar la Copa de Europa sigue bloqueada; de hecho, el futbolista entiende que no hay problema en cumplir la temporada en vigor y las otras dos que le quedan de contrato. El pero es el bajo salario que percibe, muy por debajo de la valoración que le corresponde por su peso en la plantilla, y que nada tiene que ver con 16 millones de euros brutos que habría pedido, según desveló la Cadena Cope.

Esa sensación de incomodidad, incluso enfado, quedó en evidencia durante la polémica rueda de prensa protagonizada este jueves por Florentino Pérez. El presidente le hizo dos feos que a buen seguro no han pasado desapercibidos para el defensa ni para su entorno. Primero, no se acordó de él cuando justificó el mal momento del Madrid con las lesiones "muy importantes". Casualmente, Florentino sólo nombró a dos lesionados: James y Modric. De Sergio, ni mu.

Y para rematar, en una pregunta posterior sobre la renovación de Ancelotti, el presidente blanco envió un recado muy claro: "En el Real Madrid, esta y otras renovaciones siempre se hacen a final de temporada". Parece evidente que entre las "otras" estaba pensando en la de Ramos.

Muchos lunares se acumulan en el expediente de Sergio Ramos a pesar de que su figura vuelve una vez más a ser fundamental para que el equipo retome el pulso perdido. Señalado desde el club, el de Camas es el elegido para sacar del atolladero a un Real Madrid que tocó fondo con la derrota ante el Schalke en la Champions League. Ramos, al rescate.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba