Deportes

El Madrid endereza el partido de Vallecas y se lleva con oficio los tres puntos (0-2)

                               

James, autor del segundo gol.
James, autor del segundo gol. EFE

El Madrid se puso el mono de trabajo y convirtió un partido gris en una victoria. No estuvo, ni mucho menos, en su mejor nivel, se fue al descanso dominado por un equipo muy serio como es el Rayo, pero encontró la manera de atacar el partido y terminó llevándose los tres puntos, que era de lo que se trataba. Cada día es más claro que si los blancos quieren ser campeones de Liga no podrán fallar y, aún así, es posible que no lleguen a los puntos necesarios para llevarse el gato al agua.

Y los tres de Vallecas no eran en absoluto sencillos. Hay cierta mística alrededor del equipo y de su entrenador, Paco Jemez, un rumor que dice que es un equipo al que hay que seguir porque es diferente. Merecida fama, como demostró en la primera mitad donde se quedó el balón y movió al Madrid detrás de él, como si fuesen profesionales contra juveniles de precios estratosféricos. Hay críticos con el equipo, dicen que son kamikazes y que así no se llega a la gloria, pero su ratio de puntos por euro invertido debe ser de los más altos de primera. Los aficionados no se quejan de ver un buen espectáculo.

El Madrid supo entender que para ganar al Rayo necesitaba más intensidad, más movimiento de balón y jugadores. Lo encontró en la segunda parte, poco después de un error arbitral que privó al Madrid de un penalti claro y que quedó con una amarilla para Cristiano por una simulación que nunca existió. Los de Ancelotti encontraron en ese lance en la excusa para poner más intensidad, enrabietarse y tirar para arriba. La segunda parte de los blancos fue buena, muy buena incluso, porque aprovechó el cansancio vallecano para empezar a navegar mejor por el campo. Kroos, que estaba horrible, tomó oxígeno. Modric, desaparecido, se encontró. James fue el mejor de los tres, porque el chico tiene ángel aunque algunos se lo nieguen. Ha aprendido a jugar en un equipo en el que no es la estrella, pero puede servir de pegamento. Además, cuando llega a los últimos metros del campo tiene buenos recursos, tanto en el gol como asistiendo. Su presencia, aunque resulte alarmante para los propagandistas de Isco, le aporta bastante al equipo.

Cristiano merece capítulo a parte, para bien y para mal. Marcó el primer gol del partido, lo que le pone en 300 en su tiempo como madridista. Una burrada. El gol, que se supone un momento de alegría, más aún cuando, como en este caso, supone abrir el marcador, lo dedicó a quejarse al árbitro y a decir que le habían robado. La gestión de las emociones de un párvulo. Podrían haberle expulsado, no sería la primera vez que le pasa, y no podría decirse que no fuese razonable. Por mucho que sea cierto que aquel penalti existió. Marcó, eso sí, y eso ya le pone un escalón por encima de Bale y Benzema, que esta vez dieron la de arena. Desdibujados.

También destacó Carvajal, que le puso en la cabeza a Cristiano el primer gol. Es menos espectacular que Marcelo, pero no deja de subir y bajar la banda. Defiende bien, tiene técnica y es valiente. Sabe centrar, que no es baladí. Le han fichado competencia para el año que viene, si Danilo es lo que cuentan será una bonita batalla.

Hubo un rato, justo después del dichoso penalti a Cristiano, en el que el Madrid perdió los nervios y un poco el árbitro también, sacó la metralleta por protestas, faltas y todo lo que tuviese por delante, en algunos momentos con razón, en otros muchos con exceso. El caso es que Kroos, James y Cristiano no podrán jugar contra el Eibar, así que Ancelotti no se tendrá que volver loco para ver cuál de sus estrellas quitas. Es posible que al luso se la quiten, porque la amarilla que le correspondió fue injusta, aunque luego hiciese méritos suficientes para ser expulsado.

El Madrid recibirá al Eibar en cuadro, aunque la diferencia entre las dos plantillas debería ser suficiente para, en casa, seguir con la línea positiva. Ganar es sobrevivir y los de Ancelotti, en Vallecas, lo hicieron.

 Rayo Vallecano: Cobeño; Tito, Amaya, Zé Castro, Nacho; Fatau (Jozabed, m.56), Trashorras; Embarba (Aquino, m.80), Bueno (Miku, m.68), Kakuta; y Manucho.

 Real Madrid: Casillas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, James (Nacho, m.44); Bale (Chicharito, m.91), Benzema (Isco, m.70) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1: M.67 Cristiano; 0-2: M.73 James.

Árbitro: Melero López (C.andaluz). Amonestó a Tito (m.40), Nacho (45), Cobeño (60) y Amaya (62), del Rayo; y a James (20), Cristiano (50), Kroos (51), Bale (53) y Carvajal (54), del Real Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la trigésima jornada de la Liga BBVA, disputado en el Estadio de Vallecas, ante 13.009 espectadores


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba